Propósitos runner vs deseos runner

Por carreraspopulares.com

Es tiempo de nuevos propósitos, de marcarse nuevas metas, nuevos objetivos. Es algo genial. La catarsis que nos invade el cuerpo y la mente cuando acaba un año y empieza uno nuevo tiene la fuerza suficiente para que, en muchas cuestiones, podamos hacer ‘borrón y cuenta nueva’, cambiar hábitos y empezar nuevos planes para alcanzar nuevas cimas.

Para ello, hemos de ser consecuentes con lo que somos y realistas con lo que queremos conseguir. Es decir, que nos debemos marcar propósitos (dejar de fumar, adelgazar algo, ir más al gimnasio, etc), y también podemos tener deseos, pero estos no siempre coinciden (desearía que mi equipo de fútbol ganara la liga).

En nuestro deporte, también sucede lo mismo. No debemos confundir propósitos con deseos. Lo nuestro debe ser lo primero, y para ello:

- Deben ser factibles. Es decir, alcanzables. Nuestros propósitos para todo un año puede que sean ambiciosos. Incluso no es necesario que los consigamos en el primer mes o trimestre, pueden ser a largo plazo, pero deben ser siempre posibles, nada de quimeras.


- Que dependan de nosotros. En ocasiones nos marcamos propósitos que dependen de la intervención de terceras personas, y eso muchas veces no es un muy buen negocio. Es decir, nuestro propósito no puede ser ‘conseguir que mi cuñado haga su primera 10k’, o que mi compañero baje de 50 minutos’. En realidad esos son sus propósitos, y dependerán de ellos, no de nosotros. Nos podemos frustrar si nos marcamos propósitos que están en la mano de otros. De nosotros dependerá ayudarles tantas veces como sea necesario, hacerles un plan o levantarles de la cama, pero el resto no es nuestro.

- Conseguibles mediante trabajo. Si alguna característica especial tiene el running, es que el trabajo tiene recompensa. Lesiones mediante, si vamos sembrando, recogeremos. Es por ello, que debemos marcarnos esos propósitos teniendo en cuenta que, cuanto más trabajemos, más cerca estaremos de ellos. Aunque tu propósito sea simplemente correr cuatro días a la semana, si lo haces durante varias semanas, al principio te costará esfuerzo y trabajo, pero luego ese trabajo se convertirá en hábito y será más fácil. Nos va dando recompensas.

Una vez analizados estos parámetros, toca distinguir entre propósitos (alcanzables, que dependan de nosotros y realizables mediante trabajo), de los deseos (algo que quiero que ocurra y que podría esperar plácidamente tumbado en el sofá) y, por supuesto, marcarnos nuestros propósitos y oibjetivos runner para este año.

¿Cuáles son los tuyos?


7.895

Articulos relacionados

Salud Mi fisio me hace mejor corredor
Salud Las tres lesiones más frecuentes en corredores
Salud Fracturas por estrés

También te puede interesar

Reportajes Cómo funciona el chip de una carrera
Reportajes El corredor cervecero

Las más vistas

Nutrición Frutos secos: los mejores para el corredor
Actualidad Alpedrete prepara ya su VII carrera solidaria Las Dehesas. ¡No te quedes sin tu dorsal!