¿Y si no tengo un objetivo?

Por Chema Martínez Pastor para carreraspopulares.com

No hay nada que nos haga motivarnos más que el tener un objetivo a la vista. Un aliciente que nos haga superar la barrera que a veces nos dificulta ponernos las zapatillas y cruzar el umbral de la puerta para salir a correr. El atletismo popular es nuestro deporte y nos encanta, pero hay que reconocer que en ocasiones es difícil motivarse. Más si se ha tenido un día duro de trabajo o si hace mal tiempo fuera... Los condicionantes externos a veces son un obstáculo que cuesta superar.

Además, tener objetivos como runner nos hace mejorar. El entrenamiento para nuestra primera media maratón, intentar correr un 10K un poco más rápido, acompañar a ese amigo a superar la distancia del maratón... hay muchos objetivos que nos podemos poner y que suponen tener un plan de entrenamientos, que marcará nuestras salidas a correr durante varios meses. Si además tienes un entrenador que siga tus entrenamientos, tendrás a alguien que te ayudará en todo el proceso y que hará el camino más fácil.

Es normal, cuando has acabado una carrera que tenías marcada en el calendario, sentir un “vacío” y que las siguientes semanas cueste un poco más motivarse para calzarse las zapatillas. Puede que notemos que nos cuesta correr más que antes, que tenemos un ritmo más bajo de lo que estábamos acostumbrados.

¿Cómo solucionarlo? Hay muchos corredores que encadenan una carrera con otra, que no han acabado un reto cuando están pensando en el siguiente. De esta manera, siempre están con ese “puntillo competitivo”y no notan ese bajón anímico. Sin embargo, no todos tenemos esa fuerza de voluntad y además, nuestro cuerpo y nuestra mente se merecen un descanso.

Tener objetivos está muy bien y es una parte muy importante de nuestra afición. Pero si queremos que, como afición, nos dure mucho tiempo, tenemos que aprender a correr sin pensar en objetivos o en carreras por venir. Simplemente, tenemos que ser muy conscientes de qué beneficios nos aporta correr, qué cosas nos hacen sentir bien, y disfrutar de cada zancada por sí misma. Correr es un deporte maravilloso por sí mismo. Si estás de “bajón” porque has acabado tu reto del año, piensa en los beneficios que tiene no entrenar para cumplir con un objetivo:

Puedes aprovechar para hacer otros deportes
Puedes aprovechar para hacer otros deportes

- No tienes que madrugar o que correr un número de horas obligatoriamente.
- Si un día no te apetece correr, no tendrás remordimientos por haberte saltado el plan.
- Puedes hacer más planes que no sean correr. Es momento de ver esa película en el cine que llevas tanto tiempo queriendo ver.
- Puedes quedar con tus amigos “no runners”.
- No pasa nada si te saltas un día la dieta. ¿Cuánto hace que no te tomas una hamburguesa?
- Puedes aprovechar para practicar otros deportes.

Y para ti, ¿cuáles son los beneficios de no entrenar para una carrera?

SOBRE EL AUTOR

Chema Martínez Pastor
Corredor Popular


8.226

Articulos relacionados

Entrenamientos Repite conmigo: esta temporada voy a mejorar mi marca en 10K
Reportajes 10 Consejos para preparar un maratón
Entrenamientos La semana de la competición

También te puede interesar

Entrenamientos ¿Por qué llevar un diario de mis entrenamientos?
Entrenamientos MINIMALISMO (Cap. 3) La transición hacia el minimalismo (Cont.)

Las más vistas

Salud ¿Dolor en el glúteo? Síndrome del piramidal o falsa ciática.
Salud Fatiga tisular: ¿por qué debes fortalecer tus tobillos?