Avituallamiento trail: qué llevar para correr en la montaña

Por Chema Martínez Pastor para carreraspopulares.com - 30/04/2018

Si te has lanzado a la montaña últimamente, posiblemente a estas alturas estés ya disfrutando de sus múltiples beneficios: respiras aire puro, te alejas de la ciudad, desconectas del estrés que ésta supone y, además, realizas una actividad deportiva que puede llegar a ser complementaria (o por épocas sustitutiva) de tus entrenamientos de running habituales.

Hoy no quiero hablaros de las ventajas deportivas de correr por la montaña, o de cómo se diferencia correr por monte de hacerlo por asfalto. Pero sí hay un aspecto que diferencia mucho ambas disciplinas, y se trata del avituallamiento. Porque si algo nos gusta, a los deportistas de cualquier disciplina es la parte “gourmet” de nuestras aficiones. Por no hablar de que en el caso del trail running se hace muy importante debido a que se trata de una actividad generalmente más duradera en cuanto a tiempo.

Planificar una salida para correr en la montaña es algo más costoso y largo en cuanto a la preparación de material y equipación. Hay que tener en cuenta las condiciones climáticas que tendremos para saber si hay que llevar más abrigo, o protección para la lluvia. Una vez arriba, no hay que tener imprevistos y estar preparados para cualquier cosa que pase. Por eso, en la parte de la planificación hay que tener en cuenta la parte de alimentación e hidratación.

¿Qué me llevo de avituallamiento si salgo a entrenar a la montaña?

Lo primero, calcula tu ruta e infórmate de si hay fuentes por el camino para recargar tus reservas. Porque es necesario (diría que obligatorio) que lleves, en todo momento, un litro de agua contigo. Si has probado las sales en pastillas y te van bien, no es mala idea llevar algunas por si acaso. Y es que en la montaña, un par de kilómetros se pueden convertir en una hora de travesía si las condiciones no son las adecuadas y cuando creemos que vamos a llegar sin problemas a un punto para beber o recargar agua, podemos encontrarnos con dificultades para ello. Una mochila con bolsa de hidratación, un par de botellas tipo ”soft flask” o un cinturón con bidones son una compra que se amortiza muy rápido.

Tan importante como la bebida es la comida. Al estar más horas haciendo deporte (y, en ocasiones, con condiciones más duras) puede hacer que nos quedemos sin energías sin darnos cuenta. Procura llevar siempre contigo comida para cualquier imprevisto. En algunas carreras de montaña es obligatorio llevar el equivalente a 400-500 calorías, así que esta es una buena medida para hacer tus cálculos. Lleva unas cuantas barritas, o geles o algún suplemento que te guste y tenlo como “reserva” siempre. Mejor llevar un poco de peso extra que echarlo en falta cuando lo necesitamos. Parte de la actividad del trail running es llevar siempre nuestra mochila con algo de provisiones, que no te preocupe llevar algo más de carga.

Y a partir de estos básicos, el resto de comida puede servir para darte un capricho. Aprovecha que vas a cargar con algo más de peso de todas formas para llevar contigo otro tipo de comida que te guste más y que te dé un punto de alegría cuando pares. Porque uno de los mayores placeres es pararse en la cima de una montaña o en un valle bonito a hacer un “picnic”. Tira de imaginación: un mini-bocata de jamón, unos frutos secos, fruta deshidratada o fresca, chocolate... Hasta un tupper de croquetas he llegado a ver, aunque creo que eso es un poco excesivo. Llevar un premio en forma de comida hará que aumente tu aliciente por ir a la montaña a hacer deporte y será un plus de motivación que agradecerás.

Hay quien aprovecha para probar recetas de barritas caseras, con cereales en grano, fruta, miel, pasas... Piensa que será tu premio en mitad del esfuerzo, párate a disfrutar del entorno y, eso sí, recoge todo cuando te vayas, que el monte tiene que quedar en el mismo estado en el que te lo has encontrado.

SOBRE EL AUTOR

Chema Martínez Pastor
Corredor Popular



Tambien te puede interesar

Por qué Forrest Gump es un icono del running
Luis Blanco

Resulta curioso que tantos corredores se hayan identificado de forma tan profunda con una escena de una película que realmente no es sobre correr. Hablamos de Forrest Gump, un icono del running. ¿Por qué?

El coleccionista de carreras
Mario Trota

Hoy os vamos a hablar de un corredor muy particular. Es un tipo de runner que todos conocéis. En todos los grupos de entrenamiento o de amigos que corren hay uno más o menos con las mismas características. O varios. Es el coleccionista de carreras.

Consejos para correr sobre nieve y ambientes fríos
Apolo Esperanza

Correr o entrenar por la nieve puede ser una experiencia interesante, pero debemos tener en cuenta algunos aspectos importantes. Apolo Esperanza, corredor y aventurero nos cuenta su experiencia.

Cuatro juegos para animar a tus hijos a que corran
Chema Martínez Pastor

Si quieres que tus hijos se aficionen a correr, tienes que, primero, hacer que se interesen por el deporte. Si intentas que entrenen como un adulto será más difícil que entiendan el running como un deporte para ellos. Te sugerimos algunas formas de hacerles correr sin darse cuenta.

Las mas vistas

El reto de Kipchoge, anulado: el circuito del Ineos 1:59 estaba mal medido
carreraspopulares.com

El acontecimiento atlético más destacado del año queda invalidado. La organización del reto Ineos 1:59 ha anulado el intento de bajar de las dos horas en maratón de Eliud Kipchoge. La razón: el keniata corrió en realidad 42 kilómetros y 70 metros por un fallo de medición del circuito.

Mi fisio me hace mejor corredor
Mario Trota

Pero mi fisio hace mucho más que eso: me entiende, me soporta, me da consejos, me anima, me motiva y, sobre todo, aplaca mis ansias de correr cuando no puedo (o no debo) hacerlo.

El muro (I). Tipos de muro y causas
David Calle

El temido muro. David Calle nos cuenta porqué nos afecta y los tipos de muro que nos podemos encontrar en carrera.

El muro (II). El muro del maratón: agotamiento del glucógeno muscular
David Calle

Es el muro más temido, y el más frecuente. Cuando se nos agota el glucógeno muscular, poco tenemos ya que hacer. David Calle nos da la explicación fisiológica y maneras de intentar mejorar esa situación.