Guía del corredor novato: lo que pasa en la línea de salida

Por Mario Trota para carreraspopulares.com - 16/06/2019
Momentos previos a la salida de una carrera popular
Momentos previos a la salida de una carrera popular

Quedan apenas cinco minutos para que suene el disparo de salida. Hoy corro solo, porque me apetece ir a mi ritmo y mi acompañante prefiere tomárselo con más calma. Aunque en realidad no estoy solo. Hoy somos unos 4.000 corredores, cada uno con sus historias, ilusiones, objetivos, miedos y motivaciones. Al entrar a la zona de salida me meto en un cajón delantero, a unos 20 metros del arco. Será una carrera de 10 kilómetros, en una gran ciudad. Intento ubicarme en un lugar centrado, es una manía. No quiero salir muy a la derecha ni muy a la izquierda, para evitar quizá aglomeraciones junto al arco de salida cuando vayamos a pasar a su lado.

Miro a mi alrededor y me fijo en los que están junto a mí. Altos, bajos, delgados o fornidos; con las camisetas oficiales de la prueba, de su grupo de corredores populares o con camisetas de tirantes de su club de atletismo. Algunos llevan auriculares para escuchar música durante la carrera. Otros dan pequeños saltos para seguir calentando los músculos hasta el último momento. O quizá por los nervios. Y entonces escucho las conversaciones, no porque sea un cotilla, sino porque las palabras suenan a mi lado y llegan a mis oídos. Y porque la mayoría habla de lo que yo hablo y de lo que pienso en estos momentos.

"¿Vamos a ir con el globo de 45 entonces?", pregunta un chico de unos 30 años a mi derecha a su amigo. "¡No! Yo si puedo voy por delante! Hoy que estoy bien quiero intentar bajar de 44 por fin", responde su amigo. "¡Uf! Yo no creo que pueda ir a ese ritmo", comenta el primero. A mi izquierda, un hombre de unos 50 años habla con una chica más joven, de un prestigioso club de la ciudad. Tiene la boca muy cerca de la oreja de la chica, pero habla tan alto que le podemos escuchar todos los que estamos cerca. "Tú concéntrate y no te distraigas. Tienes la marca en las piernas, has entrenado bien. Yo te voy marcando el ritmo, tú no te preocupes de mirar el reloj". Son las indicaciones habituales de un entrenador o un compañero de club que va a ir con la mujer durante su carrera. Un apoyo que seguro vendrá bien para que ella consiga su marca cuando llegue a la meta.

La cuenta atrás

Unos metros por delante de mí están las ´liebres´ de 45 minutos. Pienso que están situados demasiado cerca de la salida, teniendo en cuenta el ritmo que llevarán y el número de corredores más rápidos que hay a su lado. Pero hay unos cuantos junto a ellos que parece que van intentar ir a ese ritmo de 4.30 minutos por kilómetro. Los ´guías´ les están animando ya desde antes de la salida: "Vosotros id tranquilos, y no os preocupéis si creéis que en algún momento vamos demasiado rápido o lento. Empezamos cuesta arriba, pero luego ya recuperaremos cuesta abajo", dice uno de ellos. Es realmente alto y a su espalda lleva una mochila con una ´vela´ que sobre sale por encima de su cabeza, con el número 45 serigrafiado en la parte superior. Idéntica a la que lleva su compañero, con la misma camiseta azul que lleva en la parte delantera la palabra "liebre". Éste segundo, unos centímetros más bajo, aplaude y lanza entonces un grito de ánimo: "¡Vamos! ¡Fuerte, a por ello!".

Entonces el ´speaker´ comienza la cuenta atrás. "Diez, nueve, ocho, siete..." Y muchos de los corredores coreamos los números hasta llegar al "uno", justo cuando suena el disparo por encima de la música. Los primeros salen lanzados. Nosotros caminamos rápido dando pasitos cortos durante unos 20 metros hasta que alcanzamos la alfombra de cronometraje bajo el arco de salida. Es ahí cuando pulsamos el botón de nuestro reloj para ponerlo en marcha y empezamos a correr. Por mi derecha pasa la chica del club de la ciudad con la mirada firme al frente. Las ´liebres´ de 45 alientan a los corredores y piden al público que anime. Y el chico que quiere bajar de 44 minutos choca en alto la mano con su amigo y se desean suerte: "¡Nos vemos en la meta!"

SOBRE EL AUTOR

Mario Trota
Corredor popular



Tambien te puede interesar

Por qué Forrest Gump es un icono del running
Luis Blanco

Resulta curioso que tantos corredores se hayan identificado de forma tan profunda con una escena de una película que realmente no es sobre correr. Hablamos de Forrest Gump, un icono del running. ¿Por qué?

El coleccionista de carreras
Mario Trota

Hoy os vamos a hablar de un corredor muy particular. Es un tipo de runner que todos conocéis. En todos los grupos de entrenamiento o de amigos que corren hay uno más o menos con las mismas características. O varios. Es el coleccionista de carreras.

Consejos para correr sobre nieve y ambientes fríos
Apolo Esperanza

Correr o entrenar por la nieve puede ser una experiencia interesante, pero debemos tener en cuenta algunos aspectos importantes. Apolo Esperanza, corredor y aventurero nos cuenta su experiencia.

Cuatro juegos para animar a tus hijos a que corran
Chema Martínez Pastor

Si quieres que tus hijos se aficionen a correr, tienes que, primero, hacer que se interesen por el deporte. Si intentas que entrenen como un adulto será más difícil que entiendan el running como un deporte para ellos. Te sugerimos algunas formas de hacerles correr sin darse cuenta.

Las mas vistas

El reto de Kipchoge, anulado: el circuito del Ineos 1:59 estaba mal medido
carreraspopulares.com

El acontecimiento atlético más destacado del año queda invalidado. La organización del reto Ineos 1:59 ha anulado el intento de bajar de las dos horas en maratón de Eliud Kipchoge. La razón: el keniata corrió en realidad 42 kilómetros y 70 metros por un fallo de medición del circuito.

Mi fisio me hace mejor corredor
Mario Trota

Pero mi fisio hace mucho más que eso: me entiende, me soporta, me da consejos, me anima, me motiva y, sobre todo, aplaca mis ansias de correr cuando no puedo (o no debo) hacerlo.

El muro (I). Tipos de muro y causas
David Calle

El temido muro. David Calle nos cuenta porqué nos afecta y los tipos de muro que nos podemos encontrar en carrera.

El muro (II). El muro del maratón: agotamiento del glucógeno muscular
David Calle

Es el muro más temido, y el más frecuente. Cuando se nos agota el glucógeno muscular, poco tenemos ya que hacer. David Calle nos da la explicación fisiológica y maneras de intentar mejorar esa situación.