Atletas por los derechos civiles

Por Kike Nieto para carreraspopulares.com
Tommie Smith y John Carlos, en los Juegos Olímpicos de 1968
Tommie Smith y John Carlos, en los Juegos Olímpicos de 1968

Durante los Juegos Olímpicos de México de 1968 se produjo uno de los hechos más famosos en la historia del deporte y los derechos civiles, cuando dos atletas negros levantaron el puño al recibir sus medallas.

Estos son los años del movimiento que lucha por los derechos civiles. Martin Luther King y Robert Kennedy fueron asesinados el mismo año de las olimpiadas, la guerra de Vietnam está en pleno apogeo y la segregación racial tiene todavía vigencia. Esto tiene repercusiones en la vida diaria y en el deporte. De hecho el propio Bob Beamon, el famoso saltador de longitud, había sido expulsado de su universidad por negarse a competir contra otra universidad abiertamente racista. John Carlos, uno de los protagonistas de esta historia, no pudo dedicarse a la natación y comenzó a correr porque no le estaba permitido acceder a la piscina debido a su raza.

Esta tensión se trasladó de alguna manera a los Juegos Olímpicos. Desde el principio la situación no iba a ser fácil. Incluso algunas organizaciones promovieron un boicot por parte de los atletas negros, aunque al final se decidió que la olimpíada debería usarse como una plataforma de propaganda. El gran ideólogo fue el sociólogo estadounidense Harry Edwards, que promovió el Proyecto Olímpico por los Derechos Humanos. Proponían que todos los deportistas llevasen una pegatina semejante a un pin denunciando la situación de discriminación racial en Estados Unidos. El COI era consciente de que podía haber problemas y de hecho enviaron al mismísimo Jesse Owens a intentar calmar las aguas.

Sin embargo se produjo la gran foto que dio la vuelta al mundo: la instantánea de dos atletas, medalla de oro y bronce en los 200 metros lisos, con el puño enfundado en un guante negro y levantado mientras suena el himno americano. Tommie Smith, oro, y John Carlos, bronce, tenían una simbología estudiada de los pies a la cabeza: los guantes representaban la pobreza negraSmith llevaba un pañuelo negro al cuello como símbolo del orgullo de su raza. Carlos llevaba el chándal desabrochado y un collar de abalorios para solidarizarse con los obreros negros americanos y con los que fueron asesinados sin que nadie dijese una oración por ellos. Además, ambos iban en calcetines y sin zapatillas como referencia a la pobreza de los afro-americanos.

Estatua conmemorativa del momento reivindicativo de Carlos y Smith
Estatua conmemorativa del momento reivindicativo de Carlos y Smith

Consecuencias

La reacción no se hizo esperar. Ya en el estadio hubo pitos constantes y los atletas fueron expulsados de los Juegos, aunque no fueron desposeídos de sus medallas. El presidente del Comité Olímpico de EEUU llegó a decir que no sabía de qué se quejaban cuando, en palabras textuales suyas, en los Juegos Olímpicos los negros y los comunistas podían participar e incluso ganar. Para ponerlo en su contexto, esta persona era el presidente del Comité Olímpico Internacional cuando en Berlín 36 se permitió el saludo nazi como saludo oficial durante las Olimpíadas.

Para los propios atletas este gesto fue, desde un punto de vista deportivo, un desastre, pues no volvieron a competir e incluso a nivel personal pagaron un precio muy alto. Debido a las presiones y las amenazas de muerte Smith acabó divorciándose y la mujer de John Carlos se suicidó. Sin embargo ambos destacan que no se arrepienten, y que hay momentos en los que hay que hacer un gesto cueste lo que cueste. Admiran a deportistas comprometidos, como Ali, y desprecian a los que respetan el stablishment sin abordar cuestiones sociales. En este sentido Smith declaró: “Sin gano soy americano, no afroamericano. Pero si hago algo malo, entonces se dice que soy un negro. Somos negros y estamos orgullosos de serlo. La América Negra entenderá lo que hicimos esta noche”.

SOBRE EL AUTOR

Kike Nieto
Corredor de Historias



Tambien te puede interesar

Diario de un corredor: Maratón de San Sebastián
José Manuel Torralba

Queda poco para la maratón de San Sebastián, “una clásica” en el panorama maratoniano español. Si no la has corrido, aquí te cuento cómo me fue a mí para ver si te animas.

5 cosas que debes hacer cuando NO puedes correr
Chema Martínez Pastor

Dejar de correr por culpa de una lesión es una faena. Pero, si aprovechas para mantener otros hábitos, no notarás tanto la falta de kilómetros cuando te toque volver. ¡Mucho ánimo con ese parón!

6 Trucos para empezar a correr y no morir en el intento
Rubén Gadea

¿Te quieres sumar a esto del running? Encontrarás muchas cosas positivas, pero ojo, hazlo de manera constante o quizás no te enganche. Rubén Gadea te deja unos cuantos trucos cotidianos.

Correr hace que nuestro cerebro funcione mejor
Luis Blanco

Cuando corremos activamos muchas zonas del cerebro, creamos nuevas neuronas y estas conectan mejor. Y también estamos previniendo el desarrollo del alzheimer. Nos lo cuenta la neuróloga Carmen Terrón.

Las mas vistas

Masaje para descarga de la planta del pie
carreraspopulares.com

Mantener la planta del pie en perfecto estado es vital para un corredor. Estos ejercicios con el Fisioterapeuta Rubén García te ayudarán.

Crossfit para corredores running
Raquel Landín

Una combinación de éxito: running + crossfit. Se trata de una rutina ideal para introducir ejercicios de fuerza y acondicionamiento físico general. Los corredores se pueden beneficiar de diferentes ejercicios de crossfit que, además, os ayudarán a quemar calorías.

Ejercicios running en escalera
Raquel Landín

Siempre tienes una escalera a mano. Con unos ejercicios sencillos y básicos aumentarás la reactividad de tus tobillos, la fuerza y la velocidad. Dedícale unos minutos entre dos y tres veces a la semana y verás cómo notas muy pronto los beneficios.

Guía del corredor novato: la bolsa del corredor
Mario Trota

Participar en una carrera es un premio en sí mismo. Al menos así lo veo yo, y he participado en unas cuantas en los últimos años. Pero por suerte (o por desgracia), los organizadores nos han (¿mal?) acostumbrado y nos dan obsequios o detalles cada vez que nos inscribimos a una prueba.