El origen del burpee: ¿amigo o enemigo?

Por carreraspopulares.com - 02/09/2018
Cuando nos dicen que tenemos que hacer burpees después de calentar no nos suele hacer mucha gracia...
Cuando nos dicen que tenemos que hacer burpees después de calentar no nos suele hacer mucha gracia...

Si tienes un entrenador que te pone sesiones de fuerza además de correr, o si has hecho otro tipo de entrenamiento funcional durante tu “vida deportiva”, seguro que los conoces. El burpee es uno de los ejercicios más temidos por corredores y no corredores. Si te has enfrentado a él ya no se te olvidará su nombre en la vida. Posiblemente te has despertado entre sudores alguna noche gritando su nombre.

¿Por qué lo odiamos tanto? En realidad, no se puede decir que lo odiemos. Es la típica relación amor-odio. Sabemos que es un buen ejercicio, y que debemos hacerlo porque nos aporta cosas buenas, pero al mismo tiempo no queremos oír hablar de él. ¿Qué es el burpee, te preguntas? Si te estás haciendo esa pregunta, te diremos que se trata de un ejercicio coordinativo que mezcla la fuerza con la elasticidad de varios grupos musculares, tanto del tren superior como inferior.

Las fases del burpee

Un burpee bien realizado consta de cinco fases:

1. Empezando en posición vertical, nos agachamos hasta apoyar las manos en el suelo, aproximadamente a la altura de los pies.
2. Sin levantar las manos del suelo, y con un ligero salto, llevamos los dos pies hacia atrás, hasta colocarnos en posición de plancha.
3. Realizamos un fondo de brazos.
4. Al recuperar la posición de plancha, volvemos a llevar los pies adelante para recuperar la posición de sentadilla con las manos aún en el suelo.
5. Nos levantamos de un salto elevando las manos para volver a la posición inicial.

Es decir, en poco más de cinco segundos, hemos ejercitado cuadriceps, isquiotibiales, bíceps, tríceps, gemelos, dorsales, pecho... Vamos, lo que se llama un ejercicio “completito”. Ahí es donde radica el que nos llevemos tan mal con él, que exige mucho esfuerzo por nuestra parte. Como contraprestación, es muy positivo para nuestra fuerza y elasticidad.

Orígenes del burpee

El burpee tal y como lo conocemos tiene su origen en 1930 siendo un ejercicio inventado por el fisiólogo norteamericano Royal H. Burpee, quien lo propuso como método de evaluación de la condición física. Inmediatamente, como muchos de los inventos de la sociedad, fue adoptado por el ejército de los Estado Unidos, quien lo popularizó en las pruebas realizadas a los soldados antes de entrar en la Segunda Guerra Mundial.

Foto: Popular Science, Feb 1944
Foto: Popular Science, Feb 1944

Al estar el ejercicio original pensado como un test, su inventor nunca fue amigo de las muchas repeticiones. De hecho, su test consistía en solamente cuatro repeticiones, y su ejecución no incluía ni el fondo de brazos ni el salto en la fase de levantamiento. El doctor Burpee realizaba mediciones del pulso antes y después de esas cuatro repeticiones como forma de evaluar el comportamiento del sistema cardiaco de los pacientes. No se sabe a ciencia cierta quien introdujo las variantes que han convertido al burpee en el ejercicio amado y odiado que hoy conocemos, pero poco nos equivocamos si pensamos que algún entrenador con ganas de torturar fue el culpable.

Hoy en día, el burpee nada tiene que ver con aquel que se inventó para diferenciar a los atletas de los sedentarios y es usado en planes de entrenamiento intensivos tipo tabata o bootcamp. Incluso hay competiciones para ver quién hace el número mayor de repeticiones. Si hacer 5 burpees te cansa, piensa que el récord Guinness está en 9.480 repeticiones en 72 horas (Lloyd Weema, Portland, 2013) y el mayor número de burpees en una hora es de 851 (Charlie Gard, Tasmania, 2018). Esto significa un burpee, más o menos, cada 4,23 segundos. ¿A que ya nos parece menos duro hacer unos pocos?


ARTÍCULOS RELACIONADOS
POR MIGUEL ÁNGEL RUIZ Y BORJA PÉREZ

POR RAQUEL LANDÍN




POR TONI ALVARADO


6.802

Tambien te puede interesar

Minimalismo - Capitulo 1: concepto y calzado
Julius W. Carrough

¿Qué es el minimalismo y cuál es la mejor manera de practicarlo? De la mano de Julius W. Carrough, nos introducimos en este apasionante mundo descubriendo sus conceptos elementales y las pautas básicas de su calzado.

Las series, ¿quieres saber más sobre ellas?
Eugenio Olmos

Ves cómo muchos corredores las hacen, pero no sabes qué aportan. Eugenio Olmos nos hace una aproximación a las series. Su enseñanza es clara. Si no haces series, no mejorarás.

¿Debemos dejar las obsesiones por la forma física?
Francisco Gilo

Tan malo es obsesionarse por la recuperación inmediata de la forma física como de los tiempos de competición. Esta obsesión es la que nos va a llevar a lesionarnos y a que el periodo de inactividad se prolongue más todavía y se aumente la pérdida de forma física.

Volver con demasiadas ganas puede ser perjudicial
Francisco Gilo

Cuando queremos volver a recuperar la forma después de un parón hay que tener paciencia y llevar una progresión en el entrenamiento. El deportista debe hacer un trabajo mental para dosificar sus ansias de entrenar y sus ganas de intentar recuperar el tiempo perdido.

Las mas vistas

¿Pie pronador o supinador?
Carlos Blasco García

Vamos a hablar de los pies supinadores y pronadores, y clarificaremos si este aspecto se debe tener en cuenta a la hora de comprar un calzado para practicar atletismo, o simplemente para realizar unas plantillas.

Zapatillas mixtas: qué son y por qué deberías planteártelas
Adolfo Bello

Elegir unas zapatillas nuevas para correr siempre nos hace dudar... ¿Las compramos iguales que las anteriores? ¿O elegimos un modelo más ligero para poder correr un poco más rápido? En cambio, si las necesitamos para larga distancia hay que prestar atención a la amortiguación. ¿Son las zapatillas mixtas una buena solución?

Las ventajas de correr a solas
carreraspopulares.com

Correr a solas te aporta cosas positivas. Correr en grupo está bien, pero cuando vas solo experimentas ciertas sensaciones que mejorarán ciertos aspectos.

Los alimentos te ayudan a recuperarte
Andrea Ferrandis

¿Un bocadillo de jamón es un buen recuperador tras entrenar? Pues sí. Andrea Ferrandis nos explica unas sencillas claves para que la alimentación sea un aliado más en nuestra recuperación post-entreno.