Correr te aleja de la consulta del doctor

Por carreraspopulares.com - 16/10/2018

A estas alturas, suponemos que eres consciente de lo saludable que es correr. Hacer deporte, en general, es una medicina magnífica para curar casi todo tipo de males. Una hora de running te aporta más beneficios que la mayoría de pastillas que venden en la farmacia. Y sus efectos no tienen contraindicaciones.

Tampoco hay problema por automedicarse. No necesitas una receta para salir a correr. ¡Sus efectos casi siempre son positivos para la salud!

¿A qué médicos veremos menos si corremos?

Visita menos al traumatólogo. El running, lejos de lo que se ha venido diciendo tradicionalmente por los detractores de este deporte (¿existe tal cosa?), no sólo no daña las rodillas, sino que es bueno para ciertas dolencias y para evitar algunos tipos de dolores en la articulación, ya que las moléculas pro-inflamatorias responden de manera contraria, reduciéndose en la articulación de la rodilla después de ejercitarse.

Por otro lado, correr también es bueno para aliviarnos los problemas de espalda que podamos tener, al ayudarnos a corregir determinadas posturas incorrectas. Combinado con algo de ejercicio de fuerza, correr nos ayuda a mejorar la postura de la espalda, lo que sin duda contrarresta el efecto negativo que tienen ciertas posturas que mantenemos a lo largo del día, causadas por nuestras sillas de trabajo. Evidentemente, en situaciones de dolor agudo en la espalda u otro tipo de problemas, correr puede ser perjudicial, por lo que convendría, en estos casos, consultar a un profesional.

Aléjate del psicólogo. Correr tiene efectos positivos en el cerebro, que nos ayudan a mantener alejados malos pensamientos. Las endorfinas segregadas por el cuerpo de manera natural son un aliado perfecto para evitar depresiones o cuadros de estrés. Si al efecto puramente fisiológico que se produce en nuestro cerebro, le sumamos el hecho de compartir la experiencia con nuestros amigos, o los efectos positivos de cumplir nuestros objetivos, tenemos que la actividad deportiva es perfecta para una “mente sana”.

Ve menos al nutricionista. Al hacer deporte, nuestro organismo se hace mucho más eficiente a la hora de metabolizar los alimentos que ingerimos. Al aumentar nuestro consumo basal de calorías, se produce un efecto positivo sobre el organismo que se traduce en menos posibilidades de aumentar de peso. Ojo: no quiere decir que si corres puedes comer lo que quieras. Pero sin duda, una buena pauta de ejercicios se convertirá en un peso más controlado y una mejor respuesta del sistema digestivo a los alimentos.

Espanta al oncólogo. Hay estudios que relacionan la actividad física con una menor incidencia de algunos tipos de cáncer. Según el National Cancer Institute , beneficios como la reducción de insulina o estrógenos, la reducción del sobrepeso y de los procesos inflamatorios, así como la mejora del sistema inmunitario y del metabolismo, ayudan a reducir las posibilidades de desarrollar la enfermedad.

Pasa del cardiólogo. Correr aporta beneficios a tu corazón, haciendo de él una máquina más fiable. Siempre teniendo cuidado con los sobreesfuerzos y haciéndonos los pertinentes reconocimientos y pruebas de esfuerzo, está demostrado que correr puede aumentar la esperanza de vida hasta en tres años.



4.425

Tambien te puede interesar

La diarrea en el corredor
Francisco Gilo

En los deportes de larga duración y gran desgaste físico, tales como el ciclismo, la maratón o el triatlón, entre otros, en los que es imprescindible que durante la actividad haya un aprovisionamiento y una adecuada ingesta de líquidos, es frecuente la aparición de molestias digestivas, entre ellas, la diarrea osmótica.

Cómo cuidar los pies del corredor en verano
Rubén Sánchez-Gómez

En verano reducimos nuestras horas de entrenamiento y nuestros pies se ven sometidos a rutinas diferentes a las de resto del año: otro tipo de calzado, exposición al sol y altas temperaturas. Aquí van algunas recomendaciones del podólogo para cuidar nuestros pies en verano.

Caminar rápido minimiza el deterioro cardiovascular
Francisco Gilo

Caminar a buen paso, o, como se llama ahora, hacer power walking, aumenta la capacidad cardiorrespiratoria, disminuye o mejora la tensión arterial y el riesgo de enfermedades coronarias

Correr con más de 50 años (I): los cambios fisiológicos
María Jesús Núñez

Correr aporta beneficios a cualquier edad. Aunque nuestro cuerpo no es el mismo cuando nuestra edad avanza. Estos son algunos de los cambios fisiológicos que sufrimos cuando hemos cumplido ya más de 50 años y que pueden afectar a nuestra actividad deportiva.

Las mas vistas

Todo lo que el corredor debe saber sobre el azúcar
Leticia Garnica

De un tiempo a esta parte se habla mucho sobre el riesgo para la salud que puede ser consumir una elevada cantidad de azúcar en la dieta, tanto para un corredor como para una persona que no lo es. Pero en términos de nutrición, hay que coger todo con pinzas. La nutricionista Leticia Garnica nos da más detalles en este artículo.

Lesiones comunes: síndrome de la cintilla iliotibial
Ramón Punzano

Es una lesión muy común en los corredores. Cuando aparece un pinchazo en la cara exterior de la rodilla, saltan las alarmas. Ramón Punzano, fisioterapeuta y osteópata, nos disecciona sus causas y soluciones.

Consejos para correr por la playa
Marta Fernández de Castro

¿Tienes una playa cerca? Pues entonces tienes una muy buena sesión de entrenamiento. No solo para correr, sino para hacer técnica o potenciar algo tu fuerza, te vendrá bien la arena. Eso sí, ten algunas precauciones para que todo vaya bien.

Ejercicios con Kettlebell para corredores
Miguel Ángel Ruiz y Borja Pérez

Son una pequeña revolución. Las Kettlebell se han convertido en el complemento ideal para el entrenamiento de fuerza de muchos corredores. Trabajarás el core, cuádriceps o isquiotibiales de una manera diferente. ¡Ponte a tope con ellas!