Corriendo por los puertos míticos(XXXVII: Kallikratis, Creta, Grecia

Por Jorge González de Matauco para carreraspopulares.com - 20/04/2018

Segunda ruta por las montañas del corredor cretense. En esta ocasión, el lugar de partida para empezar a correr se halla alejado de Chora Sfakion y no he podido encontrar ningún taxi porque la mayoría de los conductores están trabajando en la recolección de la oliva. Así que no lo dudo y me pongo en marcha aun a riesgo de tener que correr demasiados kilómetros, confiando en que algo pasará. Y algo pasa. En Komitades, el primer pueblo que atravieso, al pie de la garganta de Imbros, un hombre me llama a gritos desde un café ofreciendo té, café y zumo de naranja. Tras enterarse de que busco un taxi para ir hasta Kapsodasos, a diez kilómetros de distancia, pone al volante de su coche a una mujer que parece una anciana y le ordena que me lleve previo pago de veinte euros, incluido el zumo, mientras despotrica contra los políticos que gritan en la televisión y que, según él, han llevado a la ruina a Grecia.

La ruta que me dispongo a emprender discurre entre las localidades de Kapsodasos y Kallikratis, nueve kilómetros de ida y otros nueve de vuelta. Los 5,5 kilómetros iniciales constituyen otro de los puertos míticos de Creta. Concentran casi treinta curvas de herradura (intenté contarlas pero me dispersé y perdí la cuenta) y, especialmente en su parte alta, permiten unas panorámicas sobrecogedoras sobre la monumental sucesión de lazadas de la propia carretera y sobre las montañas desnudas llenas de carrizo; unas vistas que alcanzan hasta el mar y el castillo de Frangokastello, construido por los venecianos para defender la isla de los ataques turcos. Durante el ascenso, que es duro y no permite correr demasiado, se percibe el sorprendente cambio de temperatura entre el bochorno y la humedad de las zonas cercanas a la costa y el frescor, casi frío en esta época del año, a una altitud de más de 700 metros. Como en Anápolis, la ausencia casi total de coches es otra de las características de esta estrecha carretera. Las brumas son habituales en la cima del puerto, como ocurre en esta ocasión, y la otra vertiente se muestra mucho más rugosa, dramática y misteriosa visualmente. Cinco kilómetros sin grandes descensos conducen hasta la aldea de Kallikratis, envuelta en la fragosidad rocosa del macizo montañoso. Es una aldea de ovejas, en la que los pastores toman las carreteras con sus rebaños y arrojan sobre la calzada la comida para los animales. Una aldea con algunas granjas dispersas en las que apenas viven una decena de personas y donde el tiempo parece haberse detenido. En todos los pueblecitos cretenses que ha atravesado la vida es extremadamente sencilla. Actividades tan tradicionales como pastorear, partir almendrucos, pescar o aporrear los olivos. Y si un corredor está cansado después de un segundo día con 24 kilómetros ya en sus piernas, el mayor problema que encontrará para hacer autostop será la escasez de coches en estas carreteras tan recónditas. Porque seguro que uno de los primeros vehículos se detendrá (en mi caso fue el quinto).

Cerca de Kallikratis, Asi Gonia puede ser un buen lugar para terminar el viaje. Es otra aldea de pastores sumergida bajo las montañas. Fue el lugar de nacimiento y de residencia de George Psychoundakis, el corredor cretense en cuyo honor he recorrido estas rutas. Y también el lugar donde está enterrado. Su retrato como un modesto pastor de cabellos rebeldes y ojos traviesos que no conocía el miedo a la hora de enfrentarse a los invasores y ayudar a su pueblo representa la esencia de Creta, una tierra áspera, corajuda, orgullosa, generosa y fieramente independiente que ha alumbrado a tantos de aquellos héroes (pallikari) que tenían su punto de partida en la compasión y la curiosidad.

SOBRE EL AUTOR

Jorge González de Matauco
Autor del libro “En busca de las carreras extremas“


ARTÍCULOS RELACIONADOS

POR CARRERASPOPULARES.COM

POR DRA NÚÑEZ MARTÍ

POR APOLO ESPERANZA




Tambien te puede interesar

Por qué la salida de las carreras se da con un disparo
carreraspopulares.com

Es uno de los métodos más usados para marcar el inicio de una carrera: un disparo de una pistola de fogueo. Aunque con mejoras y algunas variantes, el sistema es prácticamente el mismo que hace más de un siglo, cuando empezó a usarse.

Yo siempre corro rápido, ¿y qué?
Borja Martínez

Soy un corredor popular más. No de los mejores, pero tampoco se me da mal. Y aunque me gusta mucho salir a correr con amigos y compartir carreras no con ellos, cuando me pongo un dorsal quiero correr a tope, dar el máximo. ¿Es eso un delito?

Canciones para correr que no hablan de correr
Luis Blanco

Hay varias canciones icónicas para los corredores que suenan en muchas de las playlists durante los rodajes, los entrenamientos y las carreras. Canciones que, por una u otra razón, asociamos con correr o nos animan a ello. Sin embargo, la gran mayoría no lo son. ¿De qué hablan entonces?

Por qué Forrest Gump es un icono del running
Luis Blanco

Resulta curioso que tantos corredores se hayan identificado de forma tan profunda con una escena de una película que realmente no es sobre correr. Hablamos de Forrest Gump, un icono del running. ¿Por qué?

Las mas vistas

El reto de Kipchoge, anulado: el circuito del Ineos 1:59 estaba mal medido
carreraspopulares.com

El acontecimiento atlético más destacado del año queda invalidado. La organización del reto Ineos 1:59 ha anulado el intento de bajar de las dos horas en maratón de Eliud Kipchoge. La razón: el keniata corrió en realidad 42 kilómetros y 70 metros por un fallo de medición del circuito.

Mi fisio me hace mejor corredor
Mario Trota

Pero mi fisio hace mucho más que eso: me entiende, me soporta, me da consejos, me anima, me motiva y, sobre todo, aplaca mis ansias de correr cuando no puedo (o no debo) hacerlo.

El muro (I). Tipos de muro y causas
David Calle

El temido muro. David Calle nos cuenta porqué nos afecta y los tipos de muro que nos podemos encontrar en carrera.

El muro (II). El muro del maratón: agotamiento del glucógeno muscular
David Calle

Es el muro más temido, y el más frecuente. Cuando se nos agota el glucógeno muscular, poco tenemos ya que hacer. David Calle nos da la explicación fisiológica y maneras de intentar mejorar esa situación.