Cómo sobrevivir a un periodo sin poder correr

Por Pedro Fernández López para carreraspopulares.com - 05/02/2019

Un tema interesante del que además puedo hablaros desde la primera persona.

A lo largo de mi vida he estado en varios periodos de este tipo. Momentos en los que no he podido hacer deporte, en mi caso correr o bicicleta, debido a diferentes razones: lesiones, carga de trabajo, responsabilidades familiares...

Hoy en día, precisamente, me encuentro en uno de ellos. Durante los años que llevo entrenando he tenido mucha suerte en cuanto a lesiones, no he sufrido ninguna. Tengo un cuerpo resistente, y eso que he pasado de correr con zapatillas “normales” a zapatillas minimalistas. Incluso ese periodo de transición lo he realizado sin molestias ni lesiones, habiendo ya corrido un maratón y varias medias con este tipo de calzado.

Entiendo que si estás lesionado se “sobrevive mejor”, es decir, hay una parte física que no te permite correr, y estas en la mano de un profesional que te va guiando y acompañando en este proceso. Hay algo que te impide correr y eso es muy “directo”, incluso desde mi punto de vista, el nivel de frustración, aunque no desaparezca, sí que disminuye. Al ir acompañado por un profesional, el nivel físico va aumentando en función de la recuperación, el cuerpo es sabio y bajo una molestia, incluso las ganas de hacer deporte descienden.

Desde mi punto de vista, “sobrevivir” a un periodo en el que estás fuerte físicamente, sin lesiones, y sin embargo, por otras responsabilidades no puedes hacer el ejercicio que deseas, es más frustrante. Y esa frustración, si no la canalizas bien, puede afectarte a otras áreas. Cierto nivel de frustración suele derivar en enfado, irritación. Esta irritación, como no la canalicemos bien, puede hacer que respondamos de forma no adecuada a personas que no forman parte del problema. Incluso esa irritación puede afectarnos al descanso, al estrés, generándonos más distrés (aumenta el nivel de estrés “malo”).

¿Cómo podemos sacar el máximo rendimiento y automotivarnos, en una situación en la que no podemos entrenar debido a agentes externos? Compartiré con vosotros unas claves:

1. Vamos a ser lo más resilientes que podamos. ¿Qué quiere decir esto?, vamos a sacar la máxima ventaja, salir fortalecidos, a pesar de no poder hacer lo que nos gusta o nos apetecería hacer. Debemos saber reencuadrarnos. Es decir, salir de un momento emocionalmente intenso en negativo, para pasar a un estado de centramiento y concentración positiva. Es una cualidad que ha de entrenarse de la misma manera que una carrera, es decir, entrenar, entrenar, repetir y repetir. Una buena pregunta que podemos hacernos es la siguiente: ¿qué puedo aprender bajo este entorno, qué cualidades voy a desarrollar?, busca una frase que te sirva como propósito para esta situación en la que estás metido. Por ejemplo: “bajo esta situación estoy logrando dar más atención a mi familia, me necesitan y quiero darles calidad y calidez” o “es importante para mi rol profesional y mi mejora laboral dedicar la atención a este nuevo proyecto, para así lograr...”. Bajo una situación en la que tenemos que renunciar a algo que es muy importante para nosotros es muy importante que encontremos un propósito, un “personal why” como dicen los ingleses, y este propósito tiene que estar muy conectado con nosotros, ha de ser muy “egoísta”. Tienes que identificar algo que vayas a ganar bajo ese entorno distinto. Como no te permita obtener nada va a ser muy difícil que te automotives, o que encuentres sentido a renunciar a una actividad a favor de otra responsabilidad.

2. Busca indicadores mentales que te lleven a proyecciones limitantes a futuro. Esto quiere decir que el cerebro puede ser tu mayor amigo o tu peor enemigo. Sé consciente de tus proyecciones limitantes a futuro, qué cosas te dices en el diálogo interno. Por ejemplo: “siempre tengo que renunciar a lo que me gusta”, “no sé para qué hago esto si total es muy difícil que...”. Este tipo de proyecciones limitantes has de cambiarlas por mantras que te ayuden: “es temporal y quiero hacerlo para mi propio desarrollo”, “elijo poner foco en este área para conseguir a futuro...” “es mi elección para...”.

3. Gestiona tu cuerpo. Piensa que quizás no puedas hacer deporte al nivel de intensidad que estabas entrenado, pero sí puedes bajar la intensidad o buscar retos físicos. Por ejemplo, trata de ir andando a la oficina, y trata de hacerlo en menos tiempo cada día. Alquila una bici. Podemos introducir muchos niveles de deporte y de entrenamiento en nuestro día a día, sin tener que ponernos unos pantalones cortos. Respira profundamente y pon foco a través de los mantras positivos, cuando sientas que el nivel de frustración crece.

4. Pon fecha límite, y ten muy claro cuándo quieres que esta situación termine, e incluso como decía antes, establece diferentes niveles de deporte o de entrenamiento.

5. Comparte con tus seres cercanos cómo te sientes y busca ayuda. Quizás te estés planteando un escenario que no es real del todo, y al compartirlo te des cuenta de que puedes buscar colaboradores que te permitan descargar responsabilidad y poder dedicar tiempo a actividad deportiva.

6. Busca valores que te ayuden a realizar acciones, por ejemplo: familia, responsabilidad, colaboración, solidaridad. Busca acciones concretas para los valores que hayas elegido. Por ejemplo, si para mí es importante la familia, busco acciones concretas para poner en marcha teniendo en cuenta este valor, como tener una conversación con todos juntos mientras merendamos...

SOBRE EL AUTOR

Pedro Fernández López
Desarrollo de Cualidades Humanas para el Alto Rendimiento Profesional

www.desarrolloformidable.es



3.023

Tambien te puede interesar

MINIMALISMO (Cap. 3) La transición hacia el minimalismo (Cont.)
Julius W. Carrough

¿Quieres probar con el minimalismo? ¿Cómo se debe realizar la transición para llegar a correr con esta técnica? en este capítulo encontraras claves para realizar una transición con garantías.

Entrenamientos originales que (tal vez) no te hayas planteado
Chema Martínez Pastor

Planes de entrenamiento hay muchos, y todos tienen sesiones que nos aportan diferentes aspectos que mejorar. Pero hay veces que no nos motiva salir a correr o no tenemos plan. ¿Cómo hacer estos momentos menos monótonos?

Aprende a usar bien los bastones para correr por montaña
Chema Martínez Pastor

Usar bastones para ayudarnos en las carreras de montaña es algo bastante práctico para mejorar nuestra postura y para evitar sobrecargar demasiado las piernas. Pero es importante aprender a usarlos bien. Te dejamos estos consejos de la mano de nuestros amigos de Top Trail.

Ejercicios de fuerza resistencia para corredores (II)
Fernando Ortiz

¡No te olvides de ningún músculo! Te proponemos una serie de ejercicios básicos que complementan a los ejercicios de gimnasio más habituales. Estos también son primordiales para correr más, mejor y, sobre todo, con mayor seguridad.

Las mas vistas

Alimentos post-entrenamiento, ejemplos que te vendrán bien
Daniel Giménez

Tras un buen entrenamiento es importantísimo alimentarse bien. Daniel Giménez, dietista-nutricionista, nos explica el porqué y nos da unos cuantos sabrosísimos ejemplos que te vendrán bien tras el esfuerzo.

Hidratos de carbono, carbohidratos o glúcidos
Carolina Villalba

Los Hidratos de Carbono son la principal fuente de energía para todos los deportistas, de ahí su importancia. Deben aportar entre el 50 y 65% de la energía total del día. En este artículo de Carolina Villalba te contamos todo lo que debes saber sobre los HC.

Guía básica para comprar tus nuevas zapatillas
carreraspopulares.com

Si tienes que comprar tus primeras zapatillas de running o has decidido cambiar de modelo, hay una serie de consejos básicos que te vendrán muy bien para hacer tu selección.

¿Por qué agujereamos la zapatilla a la altura del dedo gordo?
Álvaro Porres

Muchos corredores nos hemos preguntado el por qué de ese agujero a la altura del dedo gordo del pie que hacemos a veces a la punta de la zapatilla. Puede parecer sencillo de solucionar, pero si se analiza bien, nos puede llegar a dar información del momento de estado de forma en que nos encontramos. El podólogo deportivo nos lo explica.