Cómo ser la liebre perfecta

Por Chema Martínez Pastor para carreraspopulares.com - 10/03/2019

En los canódromos se usa una liebre mecánica para que los galgos tengan un estímulo visual en su carrera. Al ver al supuesto animal moverse, se supone que el galgo activa su instinto de persecución y pone todo su empeño en atraparlo. De esta forma se consigue que los participantes en la carrera puedan comparar cuál de ellos es más rápido. En ningún caso la podrán alcanzar, siempre esa liebre mecánica será más rápida que ellos.

En el running hemos adoptado ese término para denominar a lo que los angloparlantes llaman “pacer”. Término sin duda más acertado, ya que se podría traducir por “el que marca el ritmo”. En las competiciones profesionales (sobre todo en pista y en maratones internacionales) es muy común que tomen la salida atletas que no van a acabar el recorrido completo y que comienzan corriendo a un ritmo más alto que el resto para marcar el paso al que debe ir el resto. Su aparición y el ritmo que marquen da lugar a diferentes estrategias de carrera, favoreciendo a un tipo de corredor o a otro.

Tanta es su importancia que Nike no dudó en crear toda una maquinaria de atletas que se iban turnando delante de Kipchoge en su intento de bajar de las 2 horas en maratón en el circuito italiano de Monza.

Nosotros no somos, desafortunadamente, Kipchoge, ni corremos para batir récords del mundo o ganar trofeos (aunque a alguien le cae alguno de vez en cuando). Pero en ocasiones sí nos viene bien tener a alguien que nos marque el ritmo, nos motive y nos acompañe en una carrera en la que queremos hacer una marca determinada. Pero, ¿qué pasa cuándo es a nosotros a los que nos piden que seamos quienes hagamos de “liebre” de algún amigo/a, pareja o compañero/a de entrenamiento?

Cómo marcar el ritmo a otro corredor más lento

La primera condición es que el tiempo objetivo en la carrera sea fácil para nosotros. De nada vale que vayamos a acompañar a alguien a bajar de 45 minutos en un 10k cuando nosotros mismos lo hemos conseguido una única vez. No es que no sea posible, sino que hay más opciones a que algo salga más. Una de las premisas en hacer de liebre es ofrecer confianza a la otra persona, y para ello no debe tener dudas acerca de tu rendimiento. Si el objetivo que la otra persona tiene es ambicioso, tal vez deberías considerar ser honesto/a con él o ella y ayudarle a buscar a alguien que pueda guiarle.

Si cumples con esta primera premisa, lo segundo es planificar la carrera. Para ello debes estudiarte el recorrido. Lo ideal es mantener siempre el mismo ritmo objetivo, pero si la carrera tiene cuestas, deberás pensar en qué tramos debeis acelerar un poco más para poderos permitir una bajada de ritmo en las cuestas arriba. También debes pensar en si será mejor llevar un ritmo en progresión para acabar fuertes o si, por el contrario, a tu compi le vendrá bien ir ganando tiempo al principio para ir más relajados al final. En cualquier caso, sea el que sea, lo mejor es que no le comentes el plan. Por lo menos no al detalle. Es mejor que se mentalice de que va a ir siempre fuera de su zona de confort.

Una vez en carrera, también debes permanecer alerta a las señales de la otra persona. No intentes machacarle con ritmos que no puede llevar, si eso le provoca llegar sin fuerzas al final. Sin embargo, un poco de exigencia es lo que necesita de tu parte. Intentar que no se relaje pero que no se funda: es un equilibrio difícil de conseguir, tarea sólo para las mejores liebres.

Tus palabras son una buena forma de motivarle. Sin embargo, 10 kilómetros de “venga, vamos, venga” o de “dale más, que tú puedes” no siempre consiguen su efecto. Juega con su motivación, háblale para que no piense tanto en la carrera, e intenta anticiparle lo que va a pasar: “vamos a apretar en esta cuesta que luego podemos descansar en el siguiente kilómetro”. Si te dedicas sólo a dar consignas como si fueras Clint Eastwood en “El Sargento de hierro” puede acabar volviéndose en su contra, sobre todo si en algún caso le fallan mucho las fuerzas. A veces, sólo tenerte al lado le servirá de motivación. Recuerda que confía en tu ritmo para conseguir el objetivo. Si te pones a su lado, un poco por delante, y sigues el plan, te seguirá hasta el final de la carrera.

Por último, también recae en ti la parte logística. Asegúrate de que se hidrata bien y de que, en el caso de largas distancias, toma geles o isotónico tal y como habéis previsto. Ir al lateral de la carrera a por las botellas de agua parece poca cosa, pero ayuda bastante cuando te tienes que concentrar sólo en tus piernas.

En resumen: la labor de una liebre, cuanto más ambicioso es el plan, más importante es. Tienes que estar a su lado para marcar el ritmo, regular sus esfuerzos y de vez, en cuando, ser el apoyo moral que necesita. La satisfacción de cruzar la meta en el objetivo previsto no tendrá precio.

SOBRE EL AUTOR

Chema Martínez Pastor
Corredor Popular



Tambien te puede interesar

Yo siempre corro rápido, ¿y qué?
Borja Martínez

Soy un corredor popular más. No de los mejores, pero tampoco se me da mal. Y aunque me gusta mucho salir a correr con amigos y compartir carreras no con ellos, cuando me pongo un dorsal quiero correr a tope, dar el máximo. ¿Es eso un delito?

Canciones para correr que no hablan de correr
Luis Blanco

Hay varias canciones icónicas para los corredores que suenan en muchas de las playlists durante los rodajes, los entrenamientos y las carreras. Canciones que, por una u otra razón, asociamos con correr o nos animan a ello. Sin embargo, la gran mayoría no lo son. ¿De qué hablan entonces?

Por qué Forrest Gump es un icono del running
Luis Blanco

Resulta curioso que tantos corredores se hayan identificado de forma tan profunda con una escena de una película que realmente no es sobre correr. Hablamos de Forrest Gump, un icono del running. ¿Por qué?

El coleccionista de carreras
Mario Trota

Hoy os vamos a hablar de un corredor muy particular. Es un tipo de runner que todos conocéis. En todos los grupos de entrenamiento o de amigos que corren hay uno más o menos con las mismas características. O varios. Es el coleccionista de carreras.

Las mas vistas

El reto de Kipchoge, anulado: el circuito del Ineos 1:59 estaba mal medido
carreraspopulares.com

El acontecimiento atlético más destacado del año queda invalidado. La organización del reto Ineos 1:59 ha anulado el intento de bajar de las dos horas en maratón de Eliud Kipchoge. La razón: el keniata corrió en realidad 42 kilómetros y 70 metros por un fallo de medición del circuito.

Mi fisio me hace mejor corredor
Mario Trota

Pero mi fisio hace mucho más que eso: me entiende, me soporta, me da consejos, me anima, me motiva y, sobre todo, aplaca mis ansias de correr cuando no puedo (o no debo) hacerlo.

El muro (I). Tipos de muro y causas
David Calle

El temido muro. David Calle nos cuenta porqué nos afecta y los tipos de muro que nos podemos encontrar en carrera.

El muro (II). El muro del maratón: agotamiento del glucógeno muscular
David Calle

Es el muro más temido, y el más frecuente. Cuando se nos agota el glucógeno muscular, poco tenemos ya que hacer. David Calle nos da la explicación fisiológica y maneras de intentar mejorar esa situación.