Cómo vencer a la timidez en tu grupo de running

Por carreraspopulares.com - 15/01/2019

Llámalo timidez o instinto de supervivencia. O simplemente, que cuando llegamos por primera vez a un lugar donde no conocemos a nadie, no solemos ser los que más participamos, manteniéndonos en un discreto segundo plano. Pero a todos nos ha pasado. En el caso de un grupo de running, siempre hay una primera vez en la que nos hemos puesto las zapatillas y nos hemos lanzado a la calle en compañía de personas que no conocemos todavía. Sin embargo, la mayoría de la gente que empieza con un grupo de running no puede dejarlo porque se engancha. Acabamos por sentirnos tan a gusto en un grupo de corredores que no queremos alejarnos de ellos, y se convierten en nuestros mejores amigos. Pero claro, eso no pasa el primer día.

El primer día que empezamos con un grupo de running no es que sea traumático, pero hay que superarlo. Ser los nuevos en un grupo donde casi todos posiblemente ya se conozcan entre ellos puede ser difícil. Por eso te damos unos consejos para que “sobrevivas” a ese primer día:

Confianza.Lo primero de todo, mentalizate y no te pongas tú mismo la primera barrera. En un grupo de running hay gente de todos los niveles. Tanto si eres principiante como si llevas tiempo corriendo, vas a encontrar a alguien que esté a tu nivel. Y, en el caso de que todos corran un poquito más que tú, nadie te va a juzgar por ello. Al contrario, vas a encontrar gente dispuesta a ayudarte y hacer más fácil tu entrenamiento. Lo lógico es encontrarte un entrenador que apoya a los más rezagados. Si es tu caso, no te sientas menos que nadie, piensa que todos estáis allí para mejorar, cada uno desde su propio nivel.

... pero no te pases de confianza. Otra cosa que no queda muy bien en tu primer día es que intentes ganarles a todos. Incluso aunque “puedas” con ellos, no parece muy buena idea llegar a un grupo nuevo y querer marcar territorio llegando por delante de los demás en las series. Lo más positivo será permanecer en el grupo mientras evalúas el nivel que tienen todos. Si empiezas mostrando un nivel muy competitivo, puedes generar una mala primera impresión.

Interésate por los demás. Preguntar a tus compañeros por sus carreras, próximos retos o experiencia es una excelente forma de establecer una primera relación con el grupo. Siempre causa mejor impresión una persona que pregunta cosas a los demás que aquellos que quieren contar su experiencia antes incluso de que les pregunten. Poco a poco, irás conociendo a tus compañeros, y descubriendo con quién tienes más afinidad.

... pero no seas pesado. Claro que estar preguntando todo el día a los demás no genera una conversación muy equilibrada. Cuenta cosas sobre ti (intenta no presumir demasiado), comparte tu experiencia con los demás y así generarás confianza en ellos.

Cuidado con los chistes. Los que se pasan de graciosetes no suelen dar muy buena primera impresión. Un chiste inofensivo a tiempo puede ayudar a romper el hielo. Hacer gansadas todo el tiempo puede llegar a molestar. Mide los tiempos y, si no ves que el grupo haga cierto tipo de bromas, no las hagas tú. Por ejemplo, reírse el primer día si el entrenador o entrenadora se tropieza no es una forma de caer bien a los demás, salvo que veas que el ambiente del grupo favorece ese tipo de bromas.

Llevar tu propia música: totalmente prohibido Aunque te ayude cuando corres en solitario, ni se te ocurra llevar auriculares que te puedan aislar del resto. Aunque no se te ocurra una conversación, es mejor correr en silencio al lado de los demás que estar a nuestro aire. Para eso no nos hemos apuntado a un grupo de running.

Poco a poco, ir conociendo a los integrantes del grupo te dará mucha más confianza. Por eso es importante dar una buena primera impresión e ir ganándose la confianza. Muestra tu simpatía, generosidad y humildad, sobre todo en tu primer día, y tendrás gran parte del camino recorrido. Y que quede claro: te vas a enganchar a tu grupo de running ¡y lo sabes!



Tambien te puede interesar

Por qué Forrest Gump es un icono del running
Luis Blanco

Resulta curioso que tantos corredores se hayan identificado de forma tan profunda con una escena de una película que realmente no es sobre correr. Hablamos de Forrest Gump, un icono del running. ¿Por qué?

El coleccionista de carreras
Mario Trota

Hoy os vamos a hablar de un corredor muy particular. Es un tipo de runner que todos conocéis. En todos los grupos de entrenamiento o de amigos que corren hay uno más o menos con las mismas características. O varios. Es el coleccionista de carreras.

Consejos para correr sobre nieve y ambientes fríos
Apolo Esperanza

Correr o entrenar por la nieve puede ser una experiencia interesante, pero debemos tener en cuenta algunos aspectos importantes. Apolo Esperanza, corredor y aventurero nos cuenta su experiencia.

Cuatro juegos para animar a tus hijos a que corran
Chema Martínez Pastor

Si quieres que tus hijos se aficionen a correr, tienes que, primero, hacer que se interesen por el deporte. Si intentas que entrenen como un adulto será más difícil que entiendan el running como un deporte para ellos. Te sugerimos algunas formas de hacerles correr sin darse cuenta.

Las mas vistas

El reto de Kipchoge, anulado: el circuito del Ineos 1:59 estaba mal medido
carreraspopulares.com

El acontecimiento atlético más destacado del año queda invalidado. La organización del reto Ineos 1:59 ha anulado el intento de bajar de las dos horas en maratón de Eliud Kipchoge. La razón: el keniata corrió en realidad 42 kilómetros y 70 metros por un fallo de medición del circuito.

Mi fisio me hace mejor corredor
Mario Trota

Pero mi fisio hace mucho más que eso: me entiende, me soporta, me da consejos, me anima, me motiva y, sobre todo, aplaca mis ansias de correr cuando no puedo (o no debo) hacerlo.

El muro (I). Tipos de muro y causas
David Calle

El temido muro. David Calle nos cuenta porqué nos afecta y los tipos de muro que nos podemos encontrar en carrera.

El muro (II). El muro del maratón: agotamiento del glucógeno muscular
David Calle

Es el muro más temido, y el más frecuente. Cuando se nos agota el glucógeno muscular, poco tenemos ya que hacer. David Calle nos da la explicación fisiológica y maneras de intentar mejorar esa situación.