El agua en el corredor

Por Francisco Gilo para carreraspopulares.com

De todos los corredores es sabido que, uno de los síntomas más característicos del ejercicio físico o actividad deportiva, ha sido el sudor. Y, éste no es más que una forma de eliminar el aumento de temperatura corporal por medio de la expulsión de agua. La cantidad de agua que se llega a perder puede ser lo suficientemente importante como para llegar a la deshidratación, si no se actúa correctamente. Por tanto, la reposición de líquidos debe ser una de las principales preocupaciones de los preparadores físicos y de los deportistas. La sudoración supone pérdida de agua y de diferentes electrolitos: cloro, sodio, potasio, calcio, magnesio etc. Por lo tanto, la reposición hídrica no puede sólo consistir en reponer agua y sal, además debe introducir el resto de electrolitos, cuya misión dentro de la actividad deportiva está bastante definida.

Poco importará la atención que le preste a los nutrientes si primero no se concentra en como permanecer bien hidratado. En efecto, el consumo de agua que cualquier persona, pero especialmente quienes practiquen deportes, realicen, puede marcar la diferencia entre la salud y la falta de esta, o entre un desempeño aceptable y uno fabuloso, en quienes practiquen deportes.

Los seres humanos somos en nuestra mayor parte agua. De hecho, casi el 70 por ciento del organismo está compuesto por agua. Y justamente como los músculos, el cerebro, la sangre y el sudor son en su mayor parte agua, ningún cuerpo podrá rendir acordemente si no tiene suficiente agua. Así, la mente estará menos lúcida, la resistencia cederá y el corazón deberá trabajar mucho más que de costumbre.

Asimismo, cuándo una persona se encuentra severamente deshidratado, deja de exudar transpiración, por lo que el cuerpo se recalienta. Y como resultado, se experimenta una gran fatiga, debilidad, mareo, desmayos, e incluso muertes. De hecho, todos los años ocurren fallecimientos en atletas jóvenes y sanos, a causa de una deshidratación severa.

El sudor. En más de una oportunidad, se puede pensar que no se experimenta ningún tipo de sudor, como por ejemplo cuando se nada. Pero en realidad, cualquier actividad que recaliente el organismo hará que este sude.

El sudor es como el sistema de refrigeración del cuerpo, pues la evaporación de este sudor desde la piel lo refresca hacia abajo. Y cuándo se traspira, se pierde agua del cuerpo, la cual debe ser inmediatamente reemplazada, para lo cual es bueno tener un plan previo.

Tal vez, pensemos que para mantener una buena hidratación basta con beber solo cuando su boca sedienta se lo pida. Pero la realidad dista mucho de acordar con esta suposición. En efecto, durante los ejercicios físicos, por razones que aún no están del todo comprendidas por la ciencia, los humanos no sienten la sed suficiente para beber la cantidad necesaria de agua para prevenir la deshidratación. Por eso, se necesita beber incluso antes se sentirse sediento, y continuar haciéndolo incluso luego, cuando tampoco se sienta sediento.

Sólo en casos de distancias largas, en las que el ritmo sea más lento para cubrirlas (maratón..) habrá que valorar la posibilidad de evitar una hiponatremia (bajada del sodio en sangre) con el aporte de sales y la ajustada ingestión de líquidos en función de la humedad ambiental. El sodio, se sabe que, además de mejorar el sabor de la bebida, ejerce un efecto estimulante en la absorción intestinal de la glucosa, y que la combinación de sodio y glucosa estimula la absorción intestinal de agua.

La mejor manera de cerciorarse que uno se encuentra correctamente hidratado, sería verificando el peso del cuerpo antes y después de la práctica deportiva. Para estar bien seguros de este peso, lo ideal sería pesarse con la mínima ropa posible, y después, hacer esto mismo sacándose la ropa empapada de sudor, para poder bien la diferencia. El peso perdido durante la carrera no será pérdida de grasa, como ingenuamente creen los que corren con plásticos, sino de agua.

Para reemplazar el agua perdida , se debe beber medio litro de líquido por cada medio kilo que se haya perdido de peso. Asimismo, es fundamental reemplazar la pérdida de agua tan rápidamente como sea posible. Antes del próximo entrenamiento, su peso debe estar en los niveles normales, y no debajo de los mismos. Si no se tienen medios para verificar el peso, se debe prestar atención a los signos que el mismo cuerpo presenta y podrían indicar una deshidratación. En este sentido, la boca nunca debe estar seca, la orina debe ser amarillo claro durante la mayor cantidad de veces.

Si en más de una oportunidad la orina tiene un color amarillo oscuro, se podrá tener una señal de alerta que indica que quedan pocas reservas líquidas, salvo que se estén ingiriendo suplementos de vitaminas que podrían tornar la orina amarillo oscuro o naranja, incluso si se encuentra hidratado. La pérdida de apetito, dolores de estomago, y los calambres musculares, podrían ser otras señales de alerta respecto a una potencial deshidratación.

Para prevenir esta situación, debería beber antes, durante y después del ejercicio. Sobre todo, se debe beber medio litro de líquidas unas pocas horas antes del ejercicio, lo cual ayudará a asegurarse que se encuentra hidratado, y además le dará tiempo para orinar antes de empezar la competencia, si es que necesita hacerlo.

De la misma forma, siga bebiendo durante el ejercicio, y no se debe preocupar por el hecho de consumir demasiado líquido, pues si empieza a sudar, el cuerpo necesitará un suministro constante. El estómago puede llegar a sentirse pesado y con ruidos al moverse, pero debe saber que su cuerpo absorberá y utilizarán todo el líquido.

Ciertas personas culpan demasiado al exceso de agua por sentirse enferma y obstaculizar el normal desenvolvimiento cuando de hecho, los calambres de estomago y músculos son generalmente signos de no haber bebido suficiente líquido.

Beber líquidos después de los entrenamientos es también extremadamente importante, pues incluso cuándo se toman líquidos durante todo el entrenamiento, algunos atletas llegan igualmente a deshidratarse. Por ejemplo, los atletas que entrenan expuestos al calor durante varias horas, pueden perder hasta 5 kilos, bueno, mejor dicho, litros.

SOBRE EL AUTOR

Francisco Gilo
Medico


ARTÍCULOS RELACIONADOS
POR LUIS MIGUEL DEL BAÑO



POR ANDREA FERRANDIS

POR CENTRO PRONAF (PROGRAMAS DE NUTRICIÓN Y ACTIVIDAD FÍSICA)

POR LETICIA GARNICA


Tambien te puede interesar

Corredor: si trabajas sentado debes conocer estos ejercicios
Fisioterapia Bando

La vida sedentaria provoca muchos problemas al cuerpo, y los corredores también los sufren.Hoy en día, aunque seamos deportistas, pasamos muchas horas sentados. Por ello, tenemos que tener varias cosas en cuenta. Sobre todo si no queremos aumentar el riesgo de lesiones.

Running, un aliado en la prevención del cáncer de mama
María Pan de Francisco

El cáncer de mama es el cáncer más frecuente en la mujer y la primera causa de muerte por cáncer en mujeres. Hay factores de riesgo sobre los que no podemos actuar, pero hay otros que sí podemos modificar para prevenirlo. Una vida sana y una actividad como correr nos pueden ayudar.

Síndrome del corredor: cintilla iliotibial
Francisco Vita Barbero

Este síndrome, muy frecuente en corredores, corresponde a una tendinopatía del músculo Tensor de la Fascia Lata; situado en la zona lateral del muslo, llegando su inserción a la meseta tibial.

El muro (II). El muro del maratón: agotamiento del glucógeno muscular
David Calle

Es el muro más temido, y el más frecuente. Cuando se nos agota el glucógeno muscular, poco tenemos ya que hacer. David Calle nos da la explicación fisiológica y maneras de intentar mejorar esa situación.

Las mas vistas

Mi fisio me hace mejor corredor
Mario Trota

Pero mi fisio hace mucho más que eso: me entiende, me soporta, me da consejos, me anima, me motiva y, sobre todo, aplaca mis ansias de correr cuando no puedo (o no debo) hacerlo.

Entrenamientos en cuestas
Tono Fernández

Las cuestas mejoran nuestra fuerza, resistencia y capacidad aeróbica. Introducir cuestas una vez a la semana, nos reportará cosas positivas en nuestras carreras y entrenamientos. Hay muchas maneras de hacerlo.

El muro (I). Tipos de muro y causas
David Calle

El temido muro. David Calle nos cuenta porqué nos afecta y los tipos de muro que nos podemos encontrar en carrera.

¿Por qué corremos?
Miguel Ángel Ruiz y Borja Pérez

¿Vives para correr? ¿Corres por salud?, ¿por socializarte? Existen tantos tipos de corredor como motivos que nos impulsan a correr. Aquí te planteamos unos cuantos. Pero seguro que conoces muchos más.