Guía del corredor novato: la montaña

Por Mario Trota para carreraspopulares.com
Correr en montaña es muy diferente a hacerlo en asfalto
Correr en montaña es muy diferente a hacerlo en asfalto

La montaña atrae cada vez a más corredores. Muchos comenzaron caminando en ella o haciendo alpinismo, y luego se echaron a correr. Algunos llevaban ya mucho tiempo subiendo y bajando rápido por caminos, valles y picos. Otros, han llegado del asfalto, han dado un paso más y se han echado al monte. Unos y otros han hecho que el conocido como trail running sea uno de los deportes de moda.

Con este texto, como otros que publico, no pretendo ofrecer consejos técnicos sobre el material que debéis usar, cómo debéis correr en la montaña, qué músculos debes fortalecer o cuáles son los trucos para bajar mejor y más rápido. Para eso ya hay excelentes manuales técnicos de profesionales que saben mucho.

En realidad, voy a contar lo que la experiencia de algunos años corriendo en la montaña me ha enseñado, y algunas cosas que creo que me habría gustado saber cuando fui a correr a la montaña por primera vez o me estrené en una carrera de trail. Y que resultarán muy útiles para todos aquellos que, habiendo corrido ya una temporada en asfalto, decidís empezar a correr en la montaña.

1.-No entres en el juego asfaltero vs. montañero

Algunos quieren generar un debate sin sentido sobre esta cuestión. No eres mejor por hacer más carreras de montaña o más de asfalto. Ni eres un paquete porque corres pocas veces en la montaña y lo haces sobre todo en asfalto.

Muchos dicen que cuando descubren la montaña ya no quieren volver a correr en asfalto y desprecian a los que lo hacen. Como digo siempre, hay que respetar las decisiones de los demás y no molestar a nadie.

Yo hace años que empecé a correr en la montaña y a participar en carreras de trail. Es algo que me encanta, me llena. Pero no he dejado de correr en pruebas de asfalto y lo sigo pasando muy bien. Creo que se pueden combinar perfectamente ambas opciones.

Es importante tener cuidado en las bajadas cuando corres en montaña
Es importante tener cuidado en las bajadas cuando corres en montaña

2.-Correr en montaña no es fácil

Sí, puede parecer una obviedad, pero quiero dejarlo claro desde el principio. Si has decidido probar, después de algún tiempo en el asfalto, debes saber que el terreno por el que vas a correr tiene cuestas, arriba y abajo, y que no son como las de una carrera de asfalto. Aquí los desniveles suelen ser mucho más fuertes.

Además, el terreno es irregular, por lo que, además de usar el calzado más adecuado, deberás entrenar tu pisada para adaptarla a la superficie que vas a pisar. Puede haber piedras, rocas, arena suelta, senderos estrechos, hierba, etc.

Después del primer día, y si no te has preparado bien antes, es muy probable que tengas agujetas en sitios que no sabías que podías tener.

3.-En la montaña, no tienes que correr todo el tiempo

Buena, noticia, ¿verdad? O no, según se mire. Si las cuestas que subes no tienen una fuerte pendiente, quizá puedas mantener un trote a buen ritmo, pero lo normal es que en muchos tramos debas parar y caminar. Y no es nada malo. Al contrario, es una manera de descansar, recuperar y poder encarar corriendo los llanos y las cuestas abajo.

Te darás cuenta de que serás incapaz de llevar un ritmo constante, debido a la orografía del terreno. Por eso, si llevas un reloj con GPS, olvídate de mirar la velocidad a la que vas.
Sí, aunque le llamemos trail running o correr en la montaña, en la mayoría de las carreras o rutas, y salvo los especialistas o los que se meten en el top 10, lo que hacemos realmente todos es corri-andar, o CACO (Caminar-Correr).

4.-La salida de una carrera de montaña

Suele ser diferente a la de una carrera de asfalto. Aquí, cuando se da el disparo de salida sólo unos pocos salen realmente enchufados. Son los buenos, los que van a disputar la carrera. La mayoría sale trotando suavemente. Muchos, si la carrera es muy larga, incluso salen caminando. Ya tendrán tiempo de correr.

Así que, ya sabes, no salgas a tope el primer kilómetro, porque lo puedes pagar más adelante. De todas formas, la montaña pone a todos en su sitio, y la primera cuesta que te encuentres te hará frenar. Es más, seguro que será mucho más dura de lo que pensabas.

5.-Los avituallamientos

Es uno de los mejores momentos de una carrera. Como correr por la montaña desgasta bastante, en muchas carreras llenan los avituallamientos con multitud de productos diferentes. Desde el agua y la bebida isotónica, a comida de todo tipo: barritas, chocolate, membrillo, plátano, naranja, frutos secos ¡y hasta gominolas!

Lo normal es que en un avituallamiento aproveches para descansar y recuperar energía con la comida. No tiene nada que ver con el avituallamiento de una carrera de asfalto, en el que coges la botella de agua sobre la marcha y sin parar; o en el caso de un maratón, que puedes detenerte apenas unos segundos a tomar un trozo de fruta en los últimos kilómetros.
Aquí aprovechas para comer, te recreas, charlas con los voluntarios, o comentas la carrera con otros participantes.

Los tropezones o las caídas están a la orden del día en la montaña
Los tropezones o las caídas están a la orden del día en la montaña

6.-Subir y bajar

Los expertos corredores de montaña suelen decir que lo ideal es que seas bueno tanto subiendo como bajando. Aunque lo habitual es que se te dé mejor una cosa que la otra. Algunos dicen que las carreras realmente se ganan bajando. De hecho, hay corredores que sacan muchas distancia a otros en las subidas y luego la pierden en las bajadas.

No importa qué se te dé mejor. Trata de entrenar bien ambas cosas. Eso sí, en las bajadas la técnica es muy importante. Requieren de agilidad, anticipación y, si quieres bajar rápido de verdad, mucha autoconfianza y una dosis de sangre fría. Porque es en las bajadas donde se producen normalmente las temidas caídas.

7.-Caídas y lesiones

Desgraciadamente, para aprender a no caerte, debes dar con tus huesos en el suelo alguna vez. No estoy hablando de que tengas que romperte una pierna o darte un golpe en la cabeza. Hay gente prudente, con buena técnica, o simplemente con suerte, que después de muchos años apenas han tenido un par de tropezones, un rasguño o un amago de esguince.

Pero a muchos otros nos ha tocado besar el suelo en más de una ocasión, con resultado de lo más variopinto: heridas superficiales, fuertes golpes en rodillas y manos, codos llenos de rasguños, piernas arañadas por zarzas.

Y luego están los esguinces de tobillo. Conozco algunos corredores que, de tanto doblarse el tobillo, casi parece que lo tiene como un chicle y totalmente adaptado a los tropezones o malas pisadas.

De nuevo tiene que ver con la irregularidad del terreno. Si no somos cuidadosos podemos fácilmente pisar una piedra, meter el pie en un agujero del terreno o pisar sobre un tramo de hierba que en realidad no tapa una superficie llana.

Lo ideal para evitarlo es, como decía anteriormente, anticiparse y correr con cuidado. Lo normal es que los esguinces se produzcan cuando vamos corriendo cuesta abajo y vamos a una velocidad que nos impide reaccionar a tiempo. A veces vemos apenas unas milésimas de segundo antes dónde vamos a pisar realmente, y en nuestro cerebro aparece la advertencia, pero demasiado tarde.

También contribuye a que nos despistemos o bajemos la guardia el cansancio. Las piernas muchas veces ya no levantan los pies todo lo necesario para salvar ciertos obstáculos, y nuestra velocidad de reacción se reduce considerablemente cuando vamos fatigados.
Y luego está el exceso de confianza. Muchos de los esguinces o de las caídas ocurren en los lugares supuestamente más seguros, cuando menos te lo esperas. En terrenos poco técnicos. Eso pasa porque bajamos la guardia, nos confiamos demasiado y, ¡zas! tropezamos o nos provocamos el esguince cuando menos lo esperamos.

8.- El paisaje

Pero lo más importante de todo cuando corres en la montaña es disfrutar de los parajes, del contacto con la naturaleza y de los espectaculares paisajes que puedes llegar a contemplar.

Por ello, que no te dé reparo detenerte durante unos minutos en un entrenamiento o en una carrera. Muchos llevan cámaras de fotos deportivas y toman instantáneas. Otros, directamente con el teléfono móvil. De hecho, es recomendable llevarlo siempre, por seguridad. Muchas carreras lo incluyen como material obligatorio. Perder apenas unos minutos por parar a recrearte con el paisaje y sacar algunas fotos no tiene que suponer ningún agobio. Al contrario, ya que estás realizando el esfuerzo de subir complicadas pendientes o de pelearte con piedras y rocas, aprovecha para llevarte un buen recuerdo.

Lo mejor de correr en la montaña es poder admirar los paisajes
Lo mejor de correr en la montaña es poder admirar los paisajes
SOBRE EL AUTOR

Mario Trota
Corredor popular



Siguenos en:

Tambien te puede interesar

La gran mentira que maravilló al mundo
carreraspopulares.com

Cada 24 de septiembre se cumple un año más de un hito en el deporte. El dopaje de Ben Johnson en una carrera que, durante 48 horas, maravilló al planeta entero. Un ídolo fugaz que marcó un antes y un después en la lucha contra el dopaje.

El dorsal de las carreras: nuestro traje de superhéroe
carreraspopulares.com

¿Quién no se ha puesto un dorsal y las piernas se han puesto a correr solas? Cuando vamos a carreras, no sólo nos cuesta menos correr, sino que desarrollamos una serie de poderes extraordinarios que nos convierten en mejores runners... O casi siempre.

Filípides no corrió 42 kilómetros y 195 metros... ¿y qué más da?
carreraspopulares.com

¿Alguien se imagina un maratón de 40,000 kilómetros? ¿Sería tan mítica la prueba si hubieran dejado esta distancia? ¿Y si esa no fuera la distancia que corrió el mensajero griego? Lo que hace especial el maratón son muchas cosas, pero probablemente la distancia exacta no sea (¿o sí?) una de ellas.

Atletas que debieron pasar a la historia: Maureen Wilton Mancuso
Chema Martínez Pastor

Que una joven de 13 años bata el récord del mundo de maratón es algo impensable hoy en día. Sin embargo, hace 40 años, casi al mismo tiempo que Kathrine Switzer reivindicaba los derechos de la mujer en el Maratón de Boston, ocurría algo sorprendente en algún lugar de Canadá...

Las mas vistas

La decisión de correr nuestro primer maratón
David Calle

Correr es una actividad que para muchos de los que la practican supone una superación de límites, una búsqueda continua de ´ir más allá´. Pero hay que dar todos los pasos y no precipitarse. Y participar en un primer maratón es algo serio. Es el tema de este artículo de David Calle.

¿Cómo escoger tus zapatillas de running y no morir en el intento?
carreraspopulares.com

Elegir unas zapatillas de running supone para muchos un verdadero quebradero de cabeza. Decenas de marcas, miles de modelos, una jerga muchas veces difícil de comprender.

¿Cuándo debemos jubilar nuestras zapatillas?
Luis Miguel del Baño

Por mucho cariño que les tengas, tus zapatillas tienen una vida útil. A partir de una determinada cantidad de kilómetros o cuando ha pasado un cierto tiempo desde la compra, sus cualidades ya no son óptimas para el running. Buscamos a un técnico que nos diga cuánto nos duran en buenas condiciones.

Las legumbres en la dieta del deportista
Carolina Villalba

Las legumbres son las grandes olvidadas en la dieta del deportista. Las recomendaciones generales establecen que se deben consumir entre 2 a 4 raciones a la semana. Una ración debe oscilar entre 60 y 80 gramos en crudo. Estas son las recomendaciones que nos deja la nutricionista Carolina Villalba.