¿Cómo nos ayuda el frío a recuperar nuestros músculos?

Por Tono Fernández para carreraspopulares.com

Seguro que lo habéis visto mil veces o incluso es ya una norma habitual en vosotr@s mism@s. La aplicación de frío en nuestros músculos tras un entrenamiento de mucha intensidad o en la zona de una lesión es una práctica muy extendida y habitual. No es necesario tener ningún tipo de lesión para utilizarlo.

Pero, pongamos orden. Veamos y enumeremos cuáles son realmente los beneficios de la llamada crioterapia:

1- Hace que disminuya la circulación y la actividad metabólica. Por ello, tiene un efecto antiinflamatorio y analgésico en nuestros músculos. Es por ello que los profesionales lo aconsejan a pesar de que no haya ninguna lesión. Algunos estudios incluso comparan su efecto con el de los medicamentos antiinflamatorios no esteroides.


2- Mejora nuestra circulación sanguínea. El hecho de activar y acelerar nuestra circulación tiene varios beneficios. El torrente sanguíneo ayuda al sistema linfático a reciclar todas las células muertas que han sobrevenido tras un entrenamiento con una carga dura. Igualmente, los procesos de recuperación, en general, se ven acelerados al acelerarse esa circulación.

Muy en consonancia con esto, también ayuda a regenerar las microroturas producidas en el tejido muscular después de un entrenamiento de fuerza o de calidad, como por ejemplo, las series cortas. Todos los desechos metabólicos se eliminan mejor por la aceleración de la circulación sanguínea.


3- Disminuye el dolor, la hinchazón y los calambres musculares. Ese efecto analgésico que tiene el hielo nos ayudará, tanto con los procesos metabólicos negativos que se verán atenuados, como con la propia sensación y sentimiento de dolor, que debería calmarse.


4- Disminuye el riesgo de futuras lesiones. Nuestro rendimiento en entrenamientos posteriores puede mejorar. Si aceleramos y mejoramos la recuperación, probablemente nos enfrentaremos con mayores garantías a un entrenamiento que tengamos, por ejemplo, 48 horas después que si no lo hacemos.


5- Necesidad de menor oxígeno en nuestras células. Tras la aplicación de frío sobre el tejido castigado o con daños y que no está recibiendo un buen aporte de oxígeno, disminuimos las posibilidades de que estas células vayan necrosando y muriendo, ya que tendrán menor demanda.

¿Cómo lo aplicamos?

- Tiempo.
En general, como mínimo deberíamos aplicarlo durante unos 10 minutos, siendo un tiempo máximo unos 25 minutos.

- Número de aplicaciones. En esta ocasión, depende de lo que queramos tratar. Nuestro fisioterapeuta nos debe indicar. Pero, en general, si queremos tratar una lesión, deberíamos dejar pasar unas 3-4 horas entre aplicaciones, con lo que serían unas 4-5 al día como mucho.

- Localización. El frío en forma de hielo o bolsas congeladas, por ejemplo, no debemos aplicarlo directamente sobre la piel en la zona a tratar. Siempre es necesario poner algún tipo de tela liviana o protección.

- Metodología. Existen muchas maneras. Aquí debemos diferenciar entre la aplicación directa de ice packs, bolsas de hielo o similares. Se aplican sobre la zona durante un determinado tiempo mientras estamos en reposo. Otra forma es el baño helado. Lo podemos hacer tanto bañándonos como, quizás la forma más directa y sencilla, que es pasándonos el chorro de agua fría por las piernas durante unos 3 minutos en la ducha posterior al entrenamiento. Por último, también tenemos los masajes con hielo o contrastes. Solo aptos para profesionales.

SOBRE EL AUTOR

Tono Fernández


ARTÍCULOS RELACIONADOS




POR DIEGO GONZÁLEZ TÉVAR / RUBÉN GADEA

POR INSTITUTO DE ENSEÑANZA PROFESIONAL


Tambien te puede interesar

Corredor: si trabajas sentado debes conocer estos ejercicios
Fisioterapia Bando

La vida sedentaria provoca muchos problemas al cuerpo, y los corredores también los sufren.Hoy en día, aunque seamos deportistas, pasamos muchas horas sentados. Por ello, tenemos que tener varias cosas en cuenta. Sobre todo si no queremos aumentar el riesgo de lesiones.

Running, un aliado en la prevención del cáncer de mama
María Pan de Francisco

El cáncer de mama es el cáncer más frecuente en la mujer y la primera causa de muerte por cáncer en mujeres. Hay factores de riesgo sobre los que no podemos actuar, pero hay otros que sí podemos modificar para prevenirlo. Una vida sana y una actividad como correr nos pueden ayudar.

Síndrome del corredor: cintilla iliotibial
Francisco Vita Barbero

Este síndrome, muy frecuente en corredores, corresponde a una tendinopatía del músculo Tensor de la Fascia Lata; situado en la zona lateral del muslo, llegando su inserción a la meseta tibial.

El muro (II). El muro del maratón: agotamiento del glucógeno muscular
David Calle

Es el muro más temido, y el más frecuente. Cuando se nos agota el glucógeno muscular, poco tenemos ya que hacer. David Calle nos da la explicación fisiológica y maneras de intentar mejorar esa situación.

Las mas vistas

El reto de Kipchoge, anulado: el circuito del Ineos 1:59 estaba mal medido
carreraspopulares.com

El acontecimiento atlético más destacado del año queda invalidado. La organización del reto Ineos 1:59 ha anulado el intento de bajar de las dos horas en maratón de Eliud Kipchoge. La razón: el keniata corrió en realidad 42 kilómetros y 70 metros por un fallo de medición del circuito.

Mi fisio me hace mejor corredor
Mario Trota

Pero mi fisio hace mucho más que eso: me entiende, me soporta, me da consejos, me anima, me motiva y, sobre todo, aplaca mis ansias de correr cuando no puedo (o no debo) hacerlo.

El muro (I). Tipos de muro y causas
David Calle

El temido muro. David Calle nos cuenta porqué nos afecta y los tipos de muro que nos podemos encontrar en carrera.

San Silvestre: ¿por qué corremos en fin de año?
Luis Miguel del Baño

El 31 de diciembre es el día que más carreras se disputan en el mundo. ¿Sabes donde está el origen de esta prueba? ¿Cuáles son las más importantes del mundo? ¿Quién fue San Silvestre? ¡Respondemos a todas las dudas!