¿Mañana o tarde? ¿Cuándo rendimos más entrenando?

Por carreraspopulares.com

La dura vida diaria de los corredores populares (especialmente la vida laboral), hace que la mayor parte de nosotros estemos obligados a entrenar por la tarde. Tras el trabajo, los estudios o nuestras ocupaciones le robamos unos minutos a nuestra vida familiar y nos escapamos a entrenar. Pero, ¿rendiríamos más si entrenáramos por las mañanas? De hecho, casi todas las carreras populares tienden a ser por las mañanas, ¿lo hacemos mal entrenando por las tardes?

Bueno, no te preocupes demasiado por esta cuestión. Lo importante es que entrenes bien, no tanto cuándo lo hagas. Ambos horarios tienen pros y contras con una explicación fisiológica.

Entrenamientos matutinos

En general, las temperaturas son más bajas, lo que en España quiere decir que son mejores para correr, salvo un par de meses al año en determinadas zonas. Vienes del descanso absoluto. Esto quiere decir que, por una parte, tu cuerpo estará con menos carga y preparado para la actividad, aunque, bien es cierto, que igual aún está un poco inactivo y le cuesta arrancar. Las reservas de energía pueden estar algo mermadas, con lo que es ideal que desayunes algo ligero. Mentalmente siempre te puede venir bien pensar que a primera hora ya tienes el trabajo hecho.


Entrenamientos vespertinos

Generalmente por la tarde tu cuerpo estará más activo, más preparado para la acción. Bien es cierto que vendrás de una jornada laboral o de otras actividades que te habrán cansado, pero tu reloj biológico estará funcionando a pleno rendimiento por la tarde. Mentalmente entrenar por la tarde sirve para evadirse delas obligaciones que podemos dejar atrás. Generalmente se consiguen mejores marcas por la tarde que por la mañana, aunque esto depende mucho de otros factores.

Sistema simpático y parasimpático

Buena parte de la explicación sobre la actividad de nuestro cuerpo la encontramos en estos dos sistemas, ambos dependientes del sistema nervioso autónomo.

El sistema simpático es el que nos activa, nos mantiene alerta y nos sirve de protección. Regula muchas actividades involuntarias como la sudoración, el aumento de latidos o el reflejo de huir ante un peligro.

El sistema parasimpático es el contrario, el que regula nuestras funciones de descanso y actúa cuando estamos en reposo o durmiendo.

Atendiendo a esta explicación, si entrenamos muy pronto por la mañana, quizás nuestro sistema simpático no esté aún del todo activo y no demos lo mejor de nosotros mismos, que llegue cuando estemos del todo activos.

Ah, y lo de que las carreras populares sean casi siempre por la mañana, es, básicamente una cuestión logística: si vas a paralizar media ciudad, hazlo un domingo por la mañana que es el momento de menor actividad.


11.794

Articulos relacionados

Nutrición La alimentación en la semana previa a una Media Maratón
Nutrición Carreras nocturnas: después de correr, ¿hay que cenar?
Reportajes Consejos para carreras nocturnas

También te puede interesar

Entrenamientos ¿Por qué llevar un diario de mis entrenamientos?
Entrenamientos MINIMALISMO (Cap. 3) La transición hacia el minimalismo (Cont.)

Las más vistas

Salud ¿Dolor en el glúteo? Síndrome del piramidal o falsa ciática.
Salud Fatiga tisular: ¿por qué debes fortalecer tus tobillos?