El ‘postureo’, la segunda afición favorita de un corredor

Por May Luján para carreraspopulares.com

Kilómetros, superación, endorfinas, sentimientos positivos y, por supuesto, ¡postureo! Es parte del running. Entrenar, sí. Pero contarlo, también. Hacer una carrera y luego repetir 20 veces la misma historia, hacerse fotos, comprarse una camiseta fosforescente. Lo debemos reconocer, el postureo –un nuevo término que viene a expresar algo como ‘adoptar ciertos hábitos, poses y actitudes más por apariencia que por convicción’-, forma parte de nosotros. Porque, ¿qué sería de nosotros, los runners, si no pudiéramos contar nuestras batallitas? Eso sí, hay muchas maneras de hacer postureo practicando nuestra afición. ¿Con cuantas os veis identificados?

- La foto: imprescindible. Es la premisa básica del postureo runner. Hacerse una foto entrenando en un lugar recóndito para que tus amigos alucinen suma muchos puntos a esta moda. Pero también poner cara de esfuerzo máximo cuando vas a entrar en meta en una carrera y sabes que te están haciendo fotos, o poner una posturita tras la llegada, o hacerse una foto de equipo todos con la misma camiseta. Lo más de lo más es enviar una imagen desde el cajón de salida al chat familiar con un mensaje que exprese el enorme esfuerzo que estás a punto de protagonizar. ¿Quién no ha hecho alguna de estas? Hay quien, incluso, ‘whatsappea’ desde la propia carrera. Eso es nivel mítico.

- Con la vestimenta. Que si mallas de diseño de última generación, que si la camiseta del ultratrail más potente de Europa, que si unas zapatillas que van prácticamente solas de lo sofisticadas que son, una bandana molona, y así todas las variantes que queráis. Muchas veces vamos entrenando y se nos van los ojos hacia otros corredores por lo perfectamente equipados que van. Hay a quien no le falta ni un detalle. Y, por supuesto, no penséis que la persona que está fardando no sabe que le miran. Claro que lo sabe, ¡y le encanta!

- El resumen del entrenamiento. También de los postureos ‘TOP’ en el running. Existen numerosas aplicaciones para móvil que te miden la distancia, el ritmo o incluso te señalan el camino que has hecho en tu entrenamiento. Pues bien, por cada aplicación, existen decenas de miles (sí, ¡decenas de miles!) de resúmenes compartidos en grupos de Whatsapp o redes sociales. Y, si no, las fotos a tu pulsómetro con el resumen de carrera donde, misteriosamente, siempre se ve muy bien los kilómetros que has recorrido.

- Precisamente, las redes sociales. Son postureo en sí mismas. Si entras en el perfil de un corredor, lo comprobarás por todas partes. Desde la foto de perfil, la foto del fondo de pantalla o los propios post. Todo son mensajes indicando cuánto le gusta correr, lo bien que se siente, o cómo llegar a la cima del mundo zancada tras zancada. El día de ‘máxima audiencia’ en los perfiles de los runner suele estar entre el domingo por la noche y el lunes por la mañana. Ahí es cuando más batallitas se cuentan.

- Las frases motivadoras. ‘Correr duele, pero no correr duele más’ , ‘La vida te pone dificultades, los límites los marcas tú’, o los famosísimos ‘No pain, no gain’ o ‘Si quieres ganar, corre 100 metros. Si quieres experimentar la vida, corre maratones’. Esta última es del célebre Émil Zátopek, pero buena parte de las frases vagan por los muros de Facebbok, las camisetas de los runners o el mismo boca a boca, siendo muy complicado determinar su autoría real. Hemos de reconocer que nos encanta este tipo de motivación, y que además es muy positivo, ya que se trata de generar buen rollo y ganas de salir a comerse el mundo.

- Las batallitas. En el aperitivo, en la comida, cuando te juntas con un cuñado o con tu amiga en el trabajo. Nos debemos dar cuenta, hay historias de carreras que las hemos contado miles de veces. Y, además, no nos gusta contarlas del todo mientras entrenamos. Nos gusta más contarlas después, en otros contextos. Somos irremediables.

Eso sí, siempre, todo, con cabeza, incluso el postureo.

SOBRE EL AUTOR


Tambien te puede interesar

Las cuatro vidas de Ramiro Matamoros
Luis Blanco

Correr ha marcado la vida de Ramiro Matamoros. Aunque se podría decir que correr, en realidad, le ha deparado cuatro vidas diferentes. Que demuestran que siempre hay que confiar en las segundas oportunidades. Es lo que hemos aprendido leyendo el libro ´Con los pies sobre el Asfalto´.

El primer gran atleta de la historia
Luis Blanco

Corredor y saltador, se convirtió en el primero en ganar dos de las principales pruebas atléticas de los Juegos de la Antigua Grecia durante tres citas seguidas. Esta es la historia de Chionis de Esparta.

¿Por qué corremos?
Miguel Ángel Ruiz y Borja Pérez

¿Vives para correr? ¿Corres por salud?, ¿por socializarte? Existen tantos tipos de corredor como motivos que nos impulsan a correr. Aquí te planteamos unos cuantos. Pero seguro que conoces muchos más.

Por qué la salida de las carreras se da con un disparo
carreraspopulares.com

Es uno de los métodos más usados para marcar el inicio de una carrera: un disparo de una pistola de fogueo. Aunque con mejoras y algunas variantes, el sistema es prácticamente el mismo que hace más de un siglo, cuando empezó a usarse.

Las mas vistas

Mi fisio me hace mejor corredor
Mario Trota

Pero mi fisio hace mucho más que eso: me entiende, me soporta, me da consejos, me anima, me motiva y, sobre todo, aplaca mis ansias de correr cuando no puedo (o no debo) hacerlo.

Entrenamientos en cuestas
Tono Fernández

Las cuestas mejoran nuestra fuerza, resistencia y capacidad aeróbica. Introducir cuestas una vez a la semana, nos reportará cosas positivas en nuestras carreras y entrenamientos. Hay muchas maneras de hacerlo.

El muro (I). Tipos de muro y causas
David Calle

El temido muro. David Calle nos cuenta porqué nos afecta y los tipos de muro que nos podemos encontrar en carrera.

El muro (II). El muro del maratón: agotamiento del glucógeno muscular
David Calle

Es el muro más temido, y el más frecuente. Cuando se nos agota el glucógeno muscular, poco tenemos ya que hacer. David Calle nos da la explicación fisiológica y maneras de intentar mejorar esa situación.