Cómo sobrevivir a un periodo sin poder correr

Por Pedro Fernández López para carreraspopulares.com - 05/02/2019

Un tema interesante del que además puedo hablaros desde la primera persona.

A lo largo de mi vida he estado en varios periodos de este tipo. Momentos en los que no he podido hacer deporte, en mi caso correr o bicicleta, debido a diferentes razones: lesiones, carga de trabajo, responsabilidades familiares...

Hoy en día, precisamente, me encuentro en uno de ellos. Durante los años que llevo entrenando he tenido mucha suerte en cuanto a lesiones, no he sufrido ninguna. Tengo un cuerpo resistente, y eso que he pasado de correr con zapatillas “normales” a zapatillas minimalistas. Incluso ese periodo de transición lo he realizado sin molestias ni lesiones, habiendo ya corrido un maratón y varias medias con este tipo de calzado.

Entiendo que si estás lesionado se “sobrevive mejor”, es decir, hay una parte física que no te permite correr, y estas en la mano de un profesional que te va guiando y acompañando en este proceso. Hay algo que te impide correr y eso es muy “directo”, incluso desde mi punto de vista, el nivel de frustración, aunque no desaparezca, sí que disminuye. Al ir acompañado por un profesional, el nivel físico va aumentando en función de la recuperación, el cuerpo es sabio y bajo una molestia, incluso las ganas de hacer deporte descienden.

Desde mi punto de vista, “sobrevivir” a un periodo en el que estás fuerte físicamente, sin lesiones, y sin embargo, por otras responsabilidades no puedes hacer el ejercicio que deseas, es más frustrante. Y esa frustración, si no la canalizas bien, puede afectarte a otras áreas. Cierto nivel de frustración suele derivar en enfado, irritación. Esta irritación, como no la canalicemos bien, puede hacer que respondamos de forma no adecuada a personas que no forman parte del problema. Incluso esa irritación puede afectarnos al descanso, al estrés, generándonos más distrés (aumenta el nivel de estrés “malo”).

¿Cómo podemos sacar el máximo rendimiento y automotivarnos, en una situación en la que no podemos entrenar debido a agentes externos? Compartiré con vosotros unas claves:

1. Vamos a ser lo más resilientes que podamos. ¿Qué quiere decir esto?, vamos a sacar la máxima ventaja, salir fortalecidos, a pesar de no poder hacer lo que nos gusta o nos apetecería hacer. Debemos saber reencuadrarnos. Es decir, salir de un momento emocionalmente intenso en negativo, para pasar a un estado de centramiento y concentración positiva. Es una cualidad que ha de entrenarse de la misma manera que una carrera, es decir, entrenar, entrenar, repetir y repetir. Una buena pregunta que podemos hacernos es la siguiente: ¿qué puedo aprender bajo este entorno, qué cualidades voy a desarrollar?, busca una frase que te sirva como propósito para esta situación en la que estás metido. Por ejemplo: “bajo esta situación estoy logrando dar más atención a mi familia, me necesitan y quiero darles calidad y calidez” o “es importante para mi rol profesional y mi mejora laboral dedicar la atención a este nuevo proyecto, para así lograr...”. Bajo una situación en la que tenemos que renunciar a algo que es muy importante para nosotros es muy importante que encontremos un propósito, un “personal why” como dicen los ingleses, y este propósito tiene que estar muy conectado con nosotros, ha de ser muy “egoísta”. Tienes que identificar algo que vayas a ganar bajo ese entorno distinto. Como no te permita obtener nada va a ser muy difícil que te automotives, o que encuentres sentido a renunciar a una actividad a favor de otra responsabilidad.

2. Busca indicadores mentales que te lleven a proyecciones limitantes a futuro. Esto quiere decir que el cerebro puede ser tu mayor amigo o tu peor enemigo. Sé consciente de tus proyecciones limitantes a futuro, qué cosas te dices en el diálogo interno. Por ejemplo: “siempre tengo que renunciar a lo que me gusta”, “no sé para qué hago esto si total es muy difícil que...”. Este tipo de proyecciones limitantes has de cambiarlas por mantras que te ayuden: “es temporal y quiero hacerlo para mi propio desarrollo”, “elijo poner foco en este área para conseguir a futuro...” “es mi elección para...”.

3. Gestiona tu cuerpo. Piensa que quizás no puedas hacer deporte al nivel de intensidad que estabas entrenado, pero sí puedes bajar la intensidad o buscar retos físicos. Por ejemplo, trata de ir andando a la oficina, y trata de hacerlo en menos tiempo cada día. Alquila una bici. Podemos introducir muchos niveles de deporte y de entrenamiento en nuestro día a día, sin tener que ponernos unos pantalones cortos. Respira profundamente y pon foco a través de los mantras positivos, cuando sientas que el nivel de frustración crece.

4. Pon fecha límite, y ten muy claro cuándo quieres que esta situación termine, e incluso como decía antes, establece diferentes niveles de deporte o de entrenamiento.

5. Comparte con tus seres cercanos cómo te sientes y busca ayuda. Quizás te estés planteando un escenario que no es real del todo, y al compartirlo te des cuenta de que puedes buscar colaboradores que te permitan descargar responsabilidad y poder dedicar tiempo a actividad deportiva.

6. Busca valores que te ayuden a realizar acciones, por ejemplo: familia, responsabilidad, colaboración, solidaridad. Busca acciones concretas para los valores que hayas elegido. Por ejemplo, si para mí es importante la familia, busco acciones concretas para poner en marcha teniendo en cuenta este valor, como tener una conversación con todos juntos mientras merendamos...

SOBRE EL AUTOR

Pedro Fernández López
Desarrollo de Cualidades Humanas para el Alto Rendimiento Profesional

www.desarrolloformidable.es



Siguenos en:

Tambien te puede interesar

¿Cómo encuentro mi ritmo perfecto de carrera?
Chema Martínez Pastor

¿De verdad vas a llegar a otra carrera sin saber a qué ritmo vas a correr? No tener un plan puede suponer, a veces no dar todo lo que tenemos en la piernas y, en otras ocasiones, ´reventar´ antes de tiempo. Por eso es buena idea que aprendas a marcarte un ritmo objetivo.

El calentamiento: cuánto y cómo
Tono Fernández

Es esencial para evitar lesiones, pero también para activar el cuerpo, pulsaciones, retrasar la fatiga y ganar confianza. No te saltes el calentamiento antes de una carrera o entrenemiento intenso.

Sub 40’ en 10k, ¿cumples los requisitos?
Tono Fernández

Es una barrera tanto psicológica, como física. Bajar de 40 minutos en 10 kilómetros es una hazaña complicada para muchos. Aunque estés cerca, cuesta alcanzar ese listón. ¿Cumples con los requisitos?

¿Qué hacer y qué no los días previos al maratón?
David Calle

El entrenamiento de un maratón son muchas semanas de esfuerzos y de sacrificios. Demasiado para lanzarlo por la borda en las últimas semanas, ¿verdad? Nuestro entrenador David Calle te cuenta los secretos para hacer la mejor aclimatación en los últimos días previos a la prueba.

Las mas vistas

Si vas a correr un Maratón, debes saber que...
Luis Miguel del Baño

Emociones, sentimientos encontrados, dolores, lucha contra uno mismo. ¡Los maratones son tantas cosas! Aquí tienes 42 puntos importantes que debes saber si vas a correr los 42 kilómetros.

La miel y el corredor. Propiedades y beneficios.
Leticia Garnica

La miel es un azúcar simple que aporta mucha energía, tiene propiedades antioxidantes y recuperadoras. Además, es barata y está deliciosa. Es, por tanto, como apunta la nutricionista Leticia Garnica en este artículo, un producto ideal para los corredores.

La parte psicológica de las lesiones
Yolanda Cuevas Ayneto

Uno de los aspectos a tener en cuenta en la práctica del ejercicio físico y del deporte son las lesiones sufridas siendo amateur o profesional. Las lesiones pueden provocar una retirada puntual de la práctica deportiva en unos casos o la definitiva en otros...

Cómo se realiza una prueba de esfuerzo
carreraspopulares.com

Es la mejor manera de descartar problemas cardíacos y conocer cómo está nuestro cuerpo para practicar cualquier deporte. Da igual la distancia que queramos correr o la intensidad con la que lo hagamos.