Antonio Serrano, de atleta olímpico a entrenador precoz

Por Carlos Domingo para carreraspopulares.com

Hablar de Antonio Serrano es hablar de atletismo. Es hablar del primer maratoniano español que bajó de 2:10 y es hablar del responsable de uno de los núcleos de entrenamiento más importantes de España.

La historia empezó en La Solana, un pueblecito de Ciudad Real de apenas 15.000 habitantes, un 8 de marzo de 1965. Empezó trabajando en el bar de su padre mientras el destino le guardaba algo grande. Corría y lo hacía bien, pero un buen día Fernando del Rey se cruzó en su vida para hacerle ver que valía para hacer grandes cosas. “Yo siempre he considerado que con Fernando he tenido un ojeador”, admite cada vez que habla de ese momento. Aquello fue en una carrera en su pueblo con 15 o 16 años “eché el resto, tuve la suerte de que me vio correr y me dijo que si quería entrenar con él”. Desde ese momento hasta ahora este deporte ha sido su vida.

DE LOS JUEGOS A LA LIBRETA
Recuerda 1988 con “un año mágico que me permitió ser olímpico”. “Había mucha rivalidad y eso hizo que subiese el nivel de los atletas”, la rivalidad fue grande y los deportistas nacidos para serlo no se amilanan con la competencia si no que les sirve para tener referencias. Una motivación extra que en la práctica totalidad de los casos hace que suba el nivel de las marcas y las prestaciones de los atletas.

Pero hablar de Antonio Serrano es hacerlo también de un entrenador que ha tenido a su cargo a gente como Juan Carlos Higuero, Alessandra Aguilar, Juan Carlos de la Ossa, Diana Martín, Jesús España, Chema Martínez, Javi Guerra, Víctor García, Pablo Villalobos, las hermanas Isabel y Loli Checa... o el recientemente campeón de Europa de 3.000 metros lisos en pista cubierta Adel Mechaal. Pero como todo en la vida siempre hay un comienzo.

En este comienzo tiene mucho que ver Rodrigo Gavela, también ex atleta y récordman y campeón de España de maratón, que un día “me retó a que le entrenase cuando yo todavía competía”. Una curiosidad que siempre cuenta es que mientras él preparaba y competía en los Juegos Olímpicos de Barcelona en 1992 “ya tenía a Rodrigo a mi cargo”. Entrenador y atleta olímpico con todo el desgaste que conlleva. “En aquel momento era un pasatiempo, aún siendo atleta de élite tenía a mi cargo 10-12 atletas. Algunos entrenaban conmigo en Madrid y a otros les entrenaba a distancia a través del fax y el teléfono fijo”.

EL SALTO VINO DE ARANDA
Su salto vino en el momento en el que un junior de Aranda de Duero decidió que Antonio era el indicado para llevarle a lo más alto. Ese atleta era Juan Carlos Higuero y con él empezó otra etapa plagada de nombres de primer nivel y logros en forma de títulos, medallas e internacionalidades para los suyos.

Pese al elenco de nombres que ha dirigido confiesa vivir el presente y “trabajo duro con los que tengo hora”. “El mirar atrás me sirve para sentirme orgulloso, feliz y contento de todo lo que hemos conseguido, lo que he viajado y aprendido con ellos”. Sin duda un hombre al que define a la perfección la palabra atletismo.

¡¡ Felicidades Antonio Serrano !!

PODCAST completo de la entrevista


Síguelo en:
@aserrano1965
Fundación Antonio Serrano

SOBRE EL AUTOR

9.338

Articulos relacionados

Actualidad Pablo Villalobos: "Correr la Transalpine Run me despierta la motivación"
Actualidad Guía para una semana Mundial
Actualidad Los elegidos: maratonianos españoles en Río 2016

También te puede interesar

Taldiacomohoy Tal día como hoy: Maratón Olímpico Estocolmo 1912
Taldiacomohoy “Conseguimos ser protagonistas en las revistas que leíamos de pequeños”

Las más vistas

Nutrición Los falsos mitos de las grasas
Salud El pie del corredor de montaña