Cómo ha cambiado el tipo de corredor

Por Fisioterapia Bando para carreraspopulares.com

Llevo casi 15 años trabajando como fisioterapeuta y hoy quería hablaros de cómo han ido cambiando mis pacientes y sus patologías. Me voy a centrar en la comunidad de corredores/ runners, que es donde más cambios ha habido.


Hace 15 años eran una minoría en la consulta, el prototipo de corredor era hombre, de mediana edad y muy bien entrenado. Acudían por lesiones y rara, muy rara vez por tratamiento preventivo. Muy estrictos con entrenamientos, horarios y muy cumplidores con el tratamiento. Poco a poco iban aumentando de forma muy progresiva y desde hace 5/6 años ha habido un gran crecimiento, tal que actualmente podríamos hablar de más del 50% del total de pacientes.

Ahora acudís a la consulta todo tipo de corredores/ runners. Cada vez hay más mujeres y el rango de edad también ha cambiado. No hay edad, no es demasiado pronto para empezar, ni demasiado tarde.

Es una gran noticia ver que cada vez más gente se atreve a ponerse unas zapatillas y salir sin miedos, ni vergüenzas a recorrer parques, ciudades, campo, montaña... por desgracia también hay un pero, un lado negativo: que también han aumentado, y mucho, las lesiones. 

Muchos de nuestros pacientes acuden de forma preventiva, pero también tenemos muchos con lesiones y lo que es peor con cadenas lesionales.

Escucha a tu cuerpo

No esperes a que sea muy tarde, si no paras a tiempo será tu cuerpo quien te pare y será mucho peor.

Correr se ha convertido en una droga, una necesidad. Nos estamos volviendo un poco locos. Es importante entender que correr es un deporte de impacto y los abusos se pagan. Las lesiones no aparecen de un día para otro: comienzan con un dolor (un primer aviso) que evidentemente no impide correr, pero está ahí. Cuantas veces oímos “empiezo a correr y se pasa”. Sí es verdad que se calienta y deja de doler, pero ¿qué ocurre cuando paras? Si sigues corriendo con dolor se volverá crónico, además el cuerpo compensará, para proteger esa zona, sobrecargando otras y produciéndose desequilibrios y aparecerán nuevos problemas. Cuando acudís a nosotros es mucho peor, tenéis que parar más tiempo, hay tanto que arreglar que no encontramos la lesión primaria y no es nada fácil solucionar el problema, acudís a distintos profesionales...

Si en ese primer momento tomamos medidas y frenamos un poco seguramente nos ahorremos muchos disgustos. No esperes a no poder más, a tener dolores en tantos puntos distintos que ya no sabemos ni cuál es el origen, por dónde empezar y como consecuencia estar apartados de la actividad mucho más tiempo.


Me gustaría insistir en dos puntos que pueden ser la clave para que no aparezcan lesiones o para que tratarlas sea más efectivo:

1. Haz caso a tu cuerpo desde el primer síntoma o signo de alarma: para, trata y vuelve a correr sin dolor. Dejar de correr no es el fin del mundo. Es muy importante CORRER SIN DOLOR.
2. Sé sincero contigo mismo y con tus limitaciones. ESCUCHA A TU CUERPO.

SOBRE EL AUTOR

Fisioterapia Bando
Clínica de fisioterapia

www.fisioterapiabando.com/


2.700

Articulos relacionados

Salud Mi fisio me hace mejor corredor
Salud ¿Debo ir al fisio antes (y después) de un maratón?
Salud 8 consejos para una temporada sin lesiones

También te puede interesar

Salud Inmovilizacion en las lesiones
Salud ¿Te has cansado de correr? ¡Supéralo!

Las más vistas

Nutrición Los falsos mitos de las grasas
Salud El pie del corredor de montaña