¿Recuperando de una lesión? ¡Hazlo más fácil!

Por Chema Martínez Pastor para carreraspopulares.com - 12/09/2018
Si no se puede correr por un tiempo, hay que buscar alternativas
Si no se puede correr por un tiempo, hay que buscar alternativas

Un alto en el camino.
Una pequeña dificultad.
Gajes del oficio.
Cosas que pasan.
Un drama.
Una tragedia.

¿Qué sientes cuando una lesión te impide correr? No es lo mismo, por supuesto, una pequeña contractura para la que se recomienda un par de días de descanso que una rotura de menisco para la que es necesario pasar por quirófano. Una lesión puede ser de muchos tipos. Pero todas tienen una conclusión clara: no nos dejan correr como nos gustaría.

¿Qué podemos hacer cuando tenemos una lesión? Lo primero de todo: parar. Sólo en el extraño caso de que conozcamos tanto nuestro cuerpo como para saber qué nos está pasando y qué solución tiene, mejor no correr riesgos hasta saber si esa pequeña molestia se puede convertir en algo más grave si seguimos corriendo. Lo mejor es acudir a un fisio para que nos haga un diagnóstico claro y nos empiece a ayudar con la recuperación. Aunque podemos tener la tentación de ir al médico general a que nos vea, nadie como un fisio experto en deporte para tratar con lo que nos pase.

Si nos cuidamos, ¡llegaremos a viejos corriendo!
Si nos cuidamos, ¡llegaremos a viejos corriendo!

Una vez un experto en fisioterapia nos haya visto, diagnosticado y comenzado un tratamiento, empieza lo difícil: en algunos casos nos pueden recomendar dejar de correr por unos días o semanas. Al principio se nos viene el mundo encima. ¿Te acuerdas que antes de empezar a correr tenías tiempo libre y hacías otras cosas? De repente, si de un día para otro te dicen que no corras, te encuentras con un vacío de tiempo que al principio nos cuesta llenar.

Primera tarea: buscar un sustituto de correr

Si no puedes correr, prohibido quedarse en el sofá viendo la tele. Salvo que quieras aprovechar el tiempo para estudiarte la filmografía de Scorsese porque tienes mucho interés en este cineasta o algo así, no debes dejar que la pereza te gane. Porque te costará más volver a correr después, no queremos que el hábito del sofá aparezca en nuestra vida. Actividades como salir a ir al gimnasio, pilates, nadar, montar en bici... (siempre con permiso del fisio, claro) son perfectas para ocupar el tiempo. Y si no, simplemente caminar. Ya que vamos a perder un poco de forma física por no correr, no debemos empeorar las cosas encima desentrenando nuestra motivación.

Segundo: reprograma tu mente

Cuando corremos, las prioridades suelen estar centradas en objetivos: una carrera, superar cierta marca, correr X kilómetros semanales... Cuando llega el parón, tenemos que hacer el ejercicio de detenernos y pensar si vamos a poder alcanzar ese objetivo o debemos buscar otro. No pasa nada por reconfigurar los objetivos, simplemente hay que tener la cabeza fría y asumir, si llega el caso, que no vamos a bajar ese tiempo o que no vamos a poder correr cierta carrera. Piensa que vas a tener más oportunidades de cumplir tus objetivos y que es más importante parar hoy para poder seguir corriendo pasado mañana.

Fortaleza mental para superar las adversidades

Hay lesiones más o menos “simples” que se van curando paulatinamente y que no dejan secuelas. Normalmente, una lesión, si estás en buenas manos, se pasa bastante rápido. Pero hay otras dolencias (una fascitis o tendinitis) que nos pueden dar algún altibajo y recaemos cuando pensamos que estamos curados. Tenemos que tener paciencia y pensar que es normal. Cada cuerpo funciona de una manera distinta y puede que necesitemos más tiempo. No pasa nada. Inquietarnos sólo nos generará un estrés muy perjudicial para la recuperación.

Así que, aunque cueste, es importante mantener el ánimo y el espíritu positivo. ¡Que ninguna lesión te quite las ganas de correr!

SOBRE EL AUTOR

Chema Martínez Pastor
Corredor Popular



Siguenos en:

Tambien te puede interesar

El deporte provoca cambios en el corazón
Francisco Gilo

Los beneficios del ejercicio y la importancia del control médico antes de abordar grandes esfuerzos físicos

Consejos de tu fisio antes de correr una maratón
Fisioterapia Bando

Antes de preguntarte si serás capaz de correr durante 42 kilómetros y 195 metros, pregúntate si vas a poder dedicar el tiempo necesario al entrenamiento. Es importante seguir una disciplina y unos consejos para que tus piernas estén a punto el día que te pongas en la línea de salida.

Las tres lesiones más frecuentes en corredores
Luis Baraja

Tarde o temprano te acecharán. Pero debes hacer todo lo posible por evitarlas. Luis Baraja nos cuenta cuáles son las tres lesiones más frecuentes en el running y cómo solucionarlas.

La protección solar y los corredores
Samanta Chocrón

Los corredores no somos conscientes de que el sol, el viento, los cambios de temperatura, el sudor, la poca humedad, son algunos de los factores que pueden generar alteraciones en la función y estructura de la piel. Nuestra piel también sufre mientras realizamos deporte al aire libre y muchos corredores “se olvidan” de utilizar protección solar.

Las mas vistas

El ozono y su efecto en los deportistas
Francisco Gilo

Las altas concentraciones de ozono pueden ser perjudiciales, sobre todo para los deportistas que están expuestos al aire libre durante el tiempo del ejercicio. En este artículo, Fco. Gilo nos describe cómo nos puede afectar el ozono y cómo podemos evitar sus efectos.

Cómo entrenar correctamente las cuestas
David Calle

Tanto si ya realizas entrenamientos en cuestas como si aún no los has probado, estos consejos de nuestro entrenador David Calle te ayudarán a convertirte en un experto en cuestas, y saber cuándo, cómo y por qué debes usarlas en tus entrenamientos.

La importancia del masaje
Francisco Gilo

La acción mecánica del masaje sobre la musculatura, actúa de manera que activa la circulación, cosa que favorece el intercambio de reacciones químicas y nutrientes

Consejos para carreras nocturnas
May Luján

Las carreras por la tarde y por la noche se imponen en época estival. Si vas a correr alguna, ten en cuenta unas cuantas pautas y recomendaciones.