¿Podemos seguir entrenando si estamos lesionados?

Por David Calle para carreraspopulares.com

La gran mayoría de nosotros los corredores hemos pasado por el indeseado "parón" de nuestra actividad física favorita por culpa de las lesiones. En algunas ocasiones se trata de cosas de poca importancia y que nos mantienen sólo unos días parados, pero en otras ocasiones se trata de algo más serio que nos obliga a estar semanas e incluso meses en el "dique seco".

Nadie que entrene regularmente y se esfuerce está libre de riesgos. Algunos son más propensos a las lesiones y otros menos, pero puedo asegurar que hay quien después de muchos años como corredor y sin haber sufrido apenas lesiones, se ha creído casi "indestructible", hasta que ha llegado el fatídico momento y le ha obligado a estar parado.


¿Pararse al 100% cuando caemos en una lesión?

Pero,¿parado? ¿Por qué no aprovechar el tiempo para entrenar facetas que a lo mejor teníamos descuidadas o a las que dábamos poca importancia?

Evidentemente, dependiendo de lo limitante que sea la lesión, se puede trabajar de otras maneras y mantener cierto nivel de forma. Como corredores que somos, la mayoría de nuestras lesiones se localizan en el tren inferior, pero eso no impide que podamos realizar, por ejemplo, ejercicios de fortalecimiento de la musculatura lumbopélvica, mejorar nuestro tono del tren superior (eso sí, sin hipertrofiar, que luego a la hora de correr eso pesa), algo deseable aunque seamos corredores de fondo, o seguir haciendo trabajo aeróbico como elíptica o bicicleta que ciertas lesiones sí permiten, y no sólo entrenamientos continuos sino también fraccionados.

Incluso hay lesiones con las que se puede hacer trabajo de fuerza del tren inferior, siempre y cuando se elijan las tareas adecuadas. Normalmente ejercicios como la sentadilla o el peso muerto se pueden realizar si nuestra lesión sólo nos impide el impacto contra el suelo, pues en ellos los pies no se mueven. Si disponemos de gimnasio, las máquinas facilitan también la tarea de trabajar con lesión, y, aunque quizá no es el trabajo más efectivo para un corredor porque no son ejercicios funcionales, sí permiten mantener tono muscular, hecho que agradeceremos cuando volvamos a calzarnos las zapatillas para correr.

Este es un trabajo que debemos realizar aún estando sanos, porque nos ayuda a mejorar como corredores y a evitar lesiones y sobrecargas por debilidades y descompensaciones, pero que muchas veces se olvida porque sólo nos centramos en correr, correr y correr.

La cabeza también entrena

Hay que añadir que seguir entrenando en lo que podamos mientras estamos lesionados también es de gran ayuda desde el punto de vista psicológico, porque tendremos la sensación de estar aprovechando esas semanas de parón, y porque es un sustitutivo de lo terapéutico que resulta para nuestra mente el hecho de salir a correr. No es lo mismo, está claro, pero es mucho mejor que dejarnos llevar por la desidia y el desencanto y no hacer nada.

En cuanto a la vuelta a las zancadas, hay que seguir el sentido común y el consejo de los profesionales. Si nuestra lesión aún nos produce dolor mientras corremos, no deberíamos precipitarnos. Hay un sencillo principio que podemos seguir, y es que si entrenamos mientras nos estamos recuperando de una lesión y después de ese entrenamiento el dolor aumenta, nos hemos pasado.

Es mejor pecar por defecto, pues muchas veces, por precipitar nuestra vuelta, corremos intentando no sobrecargar la zona afectada pero sobrecargando por contra otras zonas, lo cual puede conllevar la aparición de una nueva lesión por descompensaciones biomecánicas.

David Calle es entrenador de corredores en RunningDC, Madrid Sur.
[ www.runningdc.es ] // [ Faebook Runningdc ]

SOBRE EL AUTOR

David Calle
entrenador de corredores en RunningDC, Madrid Sur

www.runningdc.es



Tambien te puede interesar

Corredor: si trabajas sentado debes conocer estos ejercicios
Fisioterapia Bando

La vida sedentaria provoca muchos problemas al cuerpo, y los corredores también los sufren.Hoy en día, aunque seamos deportistas, pasamos muchas horas sentados. Por ello, tenemos que tener varias cosas en cuenta. Sobre todo si no queremos aumentar el riesgo de lesiones.

Running, un aliado en la prevención del cáncer de mama
María Pan de Francisco

El cáncer de mama es el cáncer más frecuente en la mujer y la primera causa de muerte por cáncer en mujeres. Hay factores de riesgo sobre los que no podemos actuar, pero hay otros que sí podemos modificar para prevenirlo. Una vida sana y una actividad como correr nos pueden ayudar.

Síndrome del corredor: cintilla iliotibial
Francisco Vita Barbero

Este síndrome, muy frecuente en corredores, corresponde a una tendinopatía del músculo Tensor de la Fascia Lata; situado en la zona lateral del muslo, llegando su inserción a la meseta tibial.

El muro (II). El muro del maratón: agotamiento del glucógeno muscular
David Calle

Es el muro más temido, y el más frecuente. Cuando se nos agota el glucógeno muscular, poco tenemos ya que hacer. David Calle nos da la explicación fisiológica y maneras de intentar mejorar esa situación.

Las mas vistas

El reto de Kipchoge, anulado: el circuito del Ineos 1:59 estaba mal medido
carreraspopulares.com

El acontecimiento atlético más destacado del año queda invalidado. La organización del reto Ineos 1:59 ha anulado el intento de bajar de las dos horas en maratón de Eliud Kipchoge. La razón: el keniata corrió en realidad 42 kilómetros y 70 metros por un fallo de medición del circuito.

Mi fisio me hace mejor corredor
Mario Trota

Pero mi fisio hace mucho más que eso: me entiende, me soporta, me da consejos, me anima, me motiva y, sobre todo, aplaca mis ansias de correr cuando no puedo (o no debo) hacerlo.

El muro (I). Tipos de muro y causas
David Calle

El temido muro. David Calle nos cuenta porqué nos afecta y los tipos de muro que nos podemos encontrar en carrera.

¿Por qué corremos?
Miguel Ángel Ruiz y Borja Pérez

¿Vives para correr? ¿Corres por salud?, ¿por socializarte? Existen tantos tipos de corredor como motivos que nos impulsan a correr. Aquí te planteamos unos cuantos. Pero seguro que conoces muchos más.