Fases por las que vas a pasar entrenando un maratón

Por Chema Martínez Pastor para carreraspopulares.com - 26/10/2017

Lo confieso. Estoy entrenando para un maratón. Dentro de unas semanas estaré en la línea de salida para intentar cumplir un reto. Un reto que me he puesto yo mismo, que nadie me obliga a realizar. Pero es un desafío ilusionante. Me he puesto en manos de un entrenador y desde 15 semanas antes de la carrera estamos preparando día a día para que vaya mejorando mi ritmo y lleve suficientes kilómetros en las piernas como para que me resulte más fácil acabar la carrera en los tiempos que me he propuesto.

No es la primera vez que hago un plan de este tipo. Por eso ya sé reconocer por qué fases voy a pasar y lo más importante: sé que esas fases son temporales. No me dejo llevar ni por la euforia ni por el pesimismo que podrían traerme diferentes situaciones. Pero, como si de algo que también hubiéramos puesto en el plan, hay cosas que, invariablemente, me han pasado mientras entreno para el maratón. Me gustaría compartirlas contigo para ver si te pueden ayudar, o para que me ayudes a identificar si son cosa mía o no...

- Fase “me voy a comer el mundo”. Esta dura poco. Pero hay un momento, generalmente después de un entrenamiento que me ha salido muy bien, que creo que me voy a salir en la carrera. Que voy a cumplir no solo el objetivo, sino que voy a tener margen para bajar algo la marca. Creeme: esta fase es una ilusión. Seguro que estás mejorando, y puede que sí estés mejorando para hacer algo por debajo de lo que te propones. Pero no eres Superman por acabar bien un entrenamiento. Sobre todo porque, a los pocos días te puede venir la fase de...

- Fase “voy a quedar último”. De repente, un día el entrenamiento nos deja con unas sensaciones aplastantes. Las zapatillas parecen pesar, cuesta dar zancadas y nuestro cuerpo no responde como queríamos. No, tampoco vamos a quedar últimos. Superar los malos días es lo que nos hará más fuertes.

- Fase “estoy comiendo fatal”. Si las fuerzas te empiezan a fallar, en algún momento le echarás la culpa a la alimentación. Pensarás que no estás tomando suficientes hidratos o proteínas. O que te faltan vitaminas. Parece que el cuerpo te está pidiendo gasolina. Es difícil saber si esto es una fase o si hay algo más. Si tienes dudas con tu alimentación, lo mejor es visitar a un especialista, te será de mucha ayuda.

- Fase “qué hago yo aquí”. Cuando te empiezas a replantear el plan, algo pasa. Lo normal es que te pase esto cuando tengas una semana en la que no puedas entrenar como tienes marcado. No siempre podemos llegar a todo y si hay que dejar de entrenar unos días, no es el fin del mundo. Si cuentas con la ayuda de un entrenador, él te podrá decir cómo reajustar las sesiones. Y si no, tampoco le des más vueltas.

- Fase “me duele el alma”. Esto, más que una fase es un estado. Siempre parecerá que te duele algo. Muchas veces será verdad (el fisio es tu amigo), pero otras serán esos dolores que aparecen como reflejo por la tensión que estamos acumulando. Para esos dolores hay un remedio infalible: ponernos en la línea de salida. Ahí casi nunca nos duele nada.

- Fase “me duermo por las esquinas”. Suele ser en los dos últimos meses, que el cuerpo te pide más descanso que en condiciones normales. No le discutas. Descansa porque es la única manera de que estemos listos para la carrera.

- Fase “tengo una misión, no me hables de otra cosa”. Esta fase está por llegar, pero sé que será así. La semana antes de la carrera mi cabeza se pone en modo competición y no piensa en otra cosa. Es un tiempo, no solo de prepararme mentalmente, sino de disfrutar de todo el camino recorrido. Correr un maratón no solo dura esos últimos 42 kilómetros, sino que se empieza a correr el día que decides hacerlo. Entonces ¿por qué disfrutar solo del momento de la carrera? Todo el camino es espectacular y, salvo que haya habido complicaciones, la carrera es únicamente el momento de recoger los frutos.

SOBRE EL AUTOR

Chema Martínez Pastor
Corredor Popular



Siguenos en:

Tambien te puede interesar

¿Nuevos objetivos?, márcate unas pautas
Miguel Ángel Ruiz y Borja Pérez

No vayas a lo loco. Ahora que todavía estás a tiempo, planifica bien tus objetivos anuales. ¿Cuántos puedes tener? ¿Deben estar distanciados entre sí? ¿Puedes correr todas las carreras que quieras? Miguel Ángel Ruiz te saca de dudas.

Las 12 pruebas de Maratonix
carreraspopulares.com

¿Qué pruebas necesitamos superar para correr un maratón? ¿Necesitamos poderes especiales? Descubre todo lo que tendrás que sacar de tu interior si quieres llegar más lejos y más rápido que nunca.

Y, tras un maratón, ¿qué hago?
May Luján

Has corrido como nunca, te has esforzado al máximo. Ahora necesitas recuperarte, dormir, alimentarte de otra manera y, sobre todo, echar el freno unos días y dedicarte a disfrutar. Lee estos consejos.

Las horas antes de la salida, claves y consejos
Suso de la Fuente

¿Te entran nervios antes de una carrera? Las horas previas a tomar la salida son claves para encontrar tu relajación y equilibrio para que puedas sacar luego tu mejor nivel. Aquí te aconsejamos.

Las mas vistas

El dolor de cadera en los corredores
Francisco Gilo

Cada vez más jóvenes sufren problemas de cadera. Un problema que puede surgir a edades tempranas en personas que practican deporte de forma habitual. Un tema del que ofrece detalles en este artículo de Fco. Gilo.

Los beneficios físicos y psicológicos de correr
Oscar de las Mozas Majano. Coentrena

Correr es mucho más que una moda, con ventajas e inconvenientes. Pero ganan las los beneficios, si sabemos practicar este deporte de forma adecuada. La salud manda. Oscar de las Mozas nos ofrece las claves para vivir mejor corriendo.

Ayudar a un corredor más lento: una experiencia que no olvidaréis
May Luján

¿Una carrera con un corredor más lento y con menos experiencia que tú? Es una gran experiencia vital. Para ambos, un reto. Conseguir cruzar una meta y ayudar a cumplir el objetivo junto con otra persona es algo que no se olvida.

Normas de educación en plena carrera (II)
Luis Miguel del Baño

Dar las gracias al público, no recortar, o atender a quien se encuentra mal. Una nueva tanda de gestos de educación en plena carrera. ¿Los cumples?