Carreras de montaña vs carreras de asfalto

Por Chema Martínez Pastor para carreraspopulares.com

Nos gustaría pensar que después de leer el artículo sobre “[ qué debes saber para empezar a correr por la montaña ]” te hemos convencido para que lo pruebes. Y más aún, que te ha gustado y que te estás iniciando en esto del “trail running”. Lo vamos a llevar un poco más lejos: nos imaginamos que ya tienes experiencia en correr por la montaña y que quieres disfrutar un poco más de tu afición.

Habrás visto que cada vez hay más competiciones de trail en el [ calendario de carreras ]. Si te está empezando a picar el gusanillo, creemos que es momento de que conozcas las diferencias entre las carreras de asfalto y las de montaña. Aviso: son más diferentes de las que pueden parecer, pero en algo sí son iguales: lo vas a pasar en grande:

1. El perfil importa. Si es algo que ya miramos en las carreras de ciudad, imagina en el caso de la montaña. Tendrás que familiarizarte con conceptos como el desnivel positivo (número de metros verticales que se asciende en total del recorrido) o desnivel acumulado (sumando los metros que se suben y los que se bajan). Es muy importante conocer el desnivel porque supone la diferencia principal entre carreras. No es lo mismo hacer 15 kms en los que se suban 800m que 15 kms en los que se suban 1.500m. Con el tiempo y la experiencia aprenderás a interpretar los perfiles de las carreras para no llevarte sustos.

2. Equipación obligatoria.Una diferencia importante con las de asfalto es que en las carreras de montaña la organización dispone una serie de equipaciones obligatorias, siempre relacionadas con la seguridad de los corredores. Por ejemplo suelen incluir una cantidad de agua o líquido, algún alimento, reflectantes o cosas que no se te ocurrirían como llevar mallas que te cubran toda la pierna.

3. Requiere más atención. No sólo porque el terreno exige que estés pendiente de por dónde pisas. El recorrido está marcado con balizas atadas a árboles y plantas, las cuales debes seguir para que te indiquen el recorrido. Si te despistas, es posible que te salgas del camino marcado.

4. Menos participantes. Por razones obvias, una carrera de montaña difícilmente superará los 400-500 participantes. Coordinar la salida y el paso de los corredores en circuitos de montaña es más complicado, por lo que el número de corredores es más reducido. Sabrás lo que es el estrés cuando descubras que hay carreras que agotan los dorsales media hora después de haber abierto inscripciones.

5. Los avituallamientos, ese oasis. En la mayoría de las carreras, los avituallamientos son un momento mágico para el corredor. Agua, isotónico, fruta, chocolate, frutos secos... son elementos muy habituales. Hay carreras que se “estiran” más y ponen incluso empanada, jamón, queso... Al no ir a ritmos tan rápidos como en las carreras de asfalto, la mayoría se para a comer y beber bien antes de continuar la marcha. Importante si vas a participar que te informes dónde están los avituallamientos para llevarte tu propia comida y bebida para que no se te haga tan largo llegar a ellos.

6. Es más difícil adelantar. Debido a las condiciones del terreno, pasar a otro corredor es más complicado, muchos senderos sólo permiten el paso de una persona. Si tienes que adelantar, asegúrate de hacerlo sin poner en peligro a nadie, sobre todo bajando. Avisa de tu intención y del lado por el que vas a pasar, generalmente la persona que va delante te facilitará la maniobra. De la misma manera, si te van a adelantar, baja la velocidad e intenta no obstaculizar el paso. ¡Sin ponerte tú en peligro, claro!

7. La ayuda a los demás es obligatoria. Aunque es algo que todos haríamos de vernos en la situación, las carreras de montaña obligan a los corredores a prestar auxilio a otros que hayan podido sufrir algún tipo de percance. Más que nunca, en la montaña todos somos compañeros y hay que ayudar a quien lo necesite.

8. Respeto absoluto al paisaje. En las carreras de asfalto a veces se nos olvida. Pero es importante que nada, absolutamente nada, se nos caiga del bolsillo o de las manos. Hablamos de envoltorios de comida, bidones, sobres de geles... La montaña debe quedar tal y como estaba antes de que pases tú.

Si no lo has probado ya, pero estás corriendo por montaña, te recomendamos que lo pruebes. Se trata de una experiencia diferente a las carreras de asfalto, que además de “sacarte al monte”, te permite hacer un ejercicio un poco diferente. ¡Te garantizamos que te vas a divertir!

SOBRE EL AUTOR

Chema Martínez Pastor
Corredor Popular



Tambien te puede interesar

La carrera ideal para el corredor popular
Mario Trota

En algunos casos son cuestiones quizá exageradas, deseos más bien utópicos o exigencias a un organizador que son difíciles o incluso imposibles de cumplir. Pero, ¿por qué no soñar? En un mundo idílico, ¿cuál sería nuestra carrera perfecta?

Correr te va a hacer un buen jefe
Chema Martínez Pastor

El running en la empresa es siempre una buena ayuda. Los jefes que corren tienen una serie de capacidades que, bien usadas, pueden hacer de ellos el líder que una empresa y un equipo de trabajo necesitan.

Y tú, ¿entrenas por la mañana o por la noche?
Gema Payá

Entrenar por la mañana, al iniciar el día, o por la tarde-noche, cuando se acaba. ¿Qué prefieres? Gema Payá nos cuenta su experiencia y analiza los pros y contras de cada opción.

Diario de un corredor: Maratón de San Sebastián
José Manuel Torralba

Queda poco para la maratón de San Sebastián, “una clásica” en el panorama maratoniano español. Si no la has corrido, aquí te cuento cómo me fue a mí para ver si te animas.

Las mas vistas

Crossfit para corredores running
Raquel Landín

Una combinación de éxito: running + crossfit. Se trata de una rutina ideal para introducir ejercicios de fuerza y acondicionamiento físico general. Los corredores se pueden beneficiar de diferentes ejercicios de crossfit que, además, os ayudarán a quemar calorías.

Ejercicios running en escalera
Raquel Landín

Siempre tienes una escalera a mano. Con unos ejercicios sencillos y básicos aumentarás la reactividad de tus tobillos, la fuerza y la velocidad. Dedícale unos minutos entre dos y tres veces a la semana y verás cómo notas muy pronto los beneficios.

Guía del corredor novato: la bolsa del corredor
Mario Trota

Participar en una carrera es un premio en sí mismo. Al menos así lo veo yo, y he participado en unas cuantas en los últimos años. Pero por suerte (o por desgracia), los organizadores nos han (¿mal?) acostumbrado y nos dan obsequios o detalles cada vez que nos inscribimos a una prueba.

4 pautas para comprar tus zapatillas
Jaime Villa

¿Te entra agobio cuando vas a comprar unas zapatillas por la variedad que hay? ¿Eres fan de las mismas desde hace años? Aquí te planteamos cuatro aspectos que deberás tener en cuenta la próxima vez que vayas a tu tienda.