La fatiga: un factor que limita tu rendimiento deportivo

Por Rubén Gadea para carreraspopulares.com

Entrenas y te sientes bien, te sientes fuerte. Tienes muy buenas sensaciones y te dices: ¡me encuentro mejor que nunca! Esto es bueno, pero cuidado porque cuando sientes ese “subidón”, tendemos a querer llegar hasta el límite y hay que tener precaución. Estás en tu mejor momento y de repente te preguntas qué te ha pasado, por qué dejas de rendir a buen nivel y por qué comienzan a aumentar tus lesiones o incluso por qué tienes dificultades para dormir. ¿Alguna vez te has visto en esta situación? Si es así, seguramente hayas caído en el sobreentrenamiento.

Y aquí llega una de las situaciones más conflictivas entre el entrenador y el deportista: la planificación de los periodos de descanso y recuperación. En ese punto del “subidón”, antes de preguntarte qué te ha pasado, es cuando el entrenador trata de pararte los pies y surge un conflicto en la cabeza del atleta: si me encuentro bien, ¿por qué tengo que recuperar?, si justo ahora puedo continuar apretando y así mejorar más. Todo surge porque existe un factor que limita el rendimiento del cuerpo humano: la fatiga.

No por mucho madrugar, amanece más temprano y tampoco por mucho entrenar, se va a tener un mayor rendimiento. Cuando sintamos que ya no rindes igual y te sientas cansado y comiencen a aparecer esos síntomas que comentábamos al principio, debemos parar, analizar nuestros entrenamientos y nuestros descansos, y ver si estamos fallando en algo. Si es así, debemos readaptar los entrenamientos. De ahí la importancia del diálogo entrenador-deportista, para poder individualizar las cargas según las necesidades de cada deportista.

¿Cuándo y por qué aparece esta fatiga?

- Exceso en el volumen de trabajo.
- Una intensidad de entrenamientos mayor a la que podemos tolerar.
- Una mala alimentación.
- Periodos de entrenamiento intensos y de larga duración, mayores a un mes.


¿Qué síntomas causa en el organismo del deportista?

- Insomnio.
- Mayor riesgo de lesiones.
- Disminución del rendimiento deportivo.
- Pesadez muscular.
- Sensación de cansancio.
- Falta de coordinación psicomotriz.
- Desmotivación.
- Pérdida de peso.


¿Qué debo hacer para evitar que la fatiga se apodere de mi cuerpo?

- Respetar los periodos de recuperación, tanto entre series y ejercicios como entre sesiones. No somos máquinas. Nuestro organismo necesita el descanso para crecer y mejorar.

- Planificar, junto a nuestro entrenador, los periodos de descanso adecuados, dependiendo de la orientación de la sesión que hayamos realizado y del objetivo que nos marquemos. No todas las personas somos iguales y no respondemos de la misma manera a cada estímulo.

- El entrenamiento, el descanso y una buena alimentación son la base de todo éxito deportivo ¡A por ello!


Rubén Gadea es entrenador y Licenciado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte
Twitter: @rugadea
Web: www.sanusvitae.es

SOBRE EL AUTOR

Rubén Gadea
Licenciado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte y entrenador.

www.sanusvitae.es


13.953

Articulos relacionados

Reportajes Preguntas y respuestas para runners (IV)
Salud Lesiones musculares en el corredor
Entrenamientos Preparación para principiantes en el mundo del running

También te puede interesar

Salud ¿Dolor en el glúteo? Síndrome del piramidal o falsa ciática.
Salud Corredor: ¿qué calzado debes llevar en casa?

Las más vistas

Salud ¿Dolor en el glúteo? Síndrome del piramidal o falsa ciática.
Salud ¿Puedo prevenir las lesiones? ¡Sí, se puede!