Y tú, ¿entrenas por la mañana o por la noche?

Por Gema Payá para carreraspopulares.com

La pregunta ¿cuándo prefieres salir a entrenar? ¿Por la mañana o por la noche? Tengo respuestas enfrentadas y os explico por qué.

El mayor hándicap ¡los horarios! Sería perfecto que cada jornada laboral saliese rodada. Por poner un ejemplo, entro a las 9:00 h y salgo a las 18:00 h. Aparentemente, queda toda la tarde para llegar a casa y salir a entrenar o madrugar y calzarse las zapatillas antes de ir a trabajar.

Pero, ¿cuántos días podemos decir que cumplimos nuestro horario de forma estricta? Los imprevistos, los cambios de última hora y podría seguir citando condicionantes, son responsables de que mi agenda agenda se tambalee. Después de probar el encajar los entrenamientos en mi rutina diaria y de intentar acostumbrar al cuerpo a ello, os traslado lo que me trapa de salir a correr por la mañana y por la noche. Cada horario tiene su particular encanto.

Entrenar por la mañana


El despertador se convierte en lo más ingrato que mi subconsciente, y a la vez consciencia, pudiese toparse. ¿Es real? ¿Por qué está sonando el despertador? Una marea de excusas pasan por mi cabeza, incluso llego a pensar que es el momento del día en el que pienso más rápido y en el que soy capaz de darle la ‘vuelta a la tortilla’ y sacar excusas a todo. Pero no, siempre hay algún pensamiento que pesa, el que te dice que tienes que levantarte para entrenar. Y lo hago porque:

- Solo necesito 10 minutos para comprobar que no tenía tanto sueño como creía.

- Siento la soledad y eso me reconforta. Correr temprano implica hacerlo en la soledad de la noche.

- Los deberes hechos. Cuando completo el entrenamiento siento la satisfacción de haber cumplido, de que he logrado mi objetivo de salir a correr y ningún imprevisto truncará mi entreno.

Por el contrario, mi cuerpo no llega a acostumbrarse a este ritmo de madrugones y el cansancio lo arrastro durante todo el día. Esto implica ¡entrenar el cuerpo y querer un poco más al despertador!

Entrenar por la noche


Existen factores que condicionan que dejemos para última hora nuestro entreno. Básicamente se resumen en dos: por el trabajo o porque somos de los que nos gusta dejarlo para el final y concluir el día con una dosis de kilómetros. Esto es lo que me llena correr de noche:

- Libero tensiones o busco soluciones: vivo dos situaciones diferentes. Cuando salgo a entrenar de noche, después de toda la jornada laboral, bien puedo seguir pensando e intentar dar soluciones a los problemas surgidos durante el día o todo lo contrario, no pienso en nada, mi mente se libera. Ojala pudiese controlar esto.

- Me siento eufórica: No me preguntéis por qué, pero la sensación en los de primera hora de la mañana. No se el por qué, pero es así. Intentando dar respuesta a ello me topé con estudios sobre ritmos biológicos que demuestran que tanto las funciones pulmonares como la movilidad están en su mejor momento de noche.

El inconveniente de dejarlo para el final es que son muchas las ocasiones en las que bien la pereza o la carga de trabajo se convierten en el peor compañero de entreno y termino quedándome en casa.

Como conclusión a todo esto, ¿con qué me quedo? Apuesto por las sensaciones que experimento cuando salgo a entrenar por la noche, sin embargo soy consciente de que lograr mantener la rutina matutina de kilómetros me ayuda a ser más organizada y ¡no terminar escaqueándome!

SOBRE EL AUTOR


Tambien te puede interesar

Cosas que cambian en tu vida cuando empiezas a correr: la ropa
Marisol Galdón

¿Has pensado alguna vez qué cosas han cambiado en tu vida desde que eres runner? Tu relación con la ropa de deporte es una de las que, posiblemente, más han hecho cambiar tu día a día.

El irrefrenable deseo de salir a correr
Borja Martínez

Estamos encerrados y no podemos salir a correr. No nos dejan y, además, no queremos. Por responsabilidad y por solidaridad. Pero nadie debería reprimir nuestros deseos. Pensar, soñar y anhelar no son un delito o un acto insolidario.

Los beneficios del mindfulness en los corredores
Javier Ullé

Aunque no lo pueda parecer a priori, existen varias similitudes entre el mindfulness y correr. Y hay beneficios que podemos aplicar de una práctica a otra. Aquí te los explicamos.

Las 10 cosas que más nos gustan a los corredores
May Luján

¿Qué es lo que más os gusta de salir a correr? ¿Y de una carrera? Hemos comprobado que muchos de los gustos coinciden entre corredores. Y es que somos muy sencillos de contentar.

Las mas vistas

¿Puedo correr si dono sangre?
carreraspopulares.com

¿Sabes cómo afecta una donación de sangre a tu rendimiento como corredor? Es importante que donemos sangre, fomenta las buenas prácticas médicas y salva vidas, pero también es importante que lo hagamos en el momento idóneo.

La estrategia en el maratón
David Calle

Preparar una maratón requiere mucho esfuerzo y dedicación. Pero establecer la estrategia para el día de la carrera tiene también mucha importancia. David Calle nos ofrece las claves.

Tapering: ¿qué es, cómo se hace y por qué es necesario?
Tono Fernández

Reducir la carga de los entrenamientos antes de una competición es vital para llegar en condiciones óptimas. Es el tapering. Un proceso necesario.

Trabajo excéntrico: vital para corredores
Raquel Landín

¿En qué consiste el trabajo excéntrico? Son ejercicios muy importantes para los corredores. Mejoran nuestra fuerza, movilidad y, sobre todo, nos ayudarán a prevenir lesiones. Raquel Landín te lo explica en este vídeo.