Joan Benoit Samuelson, primera mujer que ganó el maratón olímpico

Por Luis Miguel del Baño para carreraspopulares.com

Fue una imagen que se convirtió en todo un símbolo. Era la primera vez que una mujer protagonizaba una escena así en un Maratón Olímpico. Era 1984.

Joan Benoit Samuelson (Maine, Estados Unidos, 16 de mayo de 1957) entra en el túnel oscuro que da acceso al estadio olímpico de Los Ángeles 84. Son los últimos metros del maratón. En ese momento, en el túnel el silencio lo invade todo. La misma atleta declaró días después en una entrevista que, en ese momento, “solo había silencio, oía mis propias pisadas. Pensé que una vez saliera del túnel, mi vida cambiaría para siempre”.

Y así fue. Unos metros después, entra en el coliseo y el estadio ruge al verla llegar. Incluso el comentarista de TV se quedó en silencio para que los millones de espectadores pudieran contemplar ese momento con la misma naturalidad que estaba sucediendo, sin entorpecer con su voz los aplausos del público.

Vídeo de la transmisión: Aquí y Aquí

En la recta de contrameta, Samuelson se quita la gorra y saluda al público, lo que hizo enfervorizar de nuevo a la multitud. Conseguía algo que ninguna mujer había podido lograr antes porque no le habían dejado: el oro olímpico en Maratón. No había precedentes. Cuando cruzó la meta, incluso tuvo fuerzas para dar una vuelta de honor al estadio. Hizo un tiempo de 2:24:52. Una marca que no fue superada hasta el maratón de Sidney 2000.

Una atleta extraordinaria

El palmarés de Samuelson es de los que tira de espaldas. En 1983 logró el récord mundial de maratón. Poco después, ganaba el Maratón de Boston con una marca que tardó 11 años en ser superada. Tan solo tres semanas antes, había pasado por el quirófano para ser operada de la rodilla. Y en 1984 protagonizó esa imagen pionera, la primera mujer que ganaba el maratón olímpico.

Y eso que la atleta recayó en este deporte casi de casualidad. Ella empezó a correr como parte de su rehabilitación tras fracturarse una pierna practicando esquí. Tuvo que pasar por el quirófano, que se convirtió en un lugar muy frecuente para ella, para sufrir una cirugía de tendón de Aquiles. Pero lo superaba todo. Su superioridad en el maratón era incontestable. Tenía el nombre escrito en el oro olímpico desde hacía años. Hasta que dejaron participar a la mujer.

El maratón olímpico femenino

Llama la atención que el Maratón Olímpico femenino, como disciplina, se instaurara en 1984, un año relativamente reciente y, a todas luces, muy tardío. Como ejemplo de cómo los grandes maratones iban incorporando a la mujer, Boston aceptó a la primera fémina en 1972, mientras que Nueva York lo había hecho en 1970.

En Estados Unidos, la mujer era ya una habitual (aunque con censos muy bajos en los años iniciales) en estas pruebas de ruta. Por ello, el Comité Olímpico, aunque tarde, reaccionó y fue precisamente en la prueba angelina, en los Estados Unidos, donde abrieron esa disciplina a las mujeres.Hubiera sido un escándalo que hubieran tardado más aún.

Actualmente, Joan benoit Samuelson sigue participando en algunas pruebas como exhibición y dando conferencias e ilustrando al mundo con sus hazañas. Fue la protagonista de una imagen histórica. No es para menos.

Joan Benoit Samuelson
web: www.joanbenoitsamuelson.com/
Facebook: JoanBenoitSamuelson2
Twitter: @jbsamuelson

SOBRE EL AUTOR

Luis Miguel del Baño
Periodista


5.354

Articulos relacionados

Videoteca EL Maratón de Sevilla homenajea a Abel Antón por el 20 aniversario de su oro mundialista en Sevilla´99
Reportajes La increíble gesta de Zátopek: 3 de 3
Reportajes Gold, Silver y Bronze Labels: Los duros requisitos para obtener las etiquetas de la IAAF

También te puede interesar

Reportajes Los peores consejos para runners (aunque bien intencionados)
Reportajes Correr en solitario vs. correr en grupo ¿Quién gana?

Las más vistas

Entrenamientos ¿Cuándo fracasa un deportista amateur?
Salud Prueba de esfuerzo