Consejos para correr con frío

Por Javier Serrano para carreraspopulares.com
El autor del vídeo-artículo, Javier Serrano, bien preparado para correr con frío y ofrecer sus consejos
El autor del vídeo-artículo, Javier Serrano, bien preparado para correr con frío y ofrecer sus consejos

Como los corredores somos muy perspicaces, nos hemos dado cuenta de que últimamente hace un frío que pela. Es que somos muy observadores, y nos hemos fijado que hay días que se nos congelan hasta las pestañas. Efectivamente, como cada año por estas fechas, el invierno no perdona, y hay días que atreverse a poner un pie en la calle es una verdadera heroicidad.

En estas circunstancias se comprueba el carácter de un runner. Algunos dudan, reducen la frecuencia de los entrenamientos, incluso los hay que guardan las zapatillas en el armario hasta que llegue la primavera y haga un poco más de calorcito. Todo es respetable, cada uno es muy libre de hacer lo que le parezca bien.

Pero al corredor de pura cepa no suele frenarle el frío, todos preferimos correr a 15 o 16 grados, pero si nos encontramos con 2 bajo cero, no tenemos por qué quedarnos en casa. Eso sí, conviene que sigamos unos consejos básicos para enfrentarnos a este tipo de entrenamientos.

Lógicamente, el frío condiciona mucho la actividad física. Como además los atletas somos propensos a resfriarnos a la mínima, el primer consejo es abrigarse adecuadamente: prendas térmicas, manga larga, mallas gorditas, sudaderas, gorro, guantes, braga. Cada uno debe saber cuánto abrigarse, a veces salimos excesivamente cubiertos y eso nos permite rodar calentitos desde el primer minuto, pero cuando el cuerpo empieza a generar calor, tanta ropa acaba por agobiarnos, y tampoco es eso; más vale pasar un pelín de frío los primeros minutos, aguantamos el tirón, y enseguida el esfuerzo nos hace entrar en calor y nos permite un entrenamiento más agradable.

El segundo consejo es empezar muy poco a poco. Los músculos sufren mucho con temperaturas frías, así que hay que calentar bien, sobre todo si pretendemos realizar un entrenamiento exigente —ritmos altos, o incluso series o cambios—, nada de ponernos a tope desde el primer metro, porque podemos sufrir una lesión muscular. Por otro lado, salimos de casa, donde uno está tan a gustito en el sofá, con la calefacción a tope, y nos ponemos a respirar un aire helado. Cuidado con ese contraste, porque nos puede hacer daño en garganta y pulmones. Lo dicho, hay que arrancar despacito y vamos metiendo intensidad poco a poco.

Más cosas: cuidado con el suelo resbaladizo, es muy habitual encontrar zonas con hielo. Asegurad bien dónde pisáis. Sobre todo si estáis entrenando fuerte, más vale que en las curvas y en el paso de bordillos u otros pequeños obstáculos aflojéis un poco para asegurar el apoyo, un resbalón puede provocar lesiones muy graves, fundamentalmente esguinces de tobillo.

Finalmente, una vez terminéis de correr, rápidamente hay que ir a cubierto, ponerse ropa seca o incluso darnos una ducha caliente. Es habitual que nos quedemos estirando o charlando con los compañeros de entrenamiento a la intemperie, y en esa situación nos enfriamos seguro. Primero hay que entrar en calor, nada de quedarse frío, y después ya estiramos y comentamos la jugada con los amigos.

En fin, que el frío no tiene por qué hacernos parar, ni mucho menos, pero sí que debemos tomar ciertas precauciones para evitar caer enfermos o lesionarnos.


Javier Serrano
Periodista, escritor y corredor popular
Autor del videoblog Running, cámara, ¡acción!

SOBRE EL AUTOR

Javier Serrano
Periodista, escritor y maratoniano


6.242

Articulos relacionados

Salud El frío y el corredor
Material deportivo Elegir zapatillas
Entrenamientos Consejos para debutar en triatlón (II)

También te puede interesar

Reportajes Correr en solitario vs. correr en grupo ¿Quién gana?
Reportajes Aplícate y compra un décimo por lo menos

Las más vistas

Entrenamientos Carrera y bicicleta, ¿son compatibles?
Nutrición La fruta y el corredor