¿Héroes o insensatos?

Por Mario Trota para carreraspopulares.com
El cansancio y las lesiones pueden provocar situaciones complicadas en las carreras
El cansancio y las lesiones pueden provocar situaciones complicadas en las carreras

Es muy común leer comentarios en Facebook, escuchar frases rotundas entre amigos corredores al acabar una carrera (sobre todo si es una maratón o una ultra) que alaban a los que, sufriendo al máximo, han llegado a la meta y han completado la carrera.

En muchos casos, esos que llegan a meta lo hacen lesionados, deshidratados, con problemas musculares o exhaustos. Pero su coraje vence a las adversidades, siguen adelante y concluyen la carrera.

Mi experiencia en los años que llevo corriendo y las enseñanzas de entrenadores y corredores veteranos me han hecho llegar a la conclusión de que es mejor no forzar en situaciones de riesgo. A todos nos atrae sentir la épica, ir más allá de nuestros límites y tocar la gloria. Y luego escuchamos loas y alabanzas de amigos y conocidos, que nos hablan del gran tamaño de nuestros atributos sexuales, nos llaman cracks y nos ponen por las nubes por haber realizado una gesta casi inalcanzable.

Esa gesta puede haber sido acabar una maratón a pesar de haber estado lesionados los últimos 10 kilómetros. O concluir una carrera de montaña deshidratados porque en nuestra cabeza pesaba más la idea de que hay que acabar como sea.

Pero hay momentos en los que eso puede resultar muy peligroso. Correr lesionado puede agravar la lesión hasta límites irreparables. Seguir a pesar de una deshidratación puede tener consecuencias fatales. Forzar la máquina cuando ésta no da para más nos puede llevar a un cansancio extremo y a un desvanecimiento.

En definitiva, continuar con un sufrimiento excesivo e innecesario sólo por demostrar (aunque sea a nosotros mismos) que somos capaces de hacerlo, me parece un error.

De hecho, creo que es aún más valiente plantarse, parar y retirarse. Y, por supuesto, mucho más sensato. Eso no me lo va a negar nadie. Por eso creo que es también un error aplaudir a los que han acabado maratones arrastrándose o cojeando por una cabezonería y querer llegar por todos los medios a la meta. Eso alienta futuras "gestas" de ese tipo.

Aunque, el que esté libre de pecado, que tire la primera piedra. Soy el primero que ha cometido imprudencias de ese tipo. Y en varias ocasiones. Pero ahora lo tengo claro. No quiero volver a hacerlo. Es bien fácil caer en la trampa, querer sentirte cómo un héroe, aunque sea ante los ojos de los más cercanos o ante nosotros mismos.

Pero la sensatez debe imperar. Nadie nos va a mirar mal por no acabar una carrera, por darnos por vencidos. Es más, si alguna vez lo hacéis, fijaos bien en los comentarios de los amigos en vuestras redes sociales, escuchad con atención lo que os dicen vuestros compañeros de entrenamiento. Seguro que ninguno os lo echa en cara. Todos os dirán que habéis hecho bien, que otra vez será y que sólo llegar hasta donde habéis llegado tiene mucho mérito.

Ese día, cobra más sentido que nunca esa manida frase (pero muy cierta) de que, aunque no acabes una carrera, siempre estarás por delante de los que no se han atrevido a ponerse en la línea de salida.

SOBRE EL AUTOR

Mario Trota
Corredor popular


16.356

Articulos relacionados

Reportajes Por qué cuando corres nunca fracasas
Salud ¿Es sana la ultradistancia?
Reportajes Consejos si estás empezando en el running (de esos que casi nadie te da)

También te puede interesar

Reportajes Las 6 grandes maratones del mundo
Reportajes El corredor cervecero

Las más vistas

Salud La vida tras un infarto
Actualidad Los merengues se llevan el derbi de las aficiones