Dime cómo entras a meta y te diré cómo has corrido

Por carreraspopulares.com - 26/11/2018

El momento de entrar a meta en una carrera no es una parte más de la misma. Estamos de acuerdo en que hay que disfrutar todo el camino y, yendo un poco más allá, hay que disfrutar desde el primer día de la preparación de la carrera. Cuando dan la salida es un momento muy emocionante, y durante el recorrido pasaremos momentos que se van a convertir en muy especiales. Pero nada comparable a cruzar la meta. Pasar por debajo de ese arco hinchable y por encima de la alfombra del cronometraje es, básicamente, el objetivo principal de todo esto. Un momento que dura unos segundos apenas y del que no siempre somos plenamente conscientes.

Seguro que te ha pasado más de una vez: al día siguiente, viendo las fotos o el vídeo de meta de tu última carrera has pensado “¿pero soy yo? Yo no hice eso”. Y es que muchas veces olvidamos cómo hemos reaccionado, simplemente porque estamos más pendientes de las sensaciones que de otra cosa. Sin embargo, si ponemos atención (o si nos fijamos en los demás), veremos que hay mil forma de cruzar una meta y la mayoría de ellas están relacionadas con cómo nos ha ido.

Explosión de alegría. Cuando alguien llega a meta con el objetivo cumplido o, simplemente porque se lo ha pasado bien, se le nota. La sonrisa se le puede ver desde que se le ve aparecer. Las muestras de felicidad se van haciendo más notorias mientras se acerca el final de la carrera. Entrar con los brazos en alto, saltando o haciendo gestos de alegría son síntomas inequívocos de que la experiencia en la carrera ha sido satisfactoria.

Sprint final. Hay quien, cuando llega a los últimos metros, aún guarda fuerzas para un último acelerón. Alguien que todavía tiene fuerzas para entrar en meta a toda velocidad, o bien es un corredor que ha ido más tranquilo de lo que debería en la carrera o tiene la suficiente experiencia para saber administrar sus fuerzas de manera que aún le quede energía restante para entrar a tope.

Mirando el reloj. Una variante del anterior es cuando, además, va mirando el tiempo que está haciendo. Muestra clara de que está a punto de cumplir el tiempo que quería hacer en la carrera. Si te fijas bien nada más parar el cronómetro, te darás cuenta de si lo ha conseguido o no.

Buscando la cámara. Si al entrar en meta el corredor o corredora va buscando la cámara y/o haciéndose hueco para entrar en una zona despejada de otros corredores te indica varias cosas. La primera, que no es debutante. Cuando corremos nuestras primeras carreras bastante tenemos con averiguar qué arco es el que marca de verdad la llegada, entre los cientos que solemos encontrar. Pero, después de varias carreras en las que salimos con cara o postura extrañas, nos damos cuenta de que, además, hay que prepararse para la foto.

De la mano. Los compañeros que han corrido una carrera juntos suelen entrar de la mano. Es un final épico para un trayecto en el que se han estado apoyando y haciendo más fácil la carrera de la otra persona. Si uno de ellos mira mucho el reloj es que, además, están buscando batir la marca de uno de ellos.

Pasaba por aquí. También hay quien cruza la meta casi sin darse cuenta. Y eso suele pasar cuando hemos corrido incómodos o el final se nos ha hecho más largo de lo que pensábamos. Estamos tan cansados que cruzar la meta, aunque es un alivio, supone solo un paso más. A veces, lo que ocurre es lo contrario, que van tan “sobrados”, que podrían seguir corriendo durante varios kilómetros más.

En cualquier caso, no debemos olvidar nunca que la meta es un objetivo importante. Representa lo que sentimos al correr y resume muchos de los esfuerzos y sacrificios que hemos tenido que hacer para llegar hasta allí. Por eso, sea al cruzarla o poco después, lo que no debes hacer es no celebrarlo. Y, por supuesto, ¡pensar en la próxima!



Tambien te puede interesar

“El mejor del mundo”: cine español sobre atletismo a finales de los 60
Luis Blanco

El cine español no se ha caracterizado por hacer muchas películas de ficción sobre el atletismo. Os propongo una curiosa producción que tiene ya más de 50 años: ´El mejor del mundo´.

Guía del corredor novato: qué hacer después de cruzar la meta
Mario Trota

Una carrera es mucho más de lo que pasa desde el disparo de salida hasta que pasas por debajo del arco de meta. Hoy toca referirse a todo eso que hay que tener en cuenta al final.

Los efectos de correr en nuestro cerebro
Javier Ullé

Sin duda correr mejora nuestra capacidad física en general y ayuda a combatir el estrés y la ansiedad. Pero, ¿sabemos realmente qué efectos tiene la práctica del running en nuestro cerebro?

El corredor sin intermitente ni retrovisor
Borja Martínez

Es ese corredor que, en medio de un parque plagado de corredores, hace giros bruscos sin avisar; no se aparta si os encontráis de frente y no hay espacios para pasar frente a ti; o se para de golpe sin mirar atrás. Ese al que le haría falta, como si fuera en coche, llevar intermitente y retrovisor. Y usarlos.

Las mas vistas

Entrenamientos en cuestas
Tono Fernández

Las cuestas mejoran nuestra fuerza, resistencia y capacidad aeróbica. Introducir cuestas una vez a la semana, nos reportará cosas positivas en nuestras carreras y entrenamientos. Hay muchas maneras de hacerlo.

¿Sabes cuál debería ser tu marca en una 15k? Nosotros sí.
carreraspopulares.com

Te mostramos cual debería ser tu marca en una carrera de 15k a partir del tiempo que hayas hecho en una de 10k. Aplicamos las tablas predictivas y te lo mostramos. Ojo porque no se suelen equivocar mucho.

Los 7 pecados capitales, en el running
Tono Fernández

Una correcta actitud ante los entrenamientos y las carreras, nos lleva al éxito. Que no te embarguen los errores clásicos. Huye de los ´7 pecados´ capitales también en el running.