Correr con el corazón y no (solo) con las piernas

Por Majo Salvador para carreraspopulares.com - 14/02/2017

La cienciología popular, esa gran ciencia exacta, sentencia sin lugar a dudas que corremos siguiendo alguna suerte de moda. Y añade, no sin cierto paternalismo, que ya se nos pasará, si eso. Así, zas; como de vuelta de todo; como si, hartos de hacer maratones a lo ancho y largo del globo, supieran cómo acaban todas las historias de amor.

Siempre he pensado que en este deporte nuestro, todo comienza con un ´click´: un desengaño, una promesa, una crisis, una ruptura, un proyecto, una inseguridad o una nueva visión. Siempre hay un click. Tiene más de emoción que de razones. Más de corazón que de piernas. Y por eso, esto liga y vincula y seduce y atrapa. Y por eso somos tantos. Porque detrás de cada corredor, hay una bonita y genuina historia de amor.

Cabeza, corazón y piernas, las tres formas de correr

Hay tres formas de correr: cabeza, corazón y piernas. En las piernas, correr se llama correr; en la cabeza, correr es resistir; y en el corazón, correr es amar. O corres con los tres, o estás destinado al caos.

Correr, como amar, es un juego individual y es un juego de equipo. Individual porque tiene mucho de íntimo. Y de equipo, justamente por lo mismo.

La fórmula “cabeza, corazón y piernas” se impone en determinadas pruebas o momentos, que, por épicos, se corren de otra forma.

En esos últimos y agónicos metros, cuando aprietas bien los dientes, por ejemplo, ahí no hay piernas que valgan. Y si las tienes, no las sientes. Y si las sientes, casi preferirías no sentirlas. O corres con el alma, o susto o muerte.



Esos entrenes fríos con lluvia; las series con viento; los largos en junio; o los inventados cuando ni son horas ni hay ganas ni hay piernas. Solo corazón y cabeza. Como en el amor.

Nuestro otro corazón para correr

A él le conocí como y donde no pudo ser de otra forma: en aquel club de running. Somos el día y la noche. Blanco y negro. Sol y luna. Peras y manzanas.

Él adora la montaña; yo, el mar. Él es de tardes; yo de mañanas. Él es disciplinado y metódico; yo algo díscola y discontinua. El es carnívoro; yo vegetariana adúltera con el jamón cuatro jotas. Yo pasional e impulsiva; él paciente y pragmático.
Y entonces, ¡click!

Hace ya un año que corremos por la montaña y bordeamos, corriendo, el mar. Por las tardes, entrenes compartidos; almuerzos post-largos de mañanas. Él impone disciplina; yo, esa cerveza obligada. Compartimos dieta, dietista y, a veces, hasta el jamón de cuatro jotas. Y yo me enamoro cada vez que corremos; y él me acompaña, paciente, en mis entrenes.
Él, mediofondista y pistero; yo, fondista y maratoniana. Hasta en eso, correr nos une y correr nos separa.
Corremos con tripa, corazón y piernas. Como en la vida. Y justo como en el amor.

Y tú, ¿cómo corres? Y tú, ¿con quién corres?




Tambien te puede interesar

¿Por qué corremos?
Miguel Ángel Ruiz y Borja Pérez

¿Vives para correr? ¿Corres por salud?, ¿por socializarte? Existen tantos tipos de corredor como motivos que nos impulsan a correr. Aquí te planteamos unos cuantos. Pero seguro que conoces muchos más.

El primer gran atleta de la historia
Luis Blanco

Corredor y saltador, se convirtió en el primero en ganar dos de las principales pruebas atléticas de los Juegos de la Antigua Grecia durante tres citas seguidas. Esta es la historia de Chionis de Esparta.

Por qué la salida de las carreras se da con un disparo
carreraspopulares.com

Es uno de los métodos más usados para marcar el inicio de una carrera: un disparo de una pistola de fogueo. Aunque con mejoras y algunas variantes, el sistema es prácticamente el mismo que hace más de un siglo, cuando empezó a usarse.

Yo siempre corro rápido, ¿y qué?
Borja Martínez

Soy un corredor popular más. No de los mejores, pero tampoco se me da mal. Y aunque me gusta mucho salir a correr con amigos y compartir carreras no con ellos, cuando me pongo un dorsal quiero correr a tope, dar el máximo. ¿Es eso un delito?

Las mas vistas

El reto de Kipchoge, anulado: el circuito del Ineos 1:59 estaba mal medido
carreraspopulares.com

El acontecimiento atlético más destacado del año queda invalidado. La organización del reto Ineos 1:59 ha anulado el intento de bajar de las dos horas en maratón de Eliud Kipchoge. La razón: el keniata corrió en realidad 42 kilómetros y 70 metros por un fallo de medición del circuito.

Mi fisio me hace mejor corredor
Mario Trota

Pero mi fisio hace mucho más que eso: me entiende, me soporta, me da consejos, me anima, me motiva y, sobre todo, aplaca mis ansias de correr cuando no puedo (o no debo) hacerlo.

El muro (I). Tipos de muro y causas
David Calle

El temido muro. David Calle nos cuenta porqué nos afecta y los tipos de muro que nos podemos encontrar en carrera.

El muro (II). El muro del maratón: agotamiento del glucógeno muscular
David Calle

Es el muro más temido, y el más frecuente. Cuando se nos agota el glucógeno muscular, poco tenemos ya que hacer. David Calle nos da la explicación fisiológica y maneras de intentar mejorar esa situación.