El secreto de la vida (runner) eterna

Por carreraspopulares.com - 28/02/2019

¿Recuerdas cuándo empezaste a correr? ¿Te planteabas durante cuánto tiempo te duraría esta nueva afición que estabas construyendo? Seguro que es algo en lo que no pensamos cuando empezamos pero que poco a poco va adueñándose de nosotros. Me refiero al pensamiento de que estaremos corriendo toda la vida. Cuando te pones las zapatillas por primera vez, o tal vez unos pocos kilómetros después, te has convertido en corredor o corredora. Eso no quiere decir que eres una “persona que tiene como afición correr”, sino que eres “una persona que corre”. Como quien respira o quien se toma un café por las mañanas para salir de casa. Correr forma parte de lo que somos, y a poco que lo cuidemos, va a ser algo que nos acompañe toda la vida.

¿Cuál es el secreto para no dejar de correr nunca? El primer paso, sin duda está dado. Se trata de amar esta afición, de sentir que es lo que necesitas para encontrarte mejor y, sobre todo, sacarle el máximo partido cada vez que sales a la calle. Si nos convertimos en runners, lo somos para toda la vida. Pero ¿cómo hacer para que no se “rompa la magia”?

No caigas en la monotonía

Como si de una relación con otra persona se tratase, tu relación con el running debe ser cuidada a menudo. No debes dejarte llevar por la monotonía y debes introducir novedades que te hagan disfrutar del running como el primer día. La buena noticia: que tienes tantas cosas por probar que puedes estar toda tu vida cambiando. Prueba carreras cortas, o muy largas. Vete a la montaña, al campo. O haz turismo runner. Colecciona medallas de medias maratones. Prueba el duatlón o el triatlón. Corre con tus amigos, con tu pareja, con tus compañeros de trabajo... Hazlo como quieras, pero cambia, no hagas siempre lo mismo o te parecerá una obligación y perderás la motivación de continuar.

Aprende de los fracasos y mira hacia adelante

O mejor aún, no los llames fracasos. Acepta que las cosas malas suceden. Que no siempre te encontrarás en tu mejor forma. Que si hoy no has bajado tu marca, mañana lo harás. O que llegará un momento en que no la bajes más. No pasa nada. Siempre puedes buscar nuevos retos. Pero lo que es mejor es aceptar que no estás corriendo por un reto concreto, sino simplemente por el placer de correr. Ese día, serás runner para siempre.

Busca nuevas carreras

Apuntarse a una carrera nueva nos hace sentirnos como el primer día. ¿Cómo será el recorrido? ¿Habrá mucha gente animando? ¿Qué música pondrán en la salida? Tenemos la suerte de contar con un calendario de carreras muy variado. Aprovecha para buscar nuevos desafíos y colecciona líneas de meta.

Explota el lado social

Tener un grupo de runners es otra de las cosas que te harán querer correr toda la vida. Con una afición en común como el deporte, podréis hacer juntos muchas actividades que vayan más allá del mero hecho de correr: viajes a participar en pruebas internacionales, quedadas para entrenar por la mañana que incluyan un buen almuerzo, celebraciones de cumpleaños, fiestas runner... Como casi cualquier ámbito en la vida, correr se disfruta mucho más (y durante más tiempo) con amigos.

Aprende de los cambios de tu cuerpo

Con el tiempo, tus piernas o tu sistema respiratorio no funcionarán igual que al principio. No quiere decir que funcionen peor. De hecho, lo normal es que cada vez funcionen mejor. Que te fatigues menos haciendo cosas de tu día a día, o que gracias al running superes tus problemas de espalda. Muchas de las cosas que ahora das como normales no serán así dentro de unos años. Correr es una estupenda forma de conocernos y de saber cómo vamos evolucionando. Si pones un poco de atención, podrás ver cómo cambia tu cuerpo. Toda una lección de vida.

Cuidate

Indudablemente, lo más importante si queremos seguir corriendo toda la vida, es tener un cuerpo que lo soporte. Prevenir lesiones y preparar nuestro cuerpo para el ejercicio son las claves de una vida runner eterna. Estira bien después de cada carrera. Calienta correctamente. No hagas sobreesfuerzos. Aliméntate bien. Ve al fisio frecuentemente. Hidrátate, protégete en las horas de más calor. Tu cuerpo se va a ir haciendo más fuerte conforme acumules kilómetros. Pero si no lo cuidas, puede resentirse en cualquier momento. Está en tu mano que la maquinaria aguante hasta que tú quieras.



Tambien te puede interesar

Corredor: si trabajas sentado debes conocer estos ejercicios
Fisioterapia Bando

La vida sedentaria provoca muchos problemas al cuerpo, y los corredores también los sufren.Hoy en día, aunque seamos deportistas, pasamos muchas horas sentados. Por ello, tenemos que tener varias cosas en cuenta. Sobre todo si no queremos aumentar el riesgo de lesiones.

Running, un aliado en la prevención del cáncer de mama
María Pan de Francisco

El cáncer de mama es el cáncer más frecuente en la mujer y la primera causa de muerte por cáncer en mujeres. Hay factores de riesgo sobre los que no podemos actuar, pero hay otros que sí podemos modificar para prevenirlo. Una vida sana y una actividad como correr nos pueden ayudar.

Síndrome del corredor: cintilla iliotibial
Francisco Vita Barbero

Este síndrome, muy frecuente en corredores, corresponde a una tendinopatía del músculo Tensor de la Fascia Lata; situado en la zona lateral del muslo, llegando su inserción a la meseta tibial.

El muro (II). El muro del maratón: agotamiento del glucógeno muscular
David Calle

Es el muro más temido, y el más frecuente. Cuando se nos agota el glucógeno muscular, poco tenemos ya que hacer. David Calle nos da la explicación fisiológica y maneras de intentar mejorar esa situación.

Las mas vistas

El reto de Kipchoge, anulado: el circuito del Ineos 1:59 estaba mal medido
carreraspopulares.com

El acontecimiento atlético más destacado del año queda invalidado. La organización del reto Ineos 1:59 ha anulado el intento de bajar de las dos horas en maratón de Eliud Kipchoge. La razón: el keniata corrió en realidad 42 kilómetros y 70 metros por un fallo de medición del circuito.

Mi fisio me hace mejor corredor
Mario Trota

Pero mi fisio hace mucho más que eso: me entiende, me soporta, me da consejos, me anima, me motiva y, sobre todo, aplaca mis ansias de correr cuando no puedo (o no debo) hacerlo.

El muro (I). Tipos de muro y causas
David Calle

El temido muro. David Calle nos cuenta porqué nos afecta y los tipos de muro que nos podemos encontrar en carrera.

¿Por qué corremos?
Miguel Ángel Ruiz y Borja Pérez

¿Vives para correr? ¿Corres por salud?, ¿por socializarte? Existen tantos tipos de corredor como motivos que nos impulsan a correr. Aquí te planteamos unos cuantos. Pero seguro que conoces muchos más.