Estudio: consecuencias para tu cerebro de la fatiga física

Por carreraspopulares.com - 07/04/2019

A nadie le gusta cansarse. Aunque hay quien lo tolera mejor que los demás, lo cierto es que es una sensación poco agradable. Si va acompañado de otras sensaciones (satisfacción del objetivo cumplido, realización de que estamos mejorando nuestra condición física, cercanía con los seres queridos...) el cansancio pasa desapercibido o, por lo menos, nos importa en menor medida.

“No te canses mucho” suele decir tu madre cuando te ve con las zapatillas puestas o le cuentas que mañana vas a correr el maratón de Berlín. Pero es que cuando corremos, es inevitable cansarse. Si no quisiéramos cansarnos, nos quedaríamos en el sofá (aunque, paradójicamente, a los runners nos agota pasar horas sentados). Acabar agotados una carrera o una sesión de entrenamiento es señal de que lo hemos “dado todo” o casi todo. De que el entrenamiento está dando sus frutos y sabemos por experiencia que el cuerpo nos recompensará con una mejor forma física.

Sin embargo, como todo en la vida, hay que tomarlo con moderación. Un estudio publicado en la revista [ eLife ] cuenta cómo llevar el ejercicio hasta el punto de la extenuación puede tener consecuencias negativas, especialmente si nos cansamos haciendo un ejercicio que no estamos acostumbrados a hacer. Esta consecuencia es especialmente relevante para aquellos que se están iniciando o que quieren llevar más lejos sus retos deportivos. Acabar agotados cada entrenamiento porque hemos intentado ir más rápido o hacer más kilómetros no solo no es recomendable, sino que puede tener un efecto negativo en nuestro rendimiento.

Entrenar más no siempre es sinónimo de estar mejorando

Para realizar el estudio, varios investigadores de las universidades de Maryland (Estados Unidos), Zurich (Suiza) yBoston (Estados Unidos) realizaron un sencillo pero efectivo experimento.

120 participantes fueron sometidos a una prueba consistente en sostener un dispositivo pulsado entre sus dedos índice y pulgar, ejerciendo diferentes tipos de presión mientras un ordenador iba registrando la actividad. El primer día del experimento, un grupo de los participantes tenían que sostener el dispositivo pulsado hasta que no pudieran más, alcanzando su punto de fatiga. El resto lo dejó antes de cansarse.

En el segundo día del experimento, simplemente tenían que sostenerlo un tiempo limitado, recogiendo sus sensaciones en una entrevista. Aquellos que habían sostenido el dispositivo hasta la fatiga en el día 1, fueron los que declararon que les costaba más hacerlo en el segundo día. Mientras, los que el primer día no se habían cansado, fueron capaces de resistir con menos problemas en el segundo intento. Los del primer grupo, incluso, necesitaron varios días para recuperar un nivel de resistencia similar al del resto del grupo.

La fatiga no es sólo corporal

De este simple ejercicio se deduce que la fatiga no sólo afecta al desempeño muscular, sino que el cerebro también sufre un efecto de desgaste que afecta a la capacidad de resistencia. El simple hecho de sostener un dispositivo entre dos dedos no supone un desgaste muscular que impida al segundo día volver a realizarlo. Sin embargo, según los investigadores, en este caso era el cerebro el que no había aprendido a regular el ejercicio y a aguantar cada vez más tiempo.

Los científicos sugieren que un entrenamiento más gradual permite al cerebro ir regulando los esfuerzos y adaptarse a cada nueva mejora de la manera adecuada. Traducido: correr más no siempre supone llegar antes a donde queremos.



Tambien te puede interesar

Corredor: si trabajas sentado debes conocer estos ejercicios
Fisioterapia Bando

La vida sedentaria provoca muchos problemas al cuerpo, y los corredores también los sufren.Hoy en día, aunque seamos deportistas, pasamos muchas horas sentados. Por ello, tenemos que tener varias cosas en cuenta. Sobre todo si no queremos aumentar el riesgo de lesiones.

Running, un aliado en la prevención del cáncer de mama
María Pan de Francisco

El cáncer de mama es el cáncer más frecuente en la mujer y la primera causa de muerte por cáncer en mujeres. Hay factores de riesgo sobre los que no podemos actuar, pero hay otros que sí podemos modificar para prevenirlo. Una vida sana y una actividad como correr nos pueden ayudar.

Síndrome del corredor: cintilla iliotibial
Francisco Vita Barbero

Este síndrome, muy frecuente en corredores, corresponde a una tendinopatía del músculo Tensor de la Fascia Lata; situado en la zona lateral del muslo, llegando su inserción a la meseta tibial.

El muro (II). El muro del maratón: agotamiento del glucógeno muscular
David Calle

Es el muro más temido, y el más frecuente. Cuando se nos agota el glucógeno muscular, poco tenemos ya que hacer. David Calle nos da la explicación fisiológica y maneras de intentar mejorar esa situación.

Las mas vistas

El reto de Kipchoge, anulado: el circuito del Ineos 1:59 estaba mal medido
carreraspopulares.com

El acontecimiento atlético más destacado del año queda invalidado. La organización del reto Ineos 1:59 ha anulado el intento de bajar de las dos horas en maratón de Eliud Kipchoge. La razón: el keniata corrió en realidad 42 kilómetros y 70 metros por un fallo de medición del circuito.

Mi fisio me hace mejor corredor
Mario Trota

Pero mi fisio hace mucho más que eso: me entiende, me soporta, me da consejos, me anima, me motiva y, sobre todo, aplaca mis ansias de correr cuando no puedo (o no debo) hacerlo.

El muro (I). Tipos de muro y causas
David Calle

El temido muro. David Calle nos cuenta porqué nos afecta y los tipos de muro que nos podemos encontrar en carrera.

San Silvestre: ¿por qué corremos en fin de año?
Luis Miguel del Baño

El 31 de diciembre es el día que más carreras se disputan en el mundo. ¿Sabes donde está el origen de esta prueba? ¿Cuáles son las más importantes del mundo? ¿Quién fue San Silvestre? ¡Respondemos a todas las dudas!