5 cosas que debes hacer cuando NO puedes correr

Por Chema Martínez Pastor para carreraspopulares.com - 15/10/2019
El entrenamiento cruzado se convierte en protagonista cuando no puedes correr.
El entrenamiento cruzado se convierte en protagonista cuando no puedes correr.

El verdadero infierno de los runners llega cuando nos dan una mala noticia: tenemos que dejar de correr un tiempo por culpa de una lesión o dolencia, ya sea relacionada o no con el deporte. Hay más motivos para dejar de correr, también ligados a la vida personal de cada deportista. Pero ahora nos centraremos en qué pasa cuando es un problema físico el que nos impide realizar a menudo la actividad que más nos gusta.

¿No te pasa que cuando tienes que parar de correr por una lesión, de repente no te explicas cómo era tu vida antes de correr? Las tardes se te van a hacer más largas y los fines de semana te verás metido en casa por la mañana sin saber a qué dedicar el tiempo libre. Pues si es tu caso, estás a tiempo de cambiar eso. Te damos unos consejos para que la espera hasta que te puedas volver a calzar las zapas no sea tan dura.

1. Curarte. Obvio. Cuando es una lesión lo que te impide correr, gran parte de tus energías deben estar puestas en eliminar esa molestia. El fisio o el traumatólogo, dependiendo del caso, deben ser personas en las que depositar tu confianza y debes hacer lo que te digan. Si su recomendación es no hacer nada de ejercicio, no te plantees ni una carrera suave, por mucho que puedas soportar el dolor. Es mejor parar del todo tres semanas que estar varios meses teniendo que parar de vez en cuando porque las molestias no han remitido. Importante, eso sí, que el profesional que te trate tenga especialización en deportistas. De esta manera te asegurarás que te da los consejos correctos para recuperarte.

2. Buscar deportes alternativos. Es posible que, aunque no puedas correr, sí puedas hacer otro tipo de actividad para mantenerte en forma. Cuanto más puedas ejercitarte en tu periodo sin correr, menos te costará volver a recuperar tu estado de forma. La natación, bicicleta o elíptica, por ser deportes con menos impacto y más suaves con nuestras articulaciones, pueden ser muy buenas alternativas. Y si no puedes hacer nada de eso, simplemente caminar 30-60 minutos al día ya puede ser un comienzo. Es importante que nos mantengamos activos.

3. Cuidar tu alimentación. También es buena idea controlar lo que comes para tratar de no ganar peso el tiempo que estés sin actividad. Es muy fácil, una vez dejamos de hacer deporte, que nuestro cuerpo cambie el metabolismo y coja con facilidad algo de peso. Es momento de poner a prueba nuestra fuerza de voluntad y reducir en la medida de lo posible la ingesta de grasas, azúcares y alimentos procesados. El entrenamiento debe incluir cosas tan importantes como la alimentación, así que aprovechar estos momentos para entrenar a nuestro estómago y paladar puede ser una buena opción. Prueba a comprar y cocinar con nuevos ingredientes.

4. Socializar. A veces, por culpa del entrenamiento, dejamos de lado parte de nuestra vida social. Puede parecer que no es así, pero al final dejamos de quedar con amigos a los que no deberíamos dejar de ver. Las amistades son más importantes que cualquier carrera, así que puedes trabajar también este hábito, recuperando la buena costumbre de ver a los buenos amigos.

5. Planificar tu vuelta a los entrenamientos. También debes ser consciente de que, en el momento en que puedas correr, habrás perdido parte de la forma que tenías antes de tu lesión. No intentes recuperar el tiempo perdido en las primeras semanas. Debes hacer un retorno progresivo y no exigir de más a tu cuerpo, pues corres el riesgo de lesionarte de nuevo o incluso de frustrarte y entrar en una espiral negativa. Antes de recuperar las sensaciones de esfuerzo y ritmos altos, deberías recuperar las ganas de pasarlo bien y de disfrutar corriendo. Después, todo será más fácil. Es una faena, pero es así. Las lesiones te hacen dar varios pasitos hacia atrás en el entrenamiento. Es tarea tuya minimizar el daño y aprovecharlo para volver más fuerte mentalmente.

SOBRE EL AUTOR

Chema Martínez Pastor
Corredor Popular



Tambien te puede interesar

Por qué Forrest Gump es un icono del running
Luis Blanco

Resulta curioso que tantos corredores se hayan identificado de forma tan profunda con una escena de una película que realmente no es sobre correr. Hablamos de Forrest Gump, un icono del running. ¿Por qué?

El coleccionista de carreras
Mario Trota

Hoy os vamos a hablar de un corredor muy particular. Es un tipo de runner que todos conocéis. En todos los grupos de entrenamiento o de amigos que corren hay uno más o menos con las mismas características. O varios. Es el coleccionista de carreras.

Consejos para correr sobre nieve y ambientes fríos
Apolo Esperanza

Correr o entrenar por la nieve puede ser una experiencia interesante, pero debemos tener en cuenta algunos aspectos importantes. Apolo Esperanza, corredor y aventurero nos cuenta su experiencia.

Cuatro juegos para animar a tus hijos a que corran
Chema Martínez Pastor

Si quieres que tus hijos se aficionen a correr, tienes que, primero, hacer que se interesen por el deporte. Si intentas que entrenen como un adulto será más difícil que entiendan el running como un deporte para ellos. Te sugerimos algunas formas de hacerles correr sin darse cuenta.

Las mas vistas

El reto de Kipchoge, anulado: el circuito del Ineos 1:59 estaba mal medido
carreraspopulares.com

El acontecimiento atlético más destacado del año queda invalidado. La organización del reto Ineos 1:59 ha anulado el intento de bajar de las dos horas en maratón de Eliud Kipchoge. La razón: el keniata corrió en realidad 42 kilómetros y 70 metros por un fallo de medición del circuito.

Mi fisio me hace mejor corredor
Mario Trota

Pero mi fisio hace mucho más que eso: me entiende, me soporta, me da consejos, me anima, me motiva y, sobre todo, aplaca mis ansias de correr cuando no puedo (o no debo) hacerlo.

El muro (I). Tipos de muro y causas
David Calle

El temido muro. David Calle nos cuenta porqué nos afecta y los tipos de muro que nos podemos encontrar en carrera.

El muro (II). El muro del maratón: agotamiento del glucógeno muscular
David Calle

Es el muro más temido, y el más frecuente. Cuando se nos agota el glucógeno muscular, poco tenemos ya que hacer. David Calle nos da la explicación fisiológica y maneras de intentar mejorar esa situación.