¿Una pausa para vacaciones? ¡Sigue corriendo!

Por May Luján para carreraspopulares.com

Coges la maleta, miras el mapa para llegar a tu destino y, por supuesto, no te olvidas de las zapatillas. Ante periodos de vacaciones, bien sean cortos o largos, no tienes porqué dejar de lado tu afición favorita. Las vacaciones son un pequeño paréntesis en la rutina. Para que sean completas puedes también tomarte unas vacaciones en tu rutina runner y alterar un poco tus entrenamientos habituales, haciéndolos más cómodos y menos exigentes, pero no hace falta abandonar todo lo positivo que te aporta.

Cambia ritmos
Estás de vacaciones. No te presiones, no mires el pulsómetro. Quizás sea momento de poner pausa en los entrenamientos de calidad y en los de ritmos más fuertes. Tus piernas necesitan disfrutar y no estar presionadas. Si haces rodajes a ritmos cómodos tu cabeza también lo agradecerá.

Aprovecha el momento
No pierdas la mañana entera por correr. Tampoco partas la tarde. Lo ideal es encajar tus entrenamientos de manera que no te rompan otras actividades festivas como pueden ser pasear, ir a la playa o un buen aperitivo. Aprovecha las primeras horas o las horas muertas, como la de la siesta (aunque una buena siesta viene muy bien).

Descubre el lugar
Haz de guía para tu grupo. Con una buena carrerita por la mañana, podrás descubrir los sitios que son interesantes para visitar en familia o con los amigos horas más tarde. Igualmente, podrás descartar visitas que no son interesantes cuando pases por esos lugares corriendo y veas que no valen la pena. Ahorrarás unas cuantas horas a tu gente.

El grupo, compacto
Si viajas con gente, casi debes ser un runner-ninja. Es decir, que no se note que eres corredor. Trata de que nadie te tenga que esperar si no es estrictamente necesario. Igualmente, si vas a salir pronto por la mañana, no rompas la cena de la noche anterior, por ejemplo. Que tus carreras no fastidien el viaje de otros.

La ropa, una incógnita
Aunque creas que vas a un sitio en el que conoces el clima, lo mejor es que tengas previstas todas las situaciones. Nunca sabes si la humedad te va a afectar más de lo debido y vas a pasar calor o si las tardes-noches son más frías de lo que piensas. Ten precaución con eso y lleva varias mudas.

Corre con alguien nuevo
Si viajas en grupo, o aunque sea en pareja, es un buen momento para que alguien se sume a esto del running. Seguro que alguien de tu entorno te ha dicho alguna vez eso de ‘Algún día tengo que salir a correr’. Pues bien, ¡ha llegado el día! Mucha gente se siente más cómoda en un entorno nuevo, sin la presión de su ciudad habitual, para empezar a correr.


SOBRE EL AUTOR

8.379

Articulos relacionados

Reportajes Consejos para carreras nocturnas
Reportajes Ligar corriendo
Entrenamientos Cómo no odiar entrenar en verano

También te puede interesar

Reportajes Guía del corredor novato: encontrando tu ritmo
Reportajes Atletas que hicieron historia: Edwin Flack, el León de Atenas

Las más vistas

Material deportivo BOSU: la semiesfera que te pone en forma
Nutrición ¿Comes en la oficina? Recetas de tupper para runners