El vino y los runners

Por Leticia Garnica para carreraspopulares.com
El vino, tomado con moderación, puede tener efectos beneficiosos para el organismo
El vino, tomado con moderación, puede tener efectos beneficiosos para el organismo

Antes de nada, quiero recalcar que el vino tinto es una bebida alcohólica y por ello siempre que hablemos de sus beneficios, nos referiremos a un consumo moderado, es decir, dos copitas de vino máximo al día, habéis leído bien, copitas.

El estudio MONICA, uno de los mayores estudios de colaboración que se han hecho sobre cardiopatías, demostró que un consumo moderado de vino tinto reduce el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares. Pero si por el contrario, abusamos del alcohol, entonces podemos tener problemas en hígado, riñón y corazón.

Debemos recordar que el vino contiene alcohol, en baja cantidad, pero lo contiene. Y el alcohol tiene efectos nocivos para nuestro organismo. El alcohol en sí no deja de ser una droga, aunque lo tenemos muy instaurado en nuestro día a día. El alcohol es un depresor del sistema nervioso, que pertenece al grupo de los sedantes, junto con los barbitúricos y las benzodiacepinas.

Cuando consumimos alcohol, este no se digiere igual que todo lo demás, sino que su ruta metabólica es distinta. Pasa del estómago al duodeno, dónde se absorbe, y de ahí al torrente sanguíneo, lo que puede producir irritación y estimula la secreción de jugos gástricos, así como procesos inflamatorios del estómago y esófago, gastritis y úlceras.

El corredor debe saber que el alcohol del vino deshidrata, por lo que no debe excederse en su consumo
El corredor debe saber que el alcohol del vino deshidrata, por lo que no debe excederse en su consumo

Componentes beneficiosos del vino tinto

Podríamos destacar el contenido de antioxidantes que tiene el vino tinto. El alto contenido que posee de estas sustancias, en concreto de polifenoles, en concreto de ácidos fenólicos, flavonoides y resveratrol, le atribuye un papel beneficioso para la salud.

Estos compuestos están en el pellejo de la uva. Se les atribuye que ayudan a proteger las lipoproteínas LDL de la oxidación. Inhiben el colesterol malo, que una vez oxidado pasaría a formar parte de la placa de ateroma de las arterias. De ahí es dónde nace el pensamiento de que una copita de vino al día ayuda a evitar que las plaquetas se aglutinen, esto es la “paradoja francesa”.

Otro compuesto característico del vino son los taninos los cuáles tienen múltiples propiedades entre las que caben destacar que son antioxidantes, antiinflamatorios y además favorecen el retorno venoso favoreciendo así al sistema circulatorio.

Resveratrol

El resveratrol es un compuesto producido por las uvas, los granos de cacao y algunas otras plantas en respuesta al estrés. Se están estudiando más sus beneficios, ya que los estudios demuestran que alarga la esperanza de vida y parece que previene la diabetes, pero eso aún sólo ha sido probado en ratones obesos.

Debemos destacar que aumenta la captación de glucosa por el músculo esquelético, incrementa la regeneración muscular tras las lesiones y tiene un importante papel antioxidante e interviene en la vasodilatación a nivel muscular.

Efectos del vino tinto en el corredor

En mi opinión, parece excesivo que haya distintas afirmaciones sobre que los efectos del vino son parecidos a los efectos del ejercicio sobre el organismo. Una cosa es que destaquemos los beneficios que tiene el vino tinto sobre la salud, y otra que hagamos comparaciones olvidándonos que no deja de ser una bebida que tiene contenido en alcohol, aunque sea de baja graduación. Pero sí que es cierto que un consumo moderado de vino combinado con el ejercicio físico ayuda a prevenir problemas cardiovasculares.

El corredor, como cualquier otro deportista, debe ser consciente de que el alcohol no le va a conllevar nada bueno , y que todos debemos hacer un consumo responsable. Pero como hemos descrito en estas líneas, el vino sí que tiene efectos beneficiosos sobre la salud, siempre que se tome con moderación. Los distintos estudios realizados sobre él nos han demostrado sus múltiples beneficios sobre las enfermedades cardiovasculares, su acción sobre el envejecimiento celular y el estrés oxidativo y además nos ayuda a combatir a un gran enemigo como es el colesterol LDL.

Así como en su momento hablamos de la cerveza y sus beneficios , y dijimos que es mejor tomarla sin alcohol después de realizar el ejercicio físico, con el vino debemos tener cuidado, porque al llevar alcohol aunque en pequeña cantidad, éste deshidrata, y no debemos olvidarnos de que después de una carrera de las cosas más importantes que debemos hacer es reponer a nuestro organismo de líquidos.


Leticia Garnica, nutricionista.
www.dietistaynutricionista.com

SOBRE EL AUTOR

16.957

Articulos relacionados

Salud Arritmias cardíacas en el deporte
Salud ¿Conoces las diferencias entre el colesterol malo y el colesterol bueno?
Salud El resfriado en el corredor

También te puede interesar

Nutrición Test: ¿Mi alimentación es adecuada para un corredor?
Nutrición Los falsos mitos de las grasas

Las más vistas

Entrenamientos ¿Cuándo fracasa un deportista amateur?
Salud Prueba de esfuerzo