Cómo gestionar emocionalmente el confinamiento

Por Pedro Fernández López para carreraspopulares.com
Esta crisis nos ha puesto en una situación emocional delicada
Esta crisis nos ha puesto en una situación emocional delicada

Vivimos tiempos excepcionales que exigen un nivel excepcional de compromiso con uno mismo y con los demás. Tiempo atrás hemos vivido quizá en una burbuja de exceso de positivismo. Ahora la vida nos sitúa en una crudeza clara e irrefutable. Para hacer frente a estos tiempos es necesario tener mucha disciplina y dedicación.

Hoy quiero hablar de la Disonancia Cognitiva. Hace referencia a la tensión o la desarmonía interna del sistema de ideas, creencias o emociones que percibe una persona cuando surgen dos pensamientos que están en conflicto. O un comportamiento que entra en conflicto con sus creencias.

Por ejemplo: no puedo salir a la calle, pero me encuentro bien y tengo ganas de hacer deporte. Nuestro cerebro tiene dos ideas que generan una tensión en nuestro comportamiento. Para evitarlo, lo primero que tenemos que hacer es aceptar el momento en el que estamos.

Esa disonancia cognitiva genera un neurotransmisor interesante que es el cortisol. Ese que el cerebro genera de manera natural al levantarnos. Sirve para activarnos. Pero hay que tener en cuenta que también se genera en momentos de estrés y tensión.

A la vez, este neurotransmisor está ligado a una baja inmunidad. Si pasamos mucho tiempo con él, el sistema inmune se debilita. Para contrarrestar ese cortisol, aparece la serotonina, la que el cerebro genera para relajarnos cuando vamos a dormir por la noche.

Cuando hacemos deporte, generamos dopamina y endorfinas, que nos activan y nos dan muy buenas sensaciones. Durante el confinamiento, el hecho de no disponer de ese ‘chute’ de ‘buen rollo’ que tenemos después de hacer deporte en el exterior, nos genera un batiburrillo de emociones que debemos gestionar.

Es importante saber gestionar las emociones que nos generan estrés
Es importante saber gestionar las emociones que nos generan estrés

Herramientas que nos ayudan

- Es muy importante que durante el tiempo que estemos en casa encerrados seamos muy conscientes de cuándo tenemos emociones que no nos ayudan a afrontar el día a día. Por eso es recomendable hacer muchos chequeos emocionales: detectar cómo estoy y la emocionalidad que estoy viviendo en este momento.

- También es bueno que hagamos ejercicios de respiración consciente, que tiene una influencia directa en nuestras emociones.

- Otra herramienta que podemos aplicar para gestionar esta situación emocional de no tener el deporte en nuestro día a día, es detectar de forma muy rápida nuestro círculo de influencia. Qué acciones puedo realizar directamente sin tener que depender de los demás.

- Debemos autorregular ese sistema emocional y reducir expectativas porque tenemos que ajustar la actividad deportiva a sitios más pequeños. A través de internet podemos acceder a muchas ventanas de personas que hacen el aislamiento más fácil para todos. Muchos vídeos y directos que nos ayudan a hacer deporte en casa.

A raíz de ir introduciendo poco a poco actividad deportiva en el confinamiento, vamos a contrarrestar esa disonancia cognitiva y conseguir generar esos neurotransmisores que nos activan, contrarrestando el cortisol.

- Debemos hacer un esfuerzo para situarnos en el aquí y en el ahora. Los momentos de estrés altos surgen porque nuestro cerebro está continuamente planteando escenarios futuros que no no gustan y nos generan ansiedad. Podemos hacerlo usando herramientas de ‘mindfulness’, que nos ayudarán a salir de ese diálogo interno.

- También podemos aumentar nuestra capacidad de liderazgo y de resiliencia en entornos negativos. Crecer como deportistas y manejar nuestros recursos disponibles en este momento.

- Es positivo también usar herramientas de visualización positiva.

- Y, cómo no, compartir con los demás cómo nos sentimos, a través de videoconferencias o llamadas, es además muy positivo. Pero no sólo contar lo que estamos haciendo en casa, sino expresar nuestros sentimientos a otras personas.

Las emociones no son buenas ni malas. El cuerpo nos las ofrece y hay que saber gestionarlas.

SOBRE EL AUTOR

Pedro Fernández López
Desarrollo de Cualidades Humanas para el Alto Rendimiento Profesional

www.desarrolloformidable.es


1.545

Articulos relacionados

Salud RECUPERACIÓN POST-MARATÓN
Salud La dentadura en el corredor
Salud Astenia primaveral y running: enemigos íntimos

También te puede interesar

Reportajes Zatopek, un mito inmortal
Reportajes Las carreras (de Navidad) más raras del mundo

Las más vistas

Nutrición Los falsos mitos de las grasas
Salud El pie del corredor de montaña