¿Y si no podemos participar en una carrera en mucho tiempo?

Por Borja Martínez para carreraspopulares.com
El confinamiento por el coronavirus está siendo nuestra peor lesión
El confinamiento por el coronavirus está siendo nuestra peor lesión

El confinamiento por el coronavirus está siendo mi peor ‘lesión’. Es cierto que en esta ocasión sí que puedo hacer deporte en casa casi todos los días. No he estado varias jornadas seguidas parado sin hacer nada. Pero han pasado 40 días desde la última vez que salí a correr, un par de jornadas antes de que se decretase el estado de alarma. La vez que más tiempo había estado sin correr por una lesión fueron exactamente 35 días.

Después de aquella lesión mi regreso fue muy progresivo. Primero saliendo apenas 15 minutos suaves, por superficies como hierba o tierra. Luego ampliando el tiempo y la intensidad, fortaleciendo muscularmente para evitar recaídas y conteniendo mis ganas de salir a galope cada vez que ponía el pie en la calle. Tardé varias semanas más en poder correr en condiciones y las molestias no reaparecieron.

Entonces, fijarme un objetivo me ayudó a ponerme en forma. Una vez que la lesión estaba superada, intenté volver a ser el corredor que era antes. Me planteé prepararme para una carrera de 10 kilómetros y entrenar para hacer una marca modesta, pero toda una victoria para alguien que había salido de una lesión complicada como la mía.

Tras aquella carrera me puse otro objetivo: acercarme a las marcas que tenía antes de la lesión y preparar una media maratón, porque hacía mucho que no participaba en una. Con calma, pero sin pausa, siguiendo los consejos de mi entrenador y de mi fisio, lo fui consiguiendo. Todo salió bien.

La ausencia de carreras populares nos obligará a buscar otros objetivos
La ausencia de carreras populares nos obligará a buscar otros objetivos

Muchos meses sin dorsal

Las cosas, ahora, son diferentes. Primero, porque aún no sé cuándo podré volver a salir a correr. ¿Será a principios de mayo? ¿A mediados? En realidad, cuando nos lo permitan y en las condiciones que nos exijan. No queremos correr en la calle si no es seguro para nosotros o para los demás. Pero quiero pensar que en algún momento, no muy lejano, podamos hacerlo. Esta pesadilla acabará en algún momento.

En segundo lugar, aunque no regrese de una lesión, mi rendimiento deportivo y mi estado de forma como corredor se habrán reducido de forma considerable. Por mucho que pueda hacer ejercicio en casa, y que ello me ayude a que no tenga que en empezar de cero, no será suficiente. Además, no tengo cinta de correr ni bici ‘indoor’, algo que pasa a muchos como yo. Así que me temo que las primeras veces que corra en la calle mi cuerpo no aguantará muchos kilómetros ni ritmos altos.

Pero la mayor incertidumbre está en cuándo podremos volver a participar en carreras populares. No soy ningún experto, pero me temo que ni siquiera ellos saben aún cuándo podrán permitir que se celebren actos deportivos multitudinarios. Entre el colectivo de corredores nos tememos que pasarán muchos meses para eso.

Así que, plantearnos una carrera como objetivo para motivarnos o porque nos apetece sentir esa sensación tan especial de cruzar una meta otra vez, no va a ser posible durante bastante tiempo. En realidad, teniendo en cuenta lo que está ocurriendo y la gravedad de la pandemia de coronavirus, lo de participar en una carrera es lo menos importante. Lo añoro, pero no sufro tanto pensando en que pasará mucho hasta que vuelva a llevar un dorsal.

En realidad, ahora lo relativizamos todo mucho más y hasta correr, sin más, ha pasado a un segundo plano. No me malinterpretéis, me apetece mucho ponerme de nuevo las zapatillas y salir a trotar. Pero hay cosas más importantes en la vida.

Cambio de objetivos

Así que cuando pueda hacerlo de nuevo, mis objetivos serán otros. No pensaré en la próxima carrera. Pero para sentirme vivo y bien haré dos cosas. En primer lugar, trataré de disfrutar más del simple hecho de correr. Exprimiré al máximo esa sensación de libertad y alegría que nos da esta actividad física.

Y en segundo lugar, mis objetivos para ponerme en forma serán aquellos del principio: hacer la vuelta al barrio en menos tiempo que el día anterior, correr más rápido hasta el árbol del final del camino, o hacer un par de kilómetros más la próxima vez. Será como cuando empecé a correr por primera vez.


6.694

Articulos relacionados

Entrenamientos ¿Cuántos días a la semana es recomendable entrenar?
Salud Decálogo para conseguir nuestros objetivos runner
Material deportivo ¿Las zapatillas de correr te hacen daño? El truco está en los cordones

También te puede interesar

Reportajes Las 6 grandes maratones del mundo
Reportajes Los peores consejos para runners (aunque bien intencionados)

Las más vistas

Entrenamientos Métodos de entrenamiento de la resistencia (VII): método de competición
Actualidad Descalifican al ganador del Maratón de Viena