Desafiando a la lógica

Por carreraspopulares.com

Ocho medallas internacionales. Esta fue la cifra con la que Ruth Beitia (1 abril 1979) decidió dejar el atletismo en verano de 2012. La cuarta plaza en los Juegos Olímpicos de Londres fue el final de un camino con tres subcampeonatos continentales bajo techo (2005, 2009 y 2011) y un bronce de 2007, un subcampeonato mundial (2010) y un bronce (2006), un oro en los Juegos del Mediterráneo de Almería 2005, y el colofón fue el título de campeona de Europa en Helsinki 2012. Sin duda un palmarés más que destacado pero lo que nadie podía imaginar, ni tan siquiera ella misma cuando por fin volvió a patinar por su querido Santander, era que lo mejor estaba por llegar.

LO MEJOR LLEGÓ TRAS LA RETIRADA
Doblar el palmarés después de anunciar una retirada es tan poco usual como admirable. Puede ser que una vez desaparecida la presión competitiva y afrontando las competiciones como “un regalo”, libre, haya podido llegar más alto. Y es que desde aquel verano olímpico de 2012 cuando el listón le jugó una mala pasada y hasta el día de su 38 cumpleaños ha sumado otras ocho medallas. Ha doblado la cantidad pero, sin desmerecer en absoluto su primera etapa, lo mejor ha llegado en su segunda juventud.

La dupla inseparable que forma con su entrenador Ramón Torralbo ha sido una de las claves del éxito. Se conocen a la perfección y, como ella misma confiesa en todas y cada una de las entrevistas, “es mi 50%”. Batiendo todos los récords de longevidad ha ido año a año planteándose metas volantes. Sin volver a ponerse fecha de caducidad, ha ido superando listones hasta colocarse por méritos propios en el escalafón mas alto del atletismo español. En un país donde el fondo y el medio fondo son religión los números dictan sentencia: la mejor atleta de la historia es cántabra y salta altura.

DESAFIANDO LA GRAVEDAD
De los ocho metales que figuran en su segunda etapa solo hay un bronce, el tercer puesto del Campeonato del Mundo de Sopot 2014. Fue tercera bajo el techo de Polonia y todo lo demás han sido subcampeonatos y títulos. De hecho dos años después en Portland 2016 se colgó la plata mundial en invierno.

Su dominio continental está siendo insultante. Nunca antes una atleta europea había logrado proclamarse tres veces campeona al aire libre de forma consecutiva. Al oro de Helsinki 2012 hay que sumarle los logrados en Zúrich 2014 y el último de Ámsterdam 2016. Y es que Europa siempre le ha ido bien. La temporada invernal en nuestro continente ha sido en la que más podios ha pisado (6). Dos de ellos después de 2012 cuando fue campeona en Göteborg (2013) y recientemente logrando el subcampeonato en Belgrado 2017 en cuya final fue la única participante no nacida en los 90. El bronce del Campeonato del Mundo de Moscú 2013 es el único que ha colgado de su cuello hasta la fecha en un mundial al aire libre, pero la recompensa más grande le llegó en Brasil.

UN ORO PARA OLVIDAR FANTASMAS
Que los Juegos Olímpicos de 2012 supusieron un punto de inflexión en su vida personal y deportiva ya lo estamos viendo. Ese año marcó un antes y un después. Pero 2016 fue el año de quitarse espinas y dejar atrás fantasmas. En un concurso memorable aupó su propia leyenda al olimpo donde solo caben las mejores. En Río de Janeiro dejó atrás la frustración de haber rozado el podio con los dedos. Un oro de justicia y superando a las mejores sobre la pista. Aquella madrugada de agosto en España nunca se olvidará. En Brasil se consiguió la segunda presea para una atleta española en unos Juegos tras el bronce de María Vasco en Sídney 2000, y allí se consiguió hacer sonar por primera vez el himno español en honor a una atleta femenina en los más de 100 años de olimpismo moderno. Y como no podía ser de otra forma lo hizo sonar Ruth Beitia.

Campeona de Europa (Amsterdam 2016)



Campeona olímpica (Río de Janeiro 2016)



Síguela en:
Perfil RFEA
@Ruthypeich
Facebook


6.117

Articulos relacionados

Actualidad España se despide de Belgrado con cuatro medallas y 14 finalistas
Actualidad “Este ha sido mi último mundial”
Actualidad Todo sobre La Nucía 2019

También te puede interesar

Taldiacomohoy Rodrigo Gavela “El título nacional del 92 fue uno de los mejores días de mi vida”
Taldiacomohoy Tal día como hoy: Maratón Olímpico Estocolmo 1912

Las más vistas

Salud Cuando el cerebro en el maratón dice: ¡Basta!