Crónicas desde Iten (I): La llegada

Por Raquel Landín para carreraspopulares.com - 14/07/2016

Después de dos años vuelvo a Kenya, tierra de corredores. Cuando uno aterriza en su capital, Nairobi, no respira precisamente atletismo, sino ese llamado “caos”. Aunque yo prefiero entenderlo como otro modo de vida en el que ese “caos” guía a los habitantes de este continente en su manera de ser. Personas que hasta el momento solo me han transmitido bondad y felicidad a pesar de su precariedad.


El trayecto a Iten

Para llegar a la gran meca de los corredores, uno debe transcurrir por las peligrosas pero apasionantes carreteras del país en matatu, su medio de transporte más conocido. Se trata de una especie de furgoneta muy peculiar de 9 asientos más el del conductor, donde, si te descuidas, pueden viajar hasta 18 o más personas y que realiza sus paradas en cualquier tramo al borde de la carretera siempre que allí lo solicite un viandante.

Viajaremos así hasta llegar a Iten. Una pequeñísima localidad situada en lo alto del Valle del Rift donde la gran mayoría de sus habitantes son atletas. Su única carretera divide las pocas casas y pequeños comercios que la conforman que ya se asientan sobre la tierra rojiza que da paso a innumerables e infinitos caminos por donde los corredores se pierden dos veces al día, incluso tres, a excepción de los domingos que solo salen una o ninguna dependiendo del grupo en el que estén.


La llegada, ¡con una carrera!

Ésta vez la expedición la formamos nueve componentes del equipo de running de Valencia The Kenyan Urban Way . Somos afortunados, primer día en Iten y se celebra una carrera 10k. Aquí separan mujeres de hombres, dando primero la salida a las féminas.

La organización parece envidiable: hay personas marcando y supervisando el recorrido en la zona del pueblo cada 30 metros, algo exagerado. La gente espera inquieta por ver llegar a los primeros ¿quién sera? Poco después, vemos cómo viene la primera corredora. Llega algo distanciada, pero ¡qué poderío!, vaya correr más liviano, así da gusto y eso que es cuesta arriba. A los 150 metros la segunda, la tercera, ahora ya vienen todas como cuentagotas.

Hay premio económico para las y los 10 primeros, lo que deja ver algún que otro sprint final de vértigo entre varias corredoras de los primeros puestos. Una de ellas, al entrar en meta, cae exhausta y se la tienen que llevar. El resto, al cruzar la meta se tiran en la hierba. Todas lo han dado todo. Llega el primer hombre distanciado también, se vuelven a repetir los sprints finales, todos quieren conseguir el dinero.

Caminamos entre ellos por la zona de llegada, queremos verles de cerca y yo además quiero ver si encuentro a Everline, mi amiga kenyata desde hace dos años. El olor que desprenden estos corredores por el sudor de su esfuerzo es fuerte, es muy fuerte. No la encuentro. La organización nos invita a sentarnos en unas sillas que habían puesto, aceptamos, y como somos españoles y siempre nos hacemos de notar, salimos a bailar a la hierba para animar un poco el ambiente. Estaban tardando mucho en dar los premios y, ¡ale!, ya sabe todo Iten que ha llegado un grupo de españoles.

Primera toma de contacto

De vuelta a casa por fin me encuentro con Eva, había venido a buscarme al lugar donde nos alojamos. Quedamos para la tarde y nosotros nos vamos a correr un poco. Hoy es nuestro primer día a 2400 m de altitud, así que con media hora de carrera continua, suficiente.

Los primeros minutos parece que la cosa va bien, pero enseguida te das cuenta que no, que los que venimos del nivel del mar no podemos escapar a los efectos de tal altitud. Me empieza a pesar todo una barbaridad, parece que voy corriendo hacia atrás, los oídos me duelen como si estuviera buceando a 5 metros, pero tengo que llegar así que acepto donde estamos y llego a paso lento pero continuo pensando que poco a poco todo irá mejorando.


Por la tarde vamos a visitar a Eva a su nueva casita. Es la típica casita donde viven los atletas. Fachada blanca, puerta azul, unos 6 metros cuadrados y un patio de hierba interior que lo comparten todos los que viven en cada uno de los muchos complejos de este tipo.

Pero como siempre, como es habitual en estos atletas, nos acoge en su modesta casita y consigue sentarnos a todos dentro. Le presento a mis amigos, charlamos un rato y le doy el montón de regalos que traía para ella.

La luz del sol se esconde, avisa que tenemos que volver, mañana será otro día.

Raquel Landín es atleta y entrenadora. raquellandin.es

Disponible Capítulo II: Crónicas desde Iten (II): Muzungu, how are you?

SOBRE EL AUTOR

Raquel Landín
Atleta y entrenadora

www.raquellandin.es



5.575

Tambien te puede interesar

Mejora tus descensos en la montaña
Javier Ullé

Alcanzar la cumbre es solo la mitad del éxito, las vistas son increíbles y has hecho un gran trabajo. Pero cuando tus pulsaciones comienzan a calmarse es momento de descender para completar el trabajo. Te damos unos consejos para que mejores tu técnica de bajada cuando corres en la montaña.

Etienne Gailly, el maratoniano que consiguió la gloria olímpica con una medalla de bronce
Luis Blanco

El 7 de agosto de 1948 Delfo Cabrera cruzó la meta en primer lugar en el maratón olímpico de Londres. Era el segundo argentino que conseguía esa gesta. Pero el atleta que se llevó más vítores y aplausos no fue Cabrera, sino un obstinado belga llamado Etienne Gailly, que a la postre se convertiría en el héroe del día. Esta es su historia.

Precauciones para evitar el coronavirus cuando quedas para correr
Borja Martínez

Correr es mucho más importante ahora, porque tener un cuerpo en forma y saludable es la mejor protección contra la Covid-19. Y el contagio al aire libres es mucho menos probable. Pero cuando lo corramos, sobre todo si lo vamos a hacer en grupo, no está de más que tomemos algunas precauciones, no sea que un despiste nos provoque el contagio y tengamos que estar encerrados una temporada.

Las ´carreras´ virtuales por fascículos
Ximo Salas

En tiempo de distanciamiento social no parece una mala idea hacer encuentros virtuales. Hay quien queda virtualmente, a través de una pantalla, para tomar algo, para charlar, incluso para cenar. Quedar virtualmente para correr es un poco más difícil.

Las mas vistas

Alimentos post-entrenamiento, ejemplos que te vendrán bien
Daniel Giménez

Tras un buen entrenamiento es importantísimo alimentarse bien. Daniel Giménez, dietista-nutricionista, nos explica el porqué y nos da unos cuantos sabrosísimos ejemplos que te vendrán bien tras el esfuerzo.

Hidratos de carbono, carbohidratos o glúcidos
Carolina Villalba

Los Hidratos de Carbono son la principal fuente de energía para todos los deportistas, de ahí su importancia. Deben aportar entre el 50 y 65% de la energía total del día. En este artículo de Carolina Villalba te contamos todo lo que debes saber sobre los HC.

Entrenamientos originales que (tal vez) no te hayas planteado
Chema Martínez Pastor

Planes de entrenamiento hay muchos, y todos tienen sesiones que nos aportan diferentes aspectos que mejorar. Pero hay veces que no nos motiva salir a correr o no tenemos plan. ¿Cómo hacer estos momentos menos monótonos?

MINIMALISMO (Cap. 3) La transición hacia el minimalismo (Cont.)
Julius W. Carrough

¿Quieres probar con el minimalismo? ¿Cómo se debe realizar la transición para llegar a correr con esta técnica? en este capítulo encontraras claves para realizar una transición con garantías.