Sólo tienes que buscar ese “tam, tam”

Por Chema Martínez Pastor para carreraspopulares.com

¿Cuánto llevas corriendo? ¿Crees que correr es fácil? ¿Te pierdes muchas veces por estar pendiente de ritmos de entrenamiento, series, descansos...? ¿Te preocupa tu nivel de ácido láctico, tu VO2, estás pendiente de si tu GPS mide más o menos metros en cada carrera?

Olvídate de todo. Correr es lo más fácil del mundo.

Correr tiene algo que, como deporte, sólo le ocurre a la natación, al remo y al ciclismo. Es, con permiso de estas otras disciplinas, el deporte más musical que existe. Sólo hay que seguir el ritmo. No hay que lanzar balones, ni concentrarse en la puntería o en los movimientos de tus compañeros. Simplemente, te tienes que poner tu canción al empezar a correr y bailar mientras dure. Y durará tanto como tú quieras. Busca el ritmo, busca ese “tam, tam”.

¿No te ha pasado?

Seguro que te ha pasado, muchas veces es muy sorprendente. Pero es muy fácil de explicar. De repente, un día, al acabar de entrenar, tienes una canción en tu cabeza. A veces será “Paquito el chocolatero” y otras veces “Highway to Hell”. El caso es que la cantas, pero con toda seguridad sabes que no la has escuchado corriendo. ¿O sí? Lo que ha pasado es que el ritmo de tus pasos te ha recordado, sin quererlo y desde lo más profundo de tu subconsciente, a esa canción. Porque tiene exactamente el mismo ritmo que tus pasos corriendo. Ese “tam, tam”.

Si no te ha pasado, un día haz la prueba. Se trata de reducir la carrera a lo más básico que existe: tus pasos. Puedes correr sin saber tu velocidad, sin conocer las calles por las que pasas, hasta podrías correr sin ver lo que hay a tu alrededor. Pero no puedes correr sin sentir los pasos. También la técnica da igual, si tus pasos son más cortos o más largos, si corres pendular o circular. Todo eso ayuda, vendrá luego. De lo que no te puedes olvidar es de tus pasos. Tam, tam. Uno después de otro. Y siempre el mismo intervalo entre cada uno. Escucha. Tam, tam.

Lo más básico, lo más primario. Una vez lo tengas dentro, puedes preocuparte de todo lo demás. Si levantas más o menos la rodilla en el ciclo anterior de carrera. Si estás yendo 2 ó 3 segundos por encima de tu ritmo o de si podrá o no superar esa cuesta que tienes por delante. Parece fácil, ¿verdad? Inténtalo el próximo día que bajes a correr y, si te apetece, cuéntanoslo por redes sociales.

¿Has encontrado tu “tam, tam”?

SOBRE EL AUTOR

Chema Martínez Pastor
Corredor Popular


2.381

Articulos relacionados

Entrenamientos ¿Hacer series y no morir en el intento? ¡Se puede!
Reportajes La música y el corredor (1)
Salud RECUPERACIÓN POST-MARATÓN

También te puede interesar

Reportajes El corredor cervecero
Reportajes Corriendo por los puertos míticos(56): Teide, Tenerife

Las más vistas

Salud La importancia de la hidratación en el deporte a altas temperaturas