Cómo preparar nuestro cuerpo para un plan de entrenamiento

Por David Calle para carreraspopulares.com
Si durante el verano no has entrenado, deberás hacer acondicionamiento previo a un plan de entrenamiento
Si durante el verano no has entrenado, deberás hacer acondicionamiento previo a un plan de entrenamiento

Cuando nos planteamos una carrera como objetivo y nos decidimos a prepararnos para ello, debemos poner a punto nuestro cuerpo para los entrenamientos que se avecinan.

Hay muchos corredores populares que se ciñen a entrenamientos tipo publicados en internet o revistas especializadas. Dejando aparte el hecho de que son planes de entrenamiento estándar, en lo que en ellos suele venir reflejado es el período específico de entrenamiento, que incluye entrenamientos de calidad, y no el período o mesociclo previo de entrenamiento en el que debemos poner nuestro cuerpo a punto. O como mucho incluyen frases tan poco específicas como "15 minutos de gimnasio" o " trabajo de tobillos", que muchos corredores se acaban saltando porque no saben cómo llevarlo a cabo y pasan directamente a la carrera. Es lo que ocurre cuando vemos planes de 16 semanas para un maratón. Un maratón requiere más tiempo para prepararlo, puesto que el entrenamiento es muy exigente. Al menos 6 semanas previas para un adecuado acondicionamiento físico, donde otras tareas como los ejercicios de fuerza, movilidad y flexibilidad son tan importantes como correr.

Pongamos un ejemplo: corredor popular que en verano no ha podido (o no le apetecía) entrenar y que se plantea objetivos para otoño. Al haber estado parado, ha perdido parte del estado de forma que este corredor pudo tener a finales de primavera, suponiendo que hasta entonces haya estado entrenando con regularidad.

Pues bien, no es lo adecuado meternos de lleno en entrenamientos de calidad intentando recuperar el "tiempo perdido" en verano por no haber entrenado apenas. Lo coherente es ir haciendo poco a poco un trabajo de construcción de nuestra forma física, que comenzaría con los mencionados ejercicios de fuerza, movilidad, flexibilidad y carreras no muy intensas ni muy largas.

De esta manera nos damos un período de adaptación en el que poco a poco vamos mejorando nuestra forma y, cuando toque hacer ese período específico con entrenamientos intensos en volumen e intensidad, tendremos nuestro cuerpo preparado. El entrenamiento de series, por ejemplo, es un trabajo de gran exigencia física para nuestro sistema músculo-esquelético, y no debemos meternos de lleno en él si previamente no hemos realizado un adecuado fortalecimiento del mismo, así como entrenamientos con movilidad para que nuestras articulaciones gocen de una buena amplitud de movimiento.

No es que estemos totalmente libres de sufrir una lesión, desde luego, sobre todo para quien entrena duro, pero desde luego que si previamente hemos realizado un trabajo adecuado de acondicionamiento, habremos reducido en gran medida el riesgo de lesionarnos.

SOBRE EL AUTOR

David Calle
entrenador de corredores en RunningDC, Madrid Sur

www.runningdc.es


6.825

Articulos relacionados

Entrenamientos Plan para preparar tu primer maratón en 16 semanas
Entrenamientos Por qué no nos gusta calentar (y a nuestro entrenador sí)
Salud El gimnasio ayuda al corredor a tener resistencia

También te puede interesar

Entrenamientos Entrenamiento de cardio para prepararse para una carrera
Entrenamientos Los brazos también corren

Las más vistas

Nutrición El corredor de hierro (y 2)