La maratón previa a la maratón de Nueva York

Por José Manuel Torralba para carreraspopulares.com - 15/11/2019

Posiblemente, salvo por aquellos que la han corrido, sea muy poco conocido algo que hace que la Maratón de NY sea aún más dura que el resto de las maratones (incluyendo el resto de Majors ). Y es que antes de la maratón, hay que pasar por otra pequeña ´maratón´. La salida está en Staten Island junto al Puente de Verrazano, y la organización recomienda estar en el Fort Wadsworth, junto al puente, al menos tres horas antes de que empiece la carrera. Si tenemos en cuenta que para llegar allí hay que hacerlo a través de los medios que pone a tu disposición la organización de la carrera, eso significa que te tendrás que poner en marcha, por lo menos 4 horas y media o cinco antes de la carrera (dependiendo del lugar donde estés pernoctando en Nueva York o New Jersey). Los dos medios más utilizados para llegar hasta allí, puestos a disposición por la organización son, el Ferry de Staten Island (en el sur de Manhattan) y autobuses que salen desde la Biblioteca Pública de Nueva York (en el centro de Manhattan). Voy a relatar un esquema de tiempos real (el que tuve que realizar en mis dos participaciones, en los que, en ambos casos, tenía la salida en la primera oleada a las 9h 40 minutos de la mañana).

En mi primera participación (en el 2010) opté por el Ferry de Staten Island. Aquel año yo pernoctaba en Harlem, por lo que necesitaba de más de media hora para llegar a Battery Park, lugar desde el que sale el ferry. La organización me asignó un ferry a las 5h. 30 minutos, por lo que echen cuentas. Para asegurarme estar allí a esa hora, me tuve que levantar cerca de las 4:30 horas (más de cinco horas antes de la carrera). En mi última participación, este año 2019, opté por los autobuses. También me asignaron uno a las 5:30h., por lo que, aunque mi hotel estaba a 20 minutos andando, el madrugón (en este caso a las 4:40h.) no me lo quitó nadie. Tanto la combinación ferry+autobús, como autobús, te dejan en el Fort Wasdworth a eso de las 6:30 de la mañana. Lo mejor de esto son las vistas que se pueden disfrutar tanto desde el ferry como desde los autobuses, a esas horas de la mañana.

Allí te esperan unas fuertes medidas de seguridad para entrar en el recinto (donde solo pueden entrar corredores y voluntarios). Lo cierto es que la organización, con miles de voluntarios y con ayuda de la policía metropolitana, lo hacen todo rápido y hay pocas colas, y en unos minutos estás dentro. A esa hora, en Staten Island, hace frío. Hace mucho frío. Lo primero que hace la mayoría de la gente, es buscar un “buen lugar” para montar un mini-campamento de espera. Allí vas a pasar un buen rato, e interesa que el lugar esté algo resguardado del aire y que la sensación térmica no sea aun peor. A medida que pasa el tiempo, los buenos lugares escasean, y se pelea por un trozo libre de césped o de suelo. Si vas acompañado, tienes la ventaja de que mientras alguien “cuida” de tus cosas, puedes explorar y ver todo lo que allí se te ofrece. Si vas solo, tienes que optar por explorar y luego aposentarte o al revés. Porqué por allí tienes varias cosas que descubrir.

El Fort, está dividido en tres “ciudades”, una para cada uno de los colores de las tres “corrientes” en las que está organizada la maratón: azul, verde y naranja. Y cada zona, tiene replicado en su interior, las mismas “atracciones”. En cada zona hay una carpa para corredores VIP, en cuyo interior, supongo, tendrán de todo lo que los populares tenemos fuera, y algo más. Fuera hay tres cosas importantes de controlar: 1) el lugar donde están los furgones donde hay que dejar la bolsa con la ropa; 2) el lugar donde están los corrales de salida, y 3) el lugar donde están los urinarios (porque con el frío que hace, seguro que lo vas a necesitar más de una vez). Además, hay distintas zonas donde se ofrecen distintos productos, de forma temática (si quieres de todo, tienes que darte una vuelta por los distintos lugares): agua, isotónicos, productos energéticos, plátanos, bagels, café y té caliente... En un puesto ofrecían gorros de felpa para el frío. Todo patrocinado por las marcas respectivas.

Como hace mucho frío, mucha gente se acurruca en algún lugar cubierto de ropa de abrigo (desde mantas hasta sacos de dormir, pasando por material de ski de segunda mano, edredones, chaquetones viejos, la imaginación al poder) a la espera de que lleguen los distintos “deadlines”. Hay algunos novatos que no han valorado bien la combinación tiempo de espera/frío, y lo pasan muy mal. No sobra ninguna ropa de abrigo, y lo mejor es hacerse con prendas viejas o de segunda mano que luego se pueda abandonar.

El primero de los “deadlines” es la hora a la que hay que dejar la ropa en el furgón que la va a llevar hasta la meta. En el caso de la primera oleada (9h 40 min.), el tiempo límite es las 8h 10m. A partir de ese momento, toda la ropa que te quedes, salvo la que lleves para correr, la tendrás que “donar” en los contenedores preparados al efecto. Te queda más de hora y media de mucho frío por delante. El segundo “deadline” es la hora de cierre de tu corral; en mi caso las 9h 20 min, media hora antes de la salida. Dentro del corral hay urinarios y contenedores para ropa. 15 minutos antes de la salida, se quitan los límites entre corrales y la gente se mueve hacia la línea de salida mezclándose todo el mundo. Antes de ese momento, la mayoría de la gente, se queda con la ropa que va a correr. Luego en la mismísima línea de salida, aun se tiran camisetas y sudaderas sobrantes.

Vivir esa espera, es también una gran experiencia. Miles de personas, concentradas en un mismo lugar, compartiendo el mismo sueño de correr la maratón más famosa del mundo, junto al mítico puente de Verrazano, es una experiencia que merece la pena vivir. A poco que uno se pare a observar a su alrededor, disfrutará de miles de pequeños detalles que te harán solidario con todas esas personas que comparten contigo esa experiencia casi mística. Personas que han venido de todas las partes del mundo, que hablan todas las lenguas. Frio, nervios, emoción, excitación, miedo, dudas. A la incertidumbre que provoca enfrentarse a cualquier maratón, se añade el hecho de que esta es “la maratón”, la más famosa, la que todos quieren correr. Y tú eres un privilegiado que estás allí en ese momento. Aunque la ansiedad gobierna muchos de los corazones que allí palpitan, y el frío te hace desear que el tiempo pase rápidamente, sabes que ese momento, el de los minutos previos a la gran maratón, es quizás el mejor momento del día, antes de que empiece todo. Merece la pena saborear cada instante, fotografiar con la memoria cada detalle, para que cuando todo haya pasado, y pasa muy rápido, te lleves en la mochila de la vida toda esa experiencia.

Cuando se da la salida, a las 9h 40 minutos, la mayoría de los que allí estamos, llevamos más de cinco horas levantados. Llegó el momento. Ya nos agolpamos hasta, prácticamente, la misma línea de salida. Aún quedan algunos minutos. Se hacen las presentaciones de las estrellas que van a correr. Se canta el himno del EEUU a capela. Se hace un silencio sepulcral. Suena un cañonazo y la aventura comienza. El sol ya empieza a coger altura y empieza a regalarnos destellos de calor. Y la cálida voz del neoyorkino nacido en New Jersey, posiblemente el más famoso “newyorker”, nos invita a conquistar la ciudad y nos lanza al puente de Verrazano: “I want to be a part of it, New York, New York”. Millones de personas de todo el mundo están viendo ese momento por televisión y, posiblemente muchos familiares y amigos que saben que estás allí, que eres uno de esos puntitos de color, tienen un pensamiento de ánimo. No es fácil llegar hasta allí y ahora toca correr.

SOBRE EL AUTOR

José Manuel Torralba
Catedrático de Ingeniería de Materiales en Universidad Carlos III de Madrid



Tambien te puede interesar

La segunda primera vez: el día que vuelva a correr
Mario Trota

El día que acabe el confinamiento y pueda salir a correr, será especial. Como un nuevo comienzo. Es como si volviéramos a la casilla de salida, a repetir aquel día que nos pusimos las zapatillas por primera vez. Pero habrá algo diferente: ahora, correr será aún más importante para nosotros.

Máquina. Así es como me llaman, aquí en Guinea-Bissau
carreraspopulares.com

Ser profesional no es fácil, llegar requiere gran esfuerzo, coraje y dedicación. Es la historia de Maquina una vida dedicada al running que todavía no ha encontrado su recompensa.

Cómo gestionar emocionalmente el confinamiento
Pedro Fernández López

El confinamiento está afectándonos emocionalmente. Y no poder salir a correr nos sitúa en un escenario complejo y difícil de asimilar. Pedro Fernández nos plantea algunas ideas para intentar gestionar nuestras emociones en estos momentos.

El irrefrenable deseo de salir a correr
Borja Martínez

Estamos encerrados y no podemos salir a correr. No nos dejan y, además, no queremos. Por responsabilidad y por solidaridad. Pero nadie debería reprimir nuestros deseos. Pensar, soñar y anhelar no son un delito o un acto insolidario.

Las mas vistas

¿Puedo correr si dono sangre?
carreraspopulares.com

¿Sabes cómo afecta una donación de sangre a tu rendimiento como corredor? Es importante que donemos sangre, fomenta las buenas prácticas médicas y salva vidas, pero también es importante que lo hagamos en el momento idóneo.

Tapering: ¿qué es, cómo se hace y por qué es necesario?
Tono Fernández

Reducir la carga de los entrenamientos antes de una competición es vital para llegar en condiciones óptimas. Es el tapering. Un proceso necesario.

Trabajo excéntrico: vital para corredores
Raquel Landín

¿En qué consiste el trabajo excéntrico? Son ejercicios muy importantes para los corredores. Mejoran nuestra fuerza, movilidad y, sobre todo, nos ayudarán a prevenir lesiones. Raquel Landín te lo explica en este vídeo.

Circuito Oregón: gana fuerza, pierde calorías
Miguel Ángel Ruiz y Borja Pérez

Descubre el Circuito Oregón, ideal para ganar resistencia. Solo necesitas un kilómetro y 10 ejercicios. Te vendrá genial para rendir más y mejor. Te lo explican desde Clockwork.