Cuídate por fuera: tu piel también corre

Por carreraspopulares.com - 12/07/2017

Muchos son los órganos de nuestro cuerpo que intervienen en nuestra carrera. Tanto los que tienen que ver con el movimiento (músculos, huesos, tendones...) como los que se encargan de procesar y generar la energía que necesitamos (pulmones, corazón, sistema digestivo...) se ven directamente implicados en la realización del ejercicio. Es algo directo. Cuando corremos, nuestros músculos y nuestro corazón intervienen de forma directa. Y por eso tenemos que tener más cuidado con ellos para saber si el ejercicio les está afectando de forma positiva o hay que bajar en algún momento el ritmo.

Pero hay otras partes de nuestro cuerpo que, aunque no intervienen en el ejercicio, sí se ven directamente afectadas, y correr tiene consecuencias sobre ellas. Es el caso de la piel. Si bien no podemos decir que “corramos con la piel”, sí es muy cierto que nuestra piel también sufre o se beneficia de los efectos del running.

Correr es bueno para la piel

Vaya por delante esta afirmación: correr tiene muchas ventajas para tu piel. La primera es el efecto del aumento de la actividad sanguínea en el cuerpo, lo cual se transforma en una mayor renovación celular. Además de proveer oxígeno a las células de la piel, el aumento de flujo sanguíneo ayuda a deshacernos de los radicales libres, con lo cual estamos contribuyendo a disminuir la oxidación celular.

El aumento de la sudoración, en principio, no es ni beneficioso ni perjudicial para la piel. El sudor es una sustancia neutra, pero sí puede aumentar la presencia de células muertas, sebo o suciedad que bloqueen el folículo piloso, lo cual se puede traducir en un aumento del acné. El llamado “acné del deportista” no se produce por la presencia de sudor, pero sí es más frecuente por haber permanecido un tiempo con el sudor en la piel después de hacer ejercicio. El uso de prendas opresivas, gorras, mochilas o similares provoca un aumento en la fricción que puede resultar en la aparición de acné.

Para evitarlo, sigue estos consejos: dúchate con agua templada lo más pronto posible después del ejercicio, evita llevar prendas o complementos muy ajustados, y procura usar prendas que eliminen el sudor correctamente, ya que el exceso de humedad puede ser un caldo de cultivo para que aparezcan esos molestos granitos.

Otro beneficio para la piel es que correr disminuye los niveles de la hormona cortisol, asociada al estrés, lo que resulta beneficioso para pieles con tendencia a eczemas o psoriasis.

Cuidado con el sol

Por último, es muy importante que protejamos la piel del sol, usando para ello una crema protectora solar, aplicada antes del ejercicio, sobre todo si hacemos deporte en las horas centrales del día. Aunque, siempre que salgas a correr con el sol fuera, es buena idea proteger al menos tu cara con una buena crema de alta protección y una gorra. En caso de que vayas a estar largo tiempo corriendo, es buena idea que repitas la aplicación cada 60-80 minutos. Estas precauciones se multiplican si vas a practicar trail running, puesto que en la montaña aumenta tu exposición a los rayos solares.

Eso sí, procura usar cremas indicadas para hacer deporte, y evita las que son resistentes al agua, ya que por lo tanto, también lo serán al sudor y puede provocar la obstrucción de los poros de la piel, evitando eliminar toxinas, lo que puede traducirse en un aumento del acné.



Tambien te puede interesar

Running, un aliado en la prevención del cáncer de mama
María Pan de Francisco

El cáncer de mama es el cáncer más frecuente en la mujer y la primera causa de muerte por cáncer en mujeres. Hay factores de riesgo sobre los que no podemos actuar, pero hay otros que sí podemos modificar para prevenirlo. Una vida sana y una actividad como correr nos pueden ayudar.

Síndrome del corredor: cintilla iliotibial
Francisco Vita Barbero

Este síndrome, muy frecuente en corredores, corresponde a una tendinopatía del músculo Tensor de la Fascia Lata; situado en la zona lateral del muslo, llegando su inserción a la meseta tibial.

El muro (II). El muro del maratón: agotamiento del glucógeno muscular
David Calle

Es el muro más temido, y el más frecuente. Cuando se nos agota el glucógeno muscular, poco tenemos ya que hacer. David Calle nos da la explicación fisiológica y maneras de intentar mejorar esa situación.

Menisco y running
Miguel Ángel Ruiz y Borja Pérez

Es una de las zonas que más trabaja cuando corremos. Conoce a fondo el menisco, las lesiones que pueden producirse, los síntomas y su función.

Las mas vistas

El reto de Kipchoge, anulado: el circuito del Ineos 1:59 estaba mal medido
carreraspopulares.com

El acontecimiento atlético más destacado del año queda invalidado. La organización del reto Ineos 1:59 ha anulado el intento de bajar de las dos horas en maratón de Eliud Kipchoge. La razón: el keniata corrió en realidad 42 kilómetros y 70 metros por un fallo de medición del circuito.

Mi fisio me hace mejor corredor
Mario Trota

Pero mi fisio hace mucho más que eso: me entiende, me soporta, me da consejos, me anima, me motiva y, sobre todo, aplaca mis ansias de correr cuando no puedo (o no debo) hacerlo.

El muro (I). Tipos de muro y causas
David Calle

El temido muro. David Calle nos cuenta porqué nos afecta y los tipos de muro que nos podemos encontrar en carrera.

San Silvestre: ¿por qué corremos en fin de año?
Luis Miguel del Baño

El 31 de diciembre es el día que más carreras se disputan en el mundo. ¿Sabes donde está el origen de esta prueba? ¿Cuáles son las más importantes del mundo? ¿Quién fue San Silvestre? ¡Respondemos a todas las dudas!