No permitas que el calor te deje sin correr

Por David Calle para carreraspopulares.com

Hemos llegado a la época estival, y eso hace que tengamos que adaptar nuestros entrenamientos, tanto por el calor como por los viajes por vacaciones, los cuales, salvo que se decida que no se va a entrenar (cuidado con estar mucho tiempo parado que luego cuesta "arrancar" de nuevo), trastocan nuestra planificación.

Lo primero que hay que tener en cuenta llegados a esta época del año es, evidentemente, el calor. Todos sabemos que no se rinde igual bajo estas condiciones y que incluso puede llegar a ser peligroso. En artículos anteriores ya se trató el tema de cómo se refrigera nuestro organismo, y de la hidratación ([ Refrigeración e hidratación I ] y [ Refrigeración e hidratación II ]), y la importancia de ésta para evitar el temido "golpe de calor".

Esto, posiblemente, obligue a modificar el horario de nuestros entrenamientos. El mejor momento es a primera hora de la mañana, pues hace muchas horas que no da el sol y el ambiente está fresco. Si no es posible, habrá que dejarlos para última hora de la tarde. Pero hay que tener en cuenta que el sol ha estado pegando durante todo el día, así que, aunque ya haya poca radiación solar, el suelo ha acumulado mucho calor, sobre todo en zonas asfaltadas y pavimentadas. Todos sabemos que un día de mucho calor en el que el sol ha estado pegando fuerte, cuando anochece, el suelo pavimentado "irradia calor". Así que, si es posible, el entrenamiento a esta hora debería hacerse preferentemente sobre superficies no pavimentadas como caminos de tierra.

Es recomendable salir con una botella de agua, pero ocurre que hay a quien le resulta incómodo llevarla en la mano o en un cinturón, así que otra opción podría ser programar el recorrido para que pase por alguna fuente y, si no es posible, pasar por casa las veces necesarias para echar un trago.

Otras medidas a tener en cuenta serían: salir con gorra de color claro, fabricada expresamente para corredores, gafas de sol deportivas, y protección solar en todas las zonas expuestas al sol, con especial hincapié en hombros y rostro, sobre todo en la nariz, ya que corriendo los rayos caen sobre todo en estas parte del cuerpo. Las horas de mayor radiación son las peores, no sólo para nuestra refrigeración corporal e hidratación, sino también para la piel, así que lo mejor es evitarlas. Hay que tener en cuenta que a las 9:00 en verano el sol ya pega bien, así que las horas centrales del día son mucho peores.

En cuanto al entrenamiento en sí, podemos centrarnos en comenzar nuestra planificación de cara al otoño, potenciando facetas complementarias a la carrera, como la fuerza y el acondicionamiento físico en general, y corriendo menos. De este modo, sufriremos en menor medida las consecuencias del calor en carrera. Cuando vaya terminando el verano ya habrá tiempo de correr mucho, en calidad y cantidad.

Otra alternativa, o como complemento a lo anterior, puede ser correr por montaña, y probar esta modalidad si es que sólo nos hemos centrado en asfalto. En montaña no sufriremos tanto las consecuencias de las altas temperaturas (aunque cuidado con la radiación solar) y encontraremos zonas arboladas a la sombra, y para un corredor es un magnífico entrenamiento en plena época de "puesta a punto", ya que los recorridos por montaña, bien realizados, nos permiten ganar fuerza y potencia.

Y si nos vamos de vacaciones, que no sea una excusa para no entrenar si realmente queremos seguir haciéndolo. Ante objetivos otoñales no se puede parar del todo en verano, así que nos tocará llevar un par de zapatillas en la maleta y encontrar un momento del día para salir a dar unas zancadas. O incluso llevarnos un kit de entrenamiento en suspensión para hacer ejercicios de fuerza, que ocupa muy poco y se puede instalar casi en cualquier sitio al aire libre. Seguir estos consejos puede hacer que prosigamos con nuestra planificación dondequiera que estemos.

SOBRE EL AUTOR

David Calle
entrenador de corredores en RunningDC, Madrid Sur

www.runningdc.es



Tambien te puede interesar

¿Planificas nuevos objetivos?: Factores a tener en cuenta (II)
Vicent González Álvarez

Si te organizas tus nuevos retos, tendrás muchas más opciones de éxito. Ten en cuenta factores como las semanas de descarga o los ritmos adecuados. Vicent González nos aconseja.

¿Carreras cortas? 5 maneras de echarlas a perder
May Luján

Una pequeña mala decisión puede echar a perder toda una carrera. No te líes y actúa con cabeza en las carreras cortas. Evita estas situaciones.

Circuito de fuerza para trabajar todo el cuerpo
Raquel Landín

Aquí te proponemos un completo circuito de fuerza sobre hierba. Se trata de nueve ejercicios que, si tienes el valor de completarlos, habrán trabajado todo tu cuerpo. Es muy completo y apto para todos los niveles. ¡A por ellos!

Entrenar en grupo te ayudará a conseguir tus objetivos
David Calle

Todos los años igual. Llegan estas fechas y todo son buenos propósitos para el nuevo año. Pero, ¿sois capaces de conseguirlos? Entrenar en un grupo nos puede dar ese ´empujoncito´ que necesitamos.

Las mas vistas

Mi fisio me hace mejor corredor
Mario Trota

Pero mi fisio hace mucho más que eso: me entiende, me soporta, me da consejos, me anima, me motiva y, sobre todo, aplaca mis ansias de correr cuando no puedo (o no debo) hacerlo.

El muro (I). Tipos de muro y causas
David Calle

El temido muro. David Calle nos cuenta porqué nos afecta y los tipos de muro que nos podemos encontrar en carrera.

El muro (II). El muro del maratón: agotamiento del glucógeno muscular
David Calle

Es el muro más temido, y el más frecuente. Cuando se nos agota el glucógeno muscular, poco tenemos ya que hacer. David Calle nos da la explicación fisiológica y maneras de intentar mejorar esa situación.

¿Por qué corremos?
Miguel Ángel Ruiz y Borja Pérez

¿Vives para correr? ¿Corres por salud?, ¿por socializarte? Existen tantos tipos de corredor como motivos que nos impulsan a correr. Aquí te planteamos unos cuantos. Pero seguro que conoces muchos más.