Disfruta del running a pesar de la alergia

Por carreraspopulares.com - 02/04/2018

¡Llega la primavera! La estación del cambio de hora, de los días más largos y de los parques y jardines a nuestra disposición para hacer nuestros entrenamientos más agradables. Y la estación del polen, en todas sus versiones. De los estornudos y de las narices rojas.

¿Sufres de alergia? Mejor dicho: ¿sufres de alergia y de adicción al running? Estos días pueden ser un poco más difíciles para aquellas personas que disfrutamos de la carrera al aire libre pero tenemos alergia a algún tipo de polen o de flores. ¿Qué puedes hacer estos días? Es un verdadero fastidio que, al mismo tiempo, tengamos un tiempo que nos permita salir a correr, pero por otro lado sea ese tiempo el que no dificulte el hacerlo.

Precauciones al correr si tienes alergia

Según la Fundación BBVA en su web [ Libro de las enfermedades alérgicas ] explica que el origen de las alergias son, por una parte, una predisposición genética unida a unos factores ambientales que la desencadenan. Un niño con madre o padre alérgicos tiene un 50% de posibilidades de desarrollar la alergia. Si son los dos, un 70%. Sin embargo, destaca la Fundación BBVA: “no se nace alérgico, se tiene una predisposición genética y en función de los factores ambientales la persona se hace alérgica a determinadas sustancias con capacidad de producir una respuesta inmunológica de hipersensibilidad y posteriormente alergia.”

El tipo más común de alergia es la rinitis alérgica, que en menor o mayor medida, afecta al 25-30% de la población en países desarrollados. Esta es la modalidad que más nos puede hacer sufrir en primavera, ya que los alérgenos más comunes son los pólenes (gramíneas, árboles y maleza), los cuales están más presentes en el aire estos días.

Si sabes a qué tipo de pólenes tienes alergia, lo tendrás un poco más fácil, ya que puedes estudiar en qué recorridos tienes menos presencia de cada uno de ellos y así hacer un recorrido más óptimo en el que no te cruces con tus “nuevos enemigos”. Si no conoces a qué puedes tener alergia, el consejo es que estés muy pendiente en cada salida. Trata de identificar en qué lugares la alergia te “ataca” con más fuerza, para evitarlos estos días. Si tu alergia tiene origen en un árbol, es mejor correr al final del día, ya que la concentración de polen es mayor por la mañana.

Después de una lluvia o nevada el aire estará más limpio también. Así mismo, si tienes alergia al moho, al final del día encontrarás que hay menos concentración, porque el sol ha tenido tiempo de secar el terreno un poco más, siendo el moho más presente en superficies mojadas. En este caso, correr después de una lluvia no es una buena idea.

Antes de salir a correr, puedes consultar en Internet los niveles de concentración de los pólenes en tu ciudad, con ayuda de webs meteorológicas o especializadas, como la web de [ eltiempo.es ], donde indica con bastante fiablidad este hecho.

Nuevos pólenes

Según la Fundación BBVA, el cambio climático y la polución de las ciudades no son un buen aliado, ya que se ha aumentado una incidencia mayor de la alergia a pólenes de invierno como las cupresáceas (ciprés y arizónicas). Por otro lado, se ha descubierto que la contaminación (especialmente las partículas que emiten los motores diesel) potencian la alergenicidad de ciertos pólenes.

A pesar de tenerlo un poco más difícil, te animamos a que no dejes de salir a correr por culpa de la alergia. Planifica tu entrenamiento, intenta hacerlo en las horas en que haya menos concentración en el aire y, en casos muy extremos, puedes recurrir al gimnasio. ¡Disfruta de tu afición sin estornudos!



Tambien te puede interesar

Running, un aliado en la prevención del cáncer de mama
María Pan de Francisco

El cáncer de mama es el cáncer más frecuente en la mujer y la primera causa de muerte por cáncer en mujeres. Hay factores de riesgo sobre los que no podemos actuar, pero hay otros que sí podemos modificar para prevenirlo. Una vida sana y una actividad como correr nos pueden ayudar.

Síndrome del corredor: cintilla iliotibial
Francisco Vita Barbero

Este síndrome, muy frecuente en corredores, corresponde a una tendinopatía del músculo Tensor de la Fascia Lata; situado en la zona lateral del muslo, llegando su inserción a la meseta tibial.

El muro (II). El muro del maratón: agotamiento del glucógeno muscular
David Calle

Es el muro más temido, y el más frecuente. Cuando se nos agota el glucógeno muscular, poco tenemos ya que hacer. David Calle nos da la explicación fisiológica y maneras de intentar mejorar esa situación.

Menisco y running
Miguel Ángel Ruiz y Borja Pérez

Es una de las zonas que más trabaja cuando corremos. Conoce a fondo el menisco, las lesiones que pueden producirse, los síntomas y su función.

Las mas vistas

El reto de Kipchoge, anulado: el circuito del Ineos 1:59 estaba mal medido
carreraspopulares.com

El acontecimiento atlético más destacado del año queda invalidado. La organización del reto Ineos 1:59 ha anulado el intento de bajar de las dos horas en maratón de Eliud Kipchoge. La razón: el keniata corrió en realidad 42 kilómetros y 70 metros por un fallo de medición del circuito.

Mi fisio me hace mejor corredor
Mario Trota

Pero mi fisio hace mucho más que eso: me entiende, me soporta, me da consejos, me anima, me motiva y, sobre todo, aplaca mis ansias de correr cuando no puedo (o no debo) hacerlo.

El muro (I). Tipos de muro y causas
David Calle

El temido muro. David Calle nos cuenta porqué nos afecta y los tipos de muro que nos podemos encontrar en carrera.

San Silvestre: ¿por qué corremos en fin de año?
Luis Miguel del Baño

El 31 de diciembre es el día que más carreras se disputan en el mundo. ¿Sabes donde está el origen de esta prueba? ¿Cuáles son las más importantes del mundo? ¿Quién fue San Silvestre? ¡Respondemos a todas las dudas!