Libros a la carrera: El Corredor, John L. Parker

Por Luis Blanco para carreraspopulares.com - 07/10/2018
Portada del libro El Corredor, de John L. Parker
Portada del libro El Corredor, de John L. Parker

En la última década, el auge del atletismo popular ha provocado que la industria editorial se fijara en este deporte. Se han publicado cientos de libros todo el mundo y decenas en España. El que os proponemos hoy no es un libro actual. Acaba de cumplir 40 años. Pero su lectura es altamente recomendable hoy en día, porque los temas que trata son atemporales e inmortales. Hablamos de El Corredor, del estadounidense John L. Parker.

La historia nos sitúa a mediados de los años 70, en una universidad del Sureste de EEUU, en el estado de Florida. Allí estudia el joven Quenton Cassidy, miembro del equipo de atletismo de carácter taciturno, práctico, tozudo y noble. Cassidy tiene un sueño: correr una milla en menos de 4 minutos. Y toda su vida está encaminada a ese objetivo. A lo largo de las páginas de El Corredor descubrimos el mundo del deporte universitario en la década de los años 70 en EEUU, sobre todo del atletismo. Pero la novela es mucho más profunda. Cassidy representa el sacrificio y el esfuerzo que requiere llegar a ser la élite de los atletas de élite. Se codea con grandes estrellas del momento (personajes ficticios basados en deportistas reales de la época) y aprende de ellos. Su entrenamiento es duro y espartano, algo que afecta a otras facetas de su vida, como la amorosa.

Pero las cosas se retuercen aún más cuando la maquinaria pública conservadora y las arcaicas tradiciones universitarias se vuelven en su contra. Tras liderar un escrito de protesta contra un nuevo código de vestimenta que impone la Universidad, es expulsado. Debe dejar la Facultad y el equipo de atletismo. Y es ahí donde aparece la verdadera esencia de la novela. Cassidy se retira al bosque, a vivir y a entrenar en soledad, para preparar el asalto a su sueño de doblegar los 4 minutos en los 1.609 metros. Es cuando el libro adopta un tono cuasi filosófico y el autor nos muestra los sentimientos más profundos de un corredor que vive y sufre por el amor incondicional a un deporte. Es cuando el atletismo deja de ser en una actividad física, un camino a la competición, y se convierte en un sustento espiritual, una razón existencial.

La carrera de Parker

El Corredor (Once a Runner fue su título original), se convirtió desde sus inicios en una novela de culto entre los corredores. Aquellos que durante la década de los 70 vivían el inicio de la era dorada del ´running´ en EEUU, cuando miles de personas se echaban a las calles a emular a las estrellas del atletismo de fondo del país, como Jack Bacheler, Frank Shorter o Bill Rodgers. En medio de esa entusiasmo por correr, en 1978, John L. Parker, atleta de alto nivel durante su época universitaria, publicó la novela.

El libro está escrito con la pasión de un amante del atletismo, y eso se nota en sus páginas. Pero esto no ayudó a Parker desde el punto de vista comercial. Ninguna editorial quiso publicar el libro, basado en sus propias experiencias, y con personajes inspirados en atletas de renombre que conoció durante su época universitaria. Así que decidió montar su propia editorial, publicar él mismo el libro y recorrer librerías y tiendas de ´running´ para que lo vendieran. Con el paso del tiempo, el libro se hizo popular en la comunidad atlética y, años después, obtuvo ese estatus de culto que ahora le precede. Tanto que llegó a estar en las listas de los libros de segunda mano más buscados.

En 2007, casi 30 años después, Parker publicó la segunda parte de la obra, que tituló Again to Carthage. El libro cuenta las andanzas de Quenton Cassydy 10 años después del momento en el que transcurre la trama de la primera novela. En 2015 vio la luz la tercera parte de la trilogía (Racing the Rain), en este caso una precuela, que viaja a los primeros años como corredor de Cassidy. En España tenemos la opción de encontrar El Corredor traducido al castellano por la editorial [ Capitán Swing ].

SOBRE EL AUTOR


Tambien te puede interesar

Por qué Forrest Gump es un icono del running
Luis Blanco

Resulta curioso que tantos corredores se hayan identificado de forma tan profunda con una escena de una película que realmente no es sobre correr. Hablamos de Forrest Gump, un icono del running. ¿Por qué?

El coleccionista de carreras
Mario Trota

Hoy os vamos a hablar de un corredor muy particular. Es un tipo de runner que todos conocéis. En todos los grupos de entrenamiento o de amigos que corren hay uno más o menos con las mismas características. O varios. Es el coleccionista de carreras.

Consejos para correr sobre nieve y ambientes fríos
Apolo Esperanza

Correr o entrenar por la nieve puede ser una experiencia interesante, pero debemos tener en cuenta algunos aspectos importantes. Apolo Esperanza, corredor y aventurero nos cuenta su experiencia.

Cuatro juegos para animar a tus hijos a que corran
Chema Martínez Pastor

Si quieres que tus hijos se aficionen a correr, tienes que, primero, hacer que se interesen por el deporte. Si intentas que entrenen como un adulto será más difícil que entiendan el running como un deporte para ellos. Te sugerimos algunas formas de hacerles correr sin darse cuenta.

Las mas vistas

El reto de Kipchoge, anulado: el circuito del Ineos 1:59 estaba mal medido
carreraspopulares.com

El acontecimiento atlético más destacado del año queda invalidado. La organización del reto Ineos 1:59 ha anulado el intento de bajar de las dos horas en maratón de Eliud Kipchoge. La razón: el keniata corrió en realidad 42 kilómetros y 70 metros por un fallo de medición del circuito.

Mi fisio me hace mejor corredor
Mario Trota

Pero mi fisio hace mucho más que eso: me entiende, me soporta, me da consejos, me anima, me motiva y, sobre todo, aplaca mis ansias de correr cuando no puedo (o no debo) hacerlo.

El muro (I). Tipos de muro y causas
David Calle

El temido muro. David Calle nos cuenta porqué nos afecta y los tipos de muro que nos podemos encontrar en carrera.

El muro (II). El muro del maratón: agotamiento del glucógeno muscular
David Calle

Es el muro más temido, y el más frecuente. Cuando se nos agota el glucógeno muscular, poco tenemos ya que hacer. David Calle nos da la explicación fisiológica y maneras de intentar mejorar esa situación.