El running beneficia todo tu cuerpo

Por May Luján para carreraspopulares.com
Foto: Antonio Díaz. Dreamstime.com
Foto: Antonio Díaz. Dreamstime.com

Todo son ventajas. El running practicado con cabeza y bien dirigido, nos aporta una serie de beneficios que van mucho más allá de nuestras piernas. Muchos de los logros los podrás comprobar a simple vista, aunque otros no son tan evidentes. ¿Quién diría que este deporte nos genera aspectos positivos en nuestra mente, cartílagos, respiración o incluso huesos? Ahí van algunos de los beneficios ‘ocultos’ que te aporta el running.

Control y pérdida de peso. Sí, es lógico. Quemas calorías cuando corres, y por lo tanto puedes controlar tu peso. Pero aún hay más. Por el hecho de tratarse de una actividad aeróbica, el running te activa no solo cuando corres, sino que te permite incrementar el gasto calórico durante todo el día, incluso cuando ya no estás corriendo y estás realizando otras acciones.

La batalla contra la celulitis. Si corres de manera pausada, pero durante períodos más largos, tu cuerpo se irá acostumbrando a quemar grasas, y las irá buscando allá donde estén depositadas. Que nadie se piense que esto es un milagro, pero cuanto más corras -siempre con cabeza-, más disminuirás el porcentaje de grasa sobrante en el cuerpo y por tanto su acumulación en algunas zonas concretas como las caderas.

Tonificas todo el cuerpo. Correr no es solo una cosa de cuádriceps o de gemelos. Es una cosa de cuádriceps, de gemelos, de isquiotibiales, de glúteos, o incluso de tobillos, brazos, hombros y abdominales. El cuerpo se centra en el tren inferior, sí, pero también trabaja la parte central y todos los músculos de las piernas y glúteos. Eso sí, es ideal complementar con otros ejercicios para fortalecer.

Tu sistema respiratorio irá como la seda. Es una de las claves de este deporte. La oxigenación del cuerpo es el primer paso que realizas cuando corres. Si lo haces de manera pausada, comprobarás cómo en pocas semanas pasarás de casi no poder respirar cuando empiezas a correr, a que no te falte el oxígeno hasta pasados unos cuantos kilómetros.

Bajarás las pulsaciones. Corriendo también entrenas tu corazón. La carrera continua a bajas velocidades nos va entrenando para conseguir un mejor rendimiento de nuestro bombeo de sangre. En otras palabras que, si estamos bien orientados por un entrenador, nuestro corazón se hará más fuerte y será capaz de bombear mejor la sangre con cada latido. Se incrementa incluso la elasticidad de las arterias.

Aumenta tu autoestima. La práctica del running es uno de los deportes que te permite una evolución más rápida. No vas a notar grandes progresos de un día para otro, pero sí de una semana a otra. Es por ello que, en pocos meses estarás finalizando carreras que, ni siquiera pensabas que podrías acabar. Por todo esto, te demostrarás a ti mismo que eres capaz de superar metas que ni imaginabas.

Dejarás de un lado el estrés. Es un beneficio común de casi todos los deportes. El estrés desaparece, pero, además, es un deporte en el que es más complicado que aparezca el nerviosismo por la práctica del mismo. En un partido de fútbol el rival te puede poner nervioso, estás luchando contra él. En deportes de equipo puedes dudar por si darás la talla o no con tus compañeros. En el running tú eres tu compañero y tu único rival, así que, keep calm.

Aclara las ideas. ¿Cuántas veces has pensado que querrías disponer de una hora de tranquilidad total para pensar las posibles soluciones a un problema o para planificar algo que necesites hacer? Bien, pues si sales a correr, dispondrás desde el primer minuto de tiempo para pensar, aclararte u organizarte. Como si estuvieras en el sofá pensando, pero además, haces deporte. Beneficio doble.

SOBRE EL AUTOR


Tambien te puede interesar

Running, un aliado en la prevención del cáncer de mama
María Pan de Francisco

El cáncer de mama es el cáncer más frecuente en la mujer y la primera causa de muerte por cáncer en mujeres. Hay factores de riesgo sobre los que no podemos actuar, pero hay otros que sí podemos modificar para prevenirlo. Una vida sana y una actividad como correr nos pueden ayudar.

Síndrome del corredor: cintilla iliotibial
Francisco Vita Barbero

Este síndrome, muy frecuente en corredores, corresponde a una tendinopatía del músculo Tensor de la Fascia Lata; situado en la zona lateral del muslo, llegando su inserción a la meseta tibial.

El muro (II). El muro del maratón: agotamiento del glucógeno muscular
David Calle

Es el muro más temido, y el más frecuente. Cuando se nos agota el glucógeno muscular, poco tenemos ya que hacer. David Calle nos da la explicación fisiológica y maneras de intentar mejorar esa situación.

Menisco y running
Miguel Ángel Ruiz y Borja Pérez

Es una de las zonas que más trabaja cuando corremos. Conoce a fondo el menisco, las lesiones que pueden producirse, los síntomas y su función.

Las mas vistas

El reto de Kipchoge, anulado: el circuito del Ineos 1:59 estaba mal medido
carreraspopulares.com

El acontecimiento atlético más destacado del año queda invalidado. La organización del reto Ineos 1:59 ha anulado el intento de bajar de las dos horas en maratón de Eliud Kipchoge. La razón: el keniata corrió en realidad 42 kilómetros y 70 metros por un fallo de medición del circuito.

Mi fisio me hace mejor corredor
Mario Trota

Pero mi fisio hace mucho más que eso: me entiende, me soporta, me da consejos, me anima, me motiva y, sobre todo, aplaca mis ansias de correr cuando no puedo (o no debo) hacerlo.

El muro (I). Tipos de muro y causas
David Calle

El temido muro. David Calle nos cuenta porqué nos afecta y los tipos de muro que nos podemos encontrar en carrera.

San Silvestre: ¿por qué corremos en fin de año?
Luis Miguel del Baño

El 31 de diciembre es el día que más carreras se disputan en el mundo. ¿Sabes donde está el origen de esta prueba? ¿Cuáles son las más importantes del mundo? ¿Quién fue San Silvestre? ¡Respondemos a todas las dudas!