Pararme en una carrera ¿por qué?

Por Pedro Fernández López para carreraspopulares.com - 27/06/2017
Nunca comiences una carrera pensando que te vas a parar
Nunca comiences una carrera pensando que te vas a parar

Todos hemos sido testigos, hemos leído o escuchado noticias sobre algún corredor profesional que tras comprobar que no va a superar o al menos igualar su mejor marca en la distancia que está compitiendo para y se retira. Y todos los que corremos de forma popular hemos vivido la situación adversa: a pesar de sentir molestias y/o no encontrarnos del todo bien, seguimos dando una zancada y otra zancada hasta llegar a la línea de meta, cueste lo que cueste y se rompa lo que se rompa.

Me diréis que estas dos situaciones tienen poco que ver, pues ya la diferencia entre los tipos de corredores es abismal. Tenéis toda la razón, así como sus motivaciones y objetivos, pero me han llamado siempre la atención las dificultades que tenemos algunos corredores populares para parar y dejar el entrenamiento, o la competición, para otro día. Estaréis conmigo en que no será la primera vez que participando de una carrera habéis visto la cara de algún corredor o corredora que manda muchísimas señales de que no se encuentra demasiado bien.

Todos hemos corrido con dolor y creo que un corredor, a partir de cierta distancia y cierto tiempo (distintos para cada uno), ha de acostumbrarse a cierto nivel de estrés corporal o incluso soportar una pequeña franja de dolor o molestias. Y muchos de nosotros nos hemos arrepentido de no haber parado en algún momento, teniendo que responsabilizarnos de una decisión mal tomada en forma de lesión o molestia que nos tiene parados durante cierto periodo de la temporada.

¿Cual es la clave?

Veamos qué es el dolor. Su definición: “Percepción sensorial localizada y subjetiva que puede ser más o menos intensa, molesta o desagradable y que se siente en una parte del cuerpo; es el resultado de una excitación o estimulación de terminaciones nerviosas sensitivas especializadas.”

El ser humano dispone de una inteligencia mucho más antigua que la lógica, que el cociente intelectual, o la inteligencia matemática: la inteligencia corporal, la cual podemos definir como “la capacidad de usar nuestro cuerpo con gran precisión, ayudándonos a propiciar la ejecución de nuestras metas y objetivos personales”. Pero no debemos olvidar que para nuestra mayor eficiencia, bienestar y eficacia la inteligencia corporal y la lógica o mental han de ir al unísono, equilibradas y unidas para lograr en este caso el perfeccionamiento físico.

Sabremos si tenemos que parar o no, tomaremos la decisión adecuado si unimos estas dos inteligencias. Pero ¿cuál tiene razón? ¿Mi cuerpo que me avisa que algo va mal o mi mente que me dice que puedo seguir, que queda poco, que llevo mucho tiempo entrenando esta carrera, que he de mejorar mi marca y ser mejor que mi compañero de oficina?

La decisión más adecuada será aquella que nuestra intuición nos diga, definida la intuición como: “Habilidad para conocer, comprender o percibir algo de manera clara e inmediata, sin la intervención de la razón”. Decidir sin pensar. La decisión adecuada aparece en los dos primeros segundos de consciencia sobre el hecho a decidir.

Para lograr aumentar la inteligencia intuitiva, pon en práctica estos tres principios en tu vida diaria:

1. Aprende a escuchar las emociones.

2. Piensa de manera holística, analiza la situación en 360 grados y no te cierres a ninguna posibilidad. Cuando vayas a tomar una decisión, de cualquier clase, anota primero la decisión inicial (dos segundos), y luego toma la decisión por tu método habitual. Cuando hayas obtenido un resultado, repasa tu nota y observa si ambas estaban alineadas. Si no es así, piensa cual hubiese sido la más adecuada. Estoy seguro de que irás observando que tienes y puedes desarrollar más tu intuición, otorgándole de esta forma mayor validez y experiencia.

3. Aprende a leer entre líneas, escucha tu cuerpo no solo cuando estés practicando un deporte. Hazlo de forma habitual, descubre las sensaciones que despierta la perspectiva de determinadas decisiones. Si nunca lo has hecho, al principio te resultará difícil, pero cuando te acostumbres notarás los pequeños cambios en tu cuerpo que generan algunas decisiones. Hazles caso porque el resultado vale la pena.

Pensaréis que no he tocado el punto de conexión entre el nivel de dolor y la distancia que resta para acabar la prueba... pero todos hemos leído el ejemplo de un corredor popular se ha “desplomado” justo al pasar la línea de meta.

SOBRE EL AUTOR

Pedro Fernández López
Desarrollo de Cualidades Humanas para el Alto Rendimiento Profesional

www.desarrolloformidable.es


ARTÍCULOS RELACIONADOS


POR MIGUEL ÁNGEL RUIZ Y BORJA PÉREZ


POR CARRERASPOPULARES.COM



4.724

Tambien te puede interesar

Todas las excusas que quieras para no salir a correr
Mario Trota

Hay días en los que salir a correr me da mucha pereza. Muchísima. A veces me ocurre durante una semana completa. ¿Cuál es el debate interno entre mi “yo corredor” y mi “yo perezoso en esos momentos?

Beneficios menos conocidos de correr
Javier Ullé

Correr es una de las mejores maneras de mantenerse en forma. Es excelente para tu físico, pero, ¿qué otros beneficios aporta? Además de los muy conocidos como, por ejemplo, perder peso o combatir el estrés, correr tiene un buen número de beneficios y aspectos que contribuirán a que tengas una mejor salud. Algunos de ellos nos son tan conocidos.

Buscando motivaciones para entrenar en tiempos de coronavirus
Pedro Fernández López

En un momento en el que no se celebran carreras populares, que marcan muchas veces el objetivo de nuestros entrenamientos, ¿dónde y cómo encontramos la motivación? Pedro Fernández nos da algunas ideas.

Guía del corredor novato: la sonrisa, siempre puesta
Mario Trota

Corremos porque nos hace felices. Y si la felicidad es un estado de ánimo positivo y alegre, ¿por qué no vamos a sonreír cuando hay algo que nos hace sentir bien? Correr con la sonrisa puesta, de hecho, hará que ese sentimiento se amplifique.

Las mas vistas

Plan para correr 10k en menos de 60 minutos
Tono Fernández

Un plan para aquellas personas que ya corren, pero que quieren hacer una carrera de 10 kilómetros en menos de 1 hora.

Maratón: 42.195 m.: ¿de dónde viene esa extraña distancia?
Luis Miguel del Baño

42.195 metros. Una distancia extraña. La tenemos más que marcada y grabada en la mente, pero, ¿de dónde proviene la mítica longitud del Maratón?

Cruzar la meta del Maratón corriendo de lado, ¿cómo lo logró?
carreraspopulares.com

Federico Bruno hizo los últimos 7 kilómetros del Maratón corriendo de lado. Los calambres le atenazaron las piernas. ¿Por qué consiguió acabar de esa manera?

´Un entrenador personal te cambia la vida´
carreraspopulares.com

El cómico Leo Harlem encantado porque está cambiando su físico gracias a un personal trainer.