Correr por la arena: beneficios y riesgos

Por Luis Miguel del Baño para carreraspopulares.com

Bien sea porque vives cerca de la playa y, de vez en cuando, te gusta trotar por la arena o porque este verano te acercarás a la costa y no vas a dejar pasar esa sensación única, debes tener cuidado. La arena es un excelente terreno para parte de nuestro cuerpo, pero puede ser una pequeña trampa para otra parte.

Te animamos a que corras por la arena. Los beneficios existen, pero, como todo, hazlo con moderación.
Si no lo conviertes en una rutina habitual, podrás aprovechar las cosas buenas y evitar las que te perjudiquen.


Beneficios

Menor impacto. El terreno que pisas es mucho más blando que cualquiera al que estés acostumbrado. Esto, a ritmos bajos y controlados que eviten los hoyos o zonas irregulares, te puede ser beneficioso ya que el impacto en el cuerpo es mucho menor.

Mayor gasto energético. Esto podría ser tanto una cuestión a favor como en contra, pero como suponemos que tus entrenamientos por la arena no serán excesivamente largos, piensa que, como es más complicado que correr por un terreno firme, quemarás más calorías. Así que, planifícate bien tu entrenamiento en arena, no te vayas a quedar sin fuerzas.

Fuerza y rodaje, 2x1. Correr por la playa exige más a nuestros músculos. Nuestros pies se hunden más y deben volver a subir. Es por ello que cualquier rodaje también tiene una pequeña dosis de entrenamiento de calidad o fuerza. Fortalecerá tus tobillos e incluso gemelos y cuádriceps.

Ambiente. Mira a tu alrededor. Es temprano, tienes el mar a tu lado con su poder relajante. La naturaleza está de tu parte, no hay tráfico rodado. No cabe duda que el entorno es ideal para que tu mente y tu espíritu se relajen. Si a ello le añades un buen fajo de endorfinas que te proporciona el entrenamiento, es insuperable.

Riesgos

La inclinación. La orilla de la playa siempre tiene una ligera pendiente. Esto, lógicamente, no es bueno para nuestro cuerpo, ya que forzaremos más los músculos de una parte del cuerpo que de la otra. En ese sentido, lo ideal es que corras primero en un sentido y luego en el otro para no sobrecargar demasiado los músculos de una de tus caderas o tobillos. Pero aún así, trata de evitar las pendientes excesivas ya que nos obligan a una pisada poco natural.

El terreno blando. Igual que puede ser un punto a favor, también lo puede ser en contra si nos encontramos alguna zona excesivamente laxa. Nuestro tendón de Aquiles, tobillo y gemelos pueden sufrir si se hunden en exceso y se vuelven a levantar continuamente.

Ojo al ritmo. No intentes ir a ritmos excesivos porque no rendimos igual que en el asfalto. Es más costoso desplazarse por estas zonas y podrías fatigarte si te exiges demasiado.

Zapatillas, sí. A no ser que sea un trote muy ligero y de no mucha duración, te recomendamos que lo hagas con zapatillas. La arena de la playa esconde conchas o restos marinos que en manos de un niño son un gran tesoro pero en la planta de tu pie pueden ser peligrosos.

Calor y sol. A pesar de tener el mar a tu lado, te recomendamos que en verano madrugues para correr por la orilla. Evitarás riesgos con el calor y el sol, que en ese lugar es inevitable, no te dañará. Además, a esa hora todavía no habrá muchos castillos construidos, con lo que te encontrarás pocas sorpresas en tu recorrido.

Aprovecha esos entrenamientos en la arena para que te aporten cosas positivas. En Alicante existe incluso un circuito de carreras por la playa que tiene mucho éxito entre sus participantes. El circuito Arenas Alicantinas tiene ocho pruebas que se desarrollan parte en asfalto y paseos marítimos y parte sobre la orilla del mar.

SOBRE EL AUTOR

Luis Miguel del Baño
Periodista



Tambien te puede interesar

¿Entrenar cuestas y escaleras es equivalente?
carreraspopulares.com

Si queremos mejorar, todo el mundo nos recomienda hacer cuestas y/o escaleras. ¿Son ejercicios equivalentes? ¿Para qué vale cada uno de estos tipos de entrenamiento?

Ejercicios de core que no conocías
Raquel Landín

Quizás ya sabías que trabajar nuestro cinturón abdominal (core) es muy útil para aguantar erguidos y firmes cuando pasan los minutos de carrera. Quizás conocías la plancha y algunos otros ejercicios básicos, pero mira cuántas variantes te proponemos. Si los consigues hacer, tendrás unos abdominales de acero. Eso sí, ¡ves poco a poco!

Core para corredores: abdominales en la piscina
carreraspopulares.com

La piscina no es sólo una oportunidad para nadar, sino que puedes hacer en ella otros ´entrenamientos cruzados´. Te proponemos una tabla de abdominales que hará ma´s completa tu preparación acuática.

¿Cuántas carreras puedo correr al mes?
Luis Miguel del Baño

Ponerse un dorsal y participar en una carrera es algo genial. El ambiente y la emoción crean momentos únicos. Pero ojo, puedes correr en tantas carreras como quieras, pero con cabeza. No vayas a tope en todas, si no, puedes caer en un sobreentrenamiento o estancarte en tu progresión.

Las mas vistas

Carreras nocturnas: después de correr, ¿hay que cenar?
May Luján

En verano hay muchas carreras nocturnas. Muchas de ellas acaban a horas intempestivas. Se te habrá pasado la hora de cenar cuando cruces la meta, pero ¿debes cenar algo aún así? ¿Cuáles son las pautas de alimentación correctas?

La importancia de los antioxidantes en la dieta del corredor
Leticia Garnica

Cuidar la alimentación es tan importante como un plan de entrenamiento para un corredor. Y hay alimentos que pueden ayudar a mejorar el rendimiento de nuestro cuerpo. Algunos tienen antioxidantes que ayudan a combatir los radicales libres. ¿Cuáles son y cómo actúan? Leticia Garnica lo explica en este artículo.

La increíble gesta de Zátopek: 3 de 3
Luis Miguel del Baño

Un 27 de julio de 1952 se rubricó la mayor gesta del atletismo olímpico. Ese día Zátopek ganaba el Maratón de Helsinki 1952. En la misma semana, fue oro en 5.000, 10.000 y maratón, el primero que corrió. Mirad las imágenes y no dejéis de admirar esta proeza.

Aparca la pasta: otros alimentos ricos en hidratos de carbono
Luis Miguel del Baño

Las autoridades sanitarias recomiendan que una dieta equilibrada contenga entre el 50 y el 60% del total de las calorías en forma de hidratos de carbono