Las tentaciones del corredor

Por Mario Trota para carreraspopulares.com
Las tentaciones del corredor popular
Las tentaciones del corredor popular

Son muchas y variadas. Y no todas tienen que ver con la alimentación, que es lo que muchos estáis pensando tras leer el titular. Como corredor popular experimentado, he tenido sensaciones de todo tipo y he pasado por etapas bien diferentes. Este deporte requiere cierta disciplina y constancia si quieres mantener un estado de forma aceptable (aunque sea para acabar una carrera o salir a rodar un rato). Pero las tentaciones están en cada esquina. Y no sólo las que pueden hacernos retroceder en nuestro trabajo de entrenamiento y perjudicar a nuestro rendimiento por pereza o gula. También esas que nos pueden llevar a una lesión o un sobreentrenamiento.

He identificado algunas de esas tentaciones del corredor popular:

-La comida. Está claro, es la más evidente. Para correr mejor tenemos que estar en el peso adecuado, y eso es difícil si, como corredores populares que somos, no nos tomamos el deporte como un trabajo. La resistencia a la tentación es menor. Puede ser un dulce o una comida con altos niveles de grasa. A todos nos gusta darnos un capricho de vez en cuando. El problema es que se nos presenta la oportunidad demasiadas veces. Y claro, uno no es de piedra. Solemos consolarnos pensando eso de: “bueno, mañana corro una horita y lo quemo”.

-La bebida. La que tiene alcohol. O la que no lo tiene pero sí altas cantidades de azúcar. En el caso de los corredores, la primera opción suele asociarse con la cerveza. Los que somos muy populares tenemos esa bebida como un aliciente, una motivación para correr. La “cervecita” de después de correr entra muy bien, sobre todo en verano. El problema es cuando en otras circunstancias, saliendo con amigos, por ejemplo, te encuentras con el preciado brebaje de cebada y lúpulo en cada bar dejando en su espuma un mensaje que dice: “tómame, no te pasará nada; total, mañana corres unos kilómetros y lo quemas”.

-El sofá. Ese mueble tan traicionero. Te engulle y no te deja levantarte. Tú quieres dar un salto, ponerte las zapatillas y salir a hacer el entreno que te toca. Pero no. Te dice: “quédate un poco más, que estás muy cómodo”. Y tú piensas: “vale, un poco más, veo otros 5 minutos del episodio y me levanto”. Al final acabas viendo 4 capítulos enteros. Y ya se te hace tarde. Y luego toca sentirse mal. Bueno, al menos has hecho “series”.

-Las carreras. Si, las carreras. Nos gustan y uno de los objetivos de entrenar y correr para muchos es poder participar en ellas. Pero todos sabemos que no debemos apuntarnos a muchas o a cierto tipo de carreras. O bien porque no estamos preparados, o porque tenemos un calendario demasiado ocupado de eventos deportivos. ¿Cuántas veces nos hemos apuntado a una carrera tras ver un anuncio en una web o después de que un amigo nos la haya recomendado? Sin tenerla planificada y, lo peor, sabiendo que no encaja en nuestro plan de entrenamiento o que nuestro bolsillo va a quedar ya muy perjudicado con el pago de tanta inscripción.

El extremo es cuando te dejas “liar” por los ‘colegas’ corredores para hacer una prueba demasiado exigente para ti, de una distancia que te puede quedar grande o en un terreno que no dominas. El mayor peligro es entrar en esa conversación después de otra carrera y con unas cervezas sobre la mesa. Estás perdido. Muchos se han apuntado así de manera un tanto inconsciente a un su primer maratón, su debut en un ultra o su estreno en una carrera de montaña cuando ni siquiera han pisado una pista de tierra.

SOBRE EL AUTOR

Mario Trota
Corredor popular


1.715

Articulos relacionados

Nutrición La nutrición deportiva y los suplementos que necesitas para mejorar en Endurance
Reportajes Guía del corredor novato: lo que puedes encontrar en un avituallamiento
Reportajes Guía del corredor novato: la ropa para correr

También te puede interesar

Reportajes Los peores consejos para runners (aunque bien intencionados)
Reportajes Correr en solitario vs. correr en grupo ¿Quién gana?

Las más vistas

Entrenamientos ¿Cuándo fracasa un deportista amateur?
Salud Prueba de esfuerzo