Crónicas desde Iten (VII): Más duros que el acero

Por Raquel Landín para carreraspopulares.com - 26/08/2016

Después de unos días de rodaje hoy vuelve a tocar visitar las pistas. Procuro desayunar lo justo, enseguida salgo hacia las pistas y quiero probar a hacer algo con Eva y su grupo.

Voy corriendo como todos a modo de calentamiento, a lo largo del camino ya me voy cruzando con algunos otros corredores, sigo por el césped hasta completar 20 minutos, igual que el resto, y luego me voy en busca del corralito de las chicas en la hierba para cambiarme las zapatillas y ponerme unas más ligeras, unas que pesan menos.

Es algo que los atletas hacemos siempre antes de las series. Se trata de hacerlas lo más rápido posible y por ello las hacemos con zapatillas de poco peso.


De aperitivo a las series

Entre calentamiento y series siempre acostumbro a hacer algo de técnica y algunas rectas para ir metiendo al cuerpo en faena, pero aquí no se andan con tonterías, o por lo menos estos días que yo he estado aquí. El entrenador les dice que deben hacer antes de las propias series, un 2000 haciendo 100 metros fuertes, 100 metros suaves, así que manos a la obra.

Esto se soporta bien, son solo 100 metros de apretar dientes, pero ya me agobio en el sentido de que no hago más que tragar la estela de polvo de tierra que el grupo levanta al correr rápido. Apartir del cuarto corredor ya una estela considerable y yo me coloco atrás del todo porque no quiero molestar, el polizón aquí soy yo.

Acabado, ahora el entrenador marca las series, 16x400 metros recuperando 100 metros suaves. Salgo con el grupo atrás del todo de nuevo y veo que la nube de polvo va a ser algo que no me va a dejar correr bien así que decido dejar la calle 1 (aunque aquí no están marcadas), abrirme lo más exterior posible y realizar lo que en un principio tenía marcado que eran cambios un poco más largos.

Me quedo atontada viendo como la gran mayoría de corredores solo apoyan en el suelo el metatarso para empujar hacia delante con ayuda de esos finos tobillos que parecen muelles.

Por lo menos ahora no respiro polvo pero de vez en cuando, cuando algún grupo de chicos me adelanta aunque sea por dentro y coincide con una ráfaga de viento, se me vuelven a llenar los ojos de tierra. Es algo muy incómodo, no sé cómo ellos y ellas ni se imutan, son más duros que el acero. ¿Cómo no van a ser los mejores por estadística sumando todos los factores y situaciones tan duras a las que se someten?

A mi no se me nota tanto porque mi color de piel es parecido al de la tierra pero a ellas que son de color negro, acaban todas con las piernas marrones rojizas de la tierra. Lo más curioso es cómo se limpian. Varias de ellas caminan hasta unas plantas y arrancan un montón de hojas. Son unas hojas muy grandes. Las reparten entre todo el grupo y empiezan a azotarse, así vuelven a su color natural de piel.


Las ovejas como espectadoras

El entrenamiento de hoy me ha gustado mucho y encima las ovejas estaban pastando por todos los lados. No éramos pocos y aparecen las ovejas. Suelen aparecer a partir de las 11 horas, ovejas por arriba, por el césped y por las calles. Pero lo gracioso es que no molestan a los corredores, no sé cómo lo hacen que a pesar de estar por la pista, no se llegan a cruzar nunca cuando el grupo tiene que pasar por ellas.

Y como si no hubiera habido bastante, ahora falta la vuelta a casa, menos mal que por lo menos hasta no pasar la primera cuesta que es de aupa, van andando.


Raquel Landín es atleta y entrenadora. raquellandin.es
Además, es autora del libro Alcanzando metas. Iten, donde se forjan campeones , donde puedes encontrar más historias sobre esta zona, su manera de entrenar, sus valores y su estilo de vida.

SOBRE EL AUTOR

Raquel Landín
Atleta y entrenadora

www.raquellandin.es



4.817

Tambien te puede interesar

Todas las excusas que quieras para no salir a correr
Mario Trota

Hay días en los que salir a correr me da mucha pereza. Muchísima. A veces me ocurre durante una semana completa. ¿Cuál es el debate interno entre mi “yo corredor” y mi “yo perezoso en esos momentos?

Beneficios menos conocidos de correr
Javier Ullé

Correr es una de las mejores maneras de mantenerse en forma. Es excelente para tu físico, pero, ¿qué otros beneficios aporta? Además de los muy conocidos como, por ejemplo, perder peso o combatir el estrés, correr tiene un buen número de beneficios y aspectos que contribuirán a que tengas una mejor salud. Algunos de ellos nos son tan conocidos.

Buscando motivaciones para entrenar en tiempos de coronavirus
Pedro Fernández López

En un momento en el que no se celebran carreras populares, que marcan muchas veces el objetivo de nuestros entrenamientos, ¿dónde y cómo encontramos la motivación? Pedro Fernández nos da algunas ideas.

Guía del corredor novato: la sonrisa, siempre puesta
Mario Trota

Corremos porque nos hace felices. Y si la felicidad es un estado de ánimo positivo y alegre, ¿por qué no vamos a sonreír cuando hay algo que nos hace sentir bien? Correr con la sonrisa puesta, de hecho, hará que ese sentimiento se amplifique.

Las mas vistas

Plan para correr 10k en menos de 60 minutos
Tono Fernández

Un plan para aquellas personas que ya corren, pero que quieren hacer una carrera de 10 kilómetros en menos de 1 hora.

Maratón: 42.195 m.: ¿de dónde viene esa extraña distancia?
Luis Miguel del Baño

42.195 metros. Una distancia extraña. La tenemos más que marcada y grabada en la mente, pero, ¿de dónde proviene la mítica longitud del Maratón?

Cruzar la meta del Maratón corriendo de lado, ¿cómo lo logró?
carreraspopulares.com

Federico Bruno hizo los últimos 7 kilómetros del Maratón corriendo de lado. Los calambres le atenazaron las piernas. ¿Por qué consiguió acabar de esa manera?

´Un entrenador personal te cambia la vida´
carreraspopulares.com

El cómico Leo Harlem encantado porque está cambiando su físico gracias a un personal trainer.